Yeferson Soteldo, uno de los hijos del "Boom" Vinotinto

Juan Arango a inicios del siglo XXI conseguiría participar en dos hechos importa

August 12, 2019

Juan Arango a inicios del siglo XXI conseguiría participar en dos hechos importantes, que resultarían fundamentales para el fútbol venezolano. El primero sería algo más individual, ya que con tan corta edad, lograría salir de Venezuela, llegando al fútbol mexicano para demostrar su mayor atributo: su zurda. Mientras que la segunda sería estar presente en un hecho histórico, en donde nacería el “Boom Vinotinto”, debido a que la selección venezolana ganaría cuatro partidos en las Eliminatorias para el Mundial Corea-Japón 2002. Algo que sería inédito, porque entre agosto y noviembre del 2001, se conseguirían más victorias oficiales que en más de treinta años. Y lo harían en un contexto en el que no existía ni ambición ni la posibilidad de clasificar al torneo.

Pero ese episodio se convertiría en un cambio para Venezuela. Los partidos de la selección se volverían un hecho imperdible, teniendo un lugar importante en las transmisiones de televisión. Y se sembraría en la mente de muchísimos venezolanos, no solo la idea de ver a la “Vinotinto” en un Mundial, sino la posibilidad de ser uno de los protagonistas en lograr esa clasificación. Así que, el fútbol se convertiría rápidamente en el deporte más practicado en territorio venezolano, por encima del béisbol y el baloncesto.

Ahora bien, el hecho de que de los niños venezolanos se interesasen tan rápido en el fútbol sería un detalle importante. Porque les daría tiempo para desarrollar sus capacidades, dejándose evidenciar hoy en día esa rápida relación que nacería entre el balón de fútbol y Venezuela.

Algo que impactaría sobre todo porque Juan Arango, quien lideraría el período más competitivo del fútbol venezolano y que emergería con el “Boom Vinotinto”, era un futbolista que no brillaba en general por su técnica, sino por su golpeo con la zurda, capaz de generar ocasiones.

Sin embargo, nacerían los hijos del “Boom Vinotinto”. Aquellos que desde niños se enamorarían del balón de fútbol por encima de la pelota de béisbol y que absorberían quizás mayores y mejores capacidades, sobre todo a nivel técnico. Uno de ellos sería Yeferson Soteldo, quien es capaz de manejar el esférico con sus dos perfiles, como si fuese ambidiestro, y quien en un poco más de dos años se convertiría en subcampeón del Mundial Sub-20 en 2017, saltaría del Zamora FC a Chile, donde jugaría en Huachipato y en la U de Chile, y hoy en día se convertiría en el jugador que usaría el mítico 10 de Pelé en el Santos.

“Dentro de su evolución dentro del balompié chileno, se ha inclinado a ser un jugador más decisivo que constructivo. Alejándose de lo que había mostrado en su estadía en su país donde era más asociativo”, escribiría un artículo de esta página sobre cómo había sido el desarrollo del venezolano en Chile, que le serviría para aterrizar al Santos de Brasil.

En el conjunto brasileño, el venezolano desarrolla su fútbol en un 5-4-1, donde Soteldo se ubica como extremo en cualquiera de las dos bandas, sobre todo en la izquierda, donde tiene mayores vías de escape de cara al arco, tanto para profundizar en la banda como para activar el pasillo de adentro con una conducción como también tocando hacia atrás para reiniciar la acción si no hay espacios.

Aunque, en determinadas ocasiones, se le puede ver jugando por dentro. Con Sampaoli en el Santos se le ha visto en escasos minutos partiendo desde esa zona, pero –por ejemplo– con su selección se le ha observado de manera más constante activarse desde ahí para ser el organizador del ataque. Cuando se ubica en ese sector, debe tanto participar en la gestación como en la finalización.

El detalle fundamental del venezolano es su capacidad para manejar ambos perfiles siendo derecho por naturaleza. No es un especialista con la izquierda, pero sí logra generar acciones tocando, regateando, controlando o conduciendo en corto con la zurda, pero –por ejemplo– el traslado con el balón de afuera hacia adentro desde la banda derecha quizás es un detalle a pulir, aunque no trabaje tanto por ahí, porque no ofrece tanta sensibilidad y simpleza, al acomodar el esférico y posicionar su cuerpo de una manera en la que pueda sentir cierta incomodidad. Por eso mismo el recorrido debe ser corto o con espacios.

De igual manera, técnicamente es un futbolista que impacta. A partir de sus controles, tanto con la derecha como con la zurda, puede orientar el balón de tal manera que pueda tener distintas vías para actuar, posicionando la parte trasera de su cuerpo hacia la línea de cal (cuando recibe en la banda). Lo fundamental es que con la mayoría de sus recepciones, va a poder dejar el esférico cerca de su pie para no perder espacio-tiempo y actuar de manera rápida.

Esto último va a depender de su posicionamiento, es decir, de que se encuentre sobre todo en estático o que esté terminando su movimiento (en fase de desaceleración), porque cuando se encuentra en un desplazamiento, en etapa de aceleración, su recepción puede irse algo larga, teniendo que sacar rápido el pie si tiene un rival cerca o colocar su cuerpo para buscar un espacio en el choque. Precisamente por eso, cuando tiene cierto espacio-tiempo, deja que el balón rebote para controlarlo con más calma.

A partir de su recepción, es un futbolista que buscar atraer a su marca y quizás a otro rival que se encuentre cercano, tanto para agrupar contrarios y dejar con un pase en ventaja a un compañero como también para encarar a su adversario, ya sea por dentro como por fuera. Este tipo de acciones la activa con una conducción con el balón cercana al pie.

Cuando decide regatear al contrario y enfrentarlo a partir de su cambio de ritmo, se evidencia su capacidad para acelerar mientras va desacelerando en el instante en el que atrae a su marca. En ciertos momentos logra pausar la acción, donde busca engañar con ciertos gestos corporales a su contrario para después arrancar o si la jugada lo demanda, ejecutar un pase o un centro lateral.

Esa pausa puede lograr que en algunos instantes se observe como una pieza predecible, porque al no estar en movimiento con el esférico, así sea en desaceleración, le da cierto tiempo al contrario para leer qué va a hacer el venezolano, que en estático llega a perder cierta agilidad. Aunque simplemente ocurre en algunas ocasiones.

Durante esa desaceleración en su conducción con el balón pegado a él después de recibir al pie, Soteldo puede activar el pasillo exterior, tanto en la derecha como en la izquierda, debido a su capacidad de manejar ambos perfiles. El detalle clave de la banda izquierda es que no debe hacer un recorrido tan largo, sino que como se encuentra, en la mayoría de las acciones, prácticamente al borde del área, puede encarar en esa dirección sin usar tanto tiempo la zurda, sino como una especie de apoyo o también para ejecutar un pase.

Su resolución al impulsar el balón hacia el pasillo de afuera para desbordar en la banda izquierda pueden ser dos, tanto realizar un pase, que puede ser un centro lateral como un pase hacia atrás o en corto con algún compañero en el área, como también seguir regateando hasta entrar en zona de finalización para rematar al arco o asistir a un futbolista de su equipo.

Mientras que, cuando toma la decisión de ir hacia adentro, tiene las mismas opciones, tanto tocar en corto, ya sea hacia el pasillo de adentro, hacia el área o hacia atrás, como lanzar un centro lateral o como también buscar rematar al arco por su posicionamiento corporal. Todo va a depender del contexto de la acción, tanto del posicionamiento de las piezas rivales como de sus compañeros.

Sin embargo, Soteldo a día de hoy es un extremo con una mayor capacidad resolutiva, debido a que intenta entrar en contacto con el balón en una zona cercana al área, eso lo termina logrando en Chile, dejando atrás su constante participación en la gestación. Mientras que, Brasil le está sirviendo para potenciar su imaginación a partir de su conducción y regate.

Todavía debe mejorar estilísticamente porque aún tiene ciertos movimientos bruscos cuando se encuentra cambiando de dirección. Y en algunas acciones se evidencia cierta falta de agilidad (lentitud al cambiar de movimiento). Sin embargo, a día de hoy se le ve una mayor sensibilidad en sus gestos técnicos y precisamente por eso ha ganado cierta velocidad para diseñar jugadas que impactan.

Ahora, más allá de ser un futbolista que busca recibir al pie cerca del borde del área y de la banda, puede llegar a retroceder en ciertas ocasiones para participar en la zona de gestación, como hacía sobre todo en su etapa en Venezuela y en sus inicios en Huachipato.

Además, otra de las acciones pueden ser tanto pedir el balón al espacio, atacando la espalda de la defensa rival. Y también apareciendo en el área desde el lado débil para ser una opción en zona de finalización (aunque no es una constante debido a que no es un futbolista alto). Sin embargo, su jugada más constante durante un encuentro es pedirla al pie en la banda.

También es importante señalar que su nivel de imaginación a través de su pase lo está potenciando, a pesar de no ser su gesto técnico más destacable. Y tampoco es tan constante al intentar filtrar pases, sin embargo, está siendo más atrevido al enviar ciertos balones buscando dejar a un compañero en zona de finalización.

Otro detalle para acotar es que Soteldo es un futbolista que requiere de espacios para realizar ciertas acciones. Una de ellas es cuando va a proteger el esférico, porque al ser un futbolista bajito, sufre en el cuerpo a cuerpo en determinadas jugadas. Y también, cuando va a acomodarse para rematar al arco, ya que en esa mecánica de movimiento se logra tardar algunos segundos y en ocasiones el remate va con poca fuerza.

Por último, Soteldo siempre ha sido un futbolista que, aunque no sea constante, intenta colaborar en zona defensiva para no dejar en inferioridad al lateral de su banda. Sin embargo, no posee técnica de robo para meter el pie. Aunque, últimamente está logrando recuperar balones o forzar el error del rival a partir de su presión intensa en los primeros pases del contrario, así, por ejemplo, termina marcando el primero de sus dos goles ante Goiás.

El pasar de Venezuela a Chile y después a Brasil, siendo categoría 1997, le ha permitido tener una evolución futbolística clave para definirse como futbolista. Siendo hoy en día un extremo que participa muchísimo más en zona de finalización, intentando recibir el balón al pie. Y aunque todavía no ha pisado el fútbol europeo (Arango llega con 24 años), está convirtiéndose en esos jugadores que, en un mundo influenciado por los medios, podemos ver videos de sus jugadas cada fin de semana en las redes sociales. Así que, es uno de los hijos del Boom Vinotinto que pronto va a estar seguramente en Europa. Pero, mientras tanto está demostrando su magia y potenciando sus capacidades en América.

Yeferson Soteldo, uno de los hijos del "Boom" Vinotinto

Psico-coaching aplicado al Fútbol

Dictado por: Wellness Performance
Calendar
1 de marzo
Ver curso
Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
© 2018 Copyright. La Pizarra del DT, LLC. All Rights Reserved. - Política de Privacidad -