El potencial de William Pacho

Cada modelo de juego tiene sus especificidades. No todos los jugadores cumplen..

June 7, 2021

Cada modelo de juego tiene sus especificidades. No todos los jugadores cumplen el perfil de su posición en distintos modelos. Por eso se buscan por características asociativas y de biotipo. En el caso de Independiente del Valle cuenta con una vasta cantera para surtir el equipo del talento necesario para varias demarcaciones. Ella fue la bandera con la que proyectaron el futuro tras llegar a una final de Copa Libertadores y hoy están recogiendo los frutos de la inversión. Y uno de los elegidos desde las fuerzas básicas –pensando en el 2021– es William Pacho.

Al haber cambiado de entrenador, Renato Paiva ahora utiliza a Luis Segovia, quien anteriormente era central junto a Richard Schunke, como “falso” lateral izquierdo, ya que dependiendo del contexto se puede situarse en esa zona o como central izquierdo en línea de tres. Mientras que William Pacho puede ser el zaguero del medio –en línea de tres– o el central zurdo en defensa de cuatro. Moisés Ramírez también es otra de los elegidos del técnico portugués, el cual encarna la tendencia proveniente de Europa de que ahora el arquero es un central más. Pues para trabajar su juego de pies tuvo una cesión en la filial del Real Sociedad de Xabi Alonso anteriormente.

Ramírez sale a conducir hasta el borde del área. Dándole mucho margen Pacho y Schunke para ubicarse en carriles interiores y Cristian Pellerano cierra este cuadrado de salida con los primeros desmarques de apoyo. Este principio ha pasado religiosamente de la gestión de Miguel Ramírez a Paiva. Un defensa central en un equipo así es de los que más balón va a maniobrar por partido. De hecho, la imagen más común de los partidos de Independiente del Valle son los centrales repitiendo pase. Esto ocurre porque al hacerlo, el rival se va animando a intensificar presión, acumulándose y esto abre nuevos ángulos para colar el primer pase entrelíneas.

Como los de Paiva son muy de mantener la posesión del balón, el rival en muchísimas ocasiones les cede la iniciativa y mucho margen para sacar el balón jugado. Esto hace que Pacho y Schunke terminan conduciendo el balón hasta la mitad rival sin la presión del punta. En momentos donde ya están creando la jugada y buscan retroceder la circulación, Pacho hace amagos de recepción muy del estilo de Moisés Caicedo. Este gesto técnico también puede llamarse apoyo de continuidad y es una de las funciones del central, pero fija a la vez que libera y es muy útil para ser zaguero en de un estilo así.

Pacho es un central que demuestra un gran nivel de agresividad al instante de variar su repertorio de pase en búsqueda de encontrar soluciones para avanzar, es decir, puede tomar decisiones tanto diagonales, horizontales o verticales con la intención de generar ventajas para romper líneas, ya sea a partir de algún envío suyo o a través de la futura recepción. Y este detalle es importante porque es un futbolista que sí arriesga para ofrecer algo distinto, aunque sabe medirse: no abusa.

Eso sí, a pesar de ser un futbolista que demuestra una variedad de envíos en construcción y que le permite a su equipo encontrar ventajas para progresar, es un central que todavía debe potenciar ciertos detalles, porque, aunque puede mantener la calma bajo presión para localizar hombres libres con su pase, cuando debe conducir evidencia cierta falta de sensibilidad. Además, un punto importante por señalar, es que debe potenciar la tensión en el golpeo (medir la potencia del envío), porque en ocasiones le puede faltar fuerza mientras que en otras puede abusar, llegando a manifestarse sobre todo en la búsqueda de relacionarse con lejanos (pase largo), en donde no siempre es preciso (irregular), tanto al buscar profundizar (espalda de la línea defensiva) o cambiar de orientación.

La zurda de Pacho tiene más finura para pasar el balón que para robarlo. El modelo está pensado para que esta carencia no sea un hándicap por lo arropado que juega. De hecho, se busca aprovechar al máximo su capacidad para conseguir hombres libres. Sea con pases entre líneas o con cambios de orientación. Y es tan quisquilloso Paiva que busca que cada vez que realice un pase largo al costado derecho, haya dos posibles receptores y uno de ellos fije la marca amagando con recibir.

Ahora, por un tema de contexto, es un central que tiene que defender en muchísimas situaciones lejos de su portería. Y aquí demuestra un gran nivel de interpretación, porque a pesar de que todavía tiene que potenciar más en profundidad (sobre todo por un tema de madurez y liderazgo) el entender cuándo temporizar y cuándo saltar al anticipo, sí evidencia cierta lectura de juego para proteger su zona tras pérdida de su equipo, tanto al achicar como al correr hacia atrás: su velocidad le permite anticiparse a distintas acciones (imponiéndose sin la necesidad de tener que meter el pie para cortar o recuperar, que es donde sufre).

Lo positivo dentro de su lectura es que tiene la capacidad de tapar ciertas líneas de pase mientras está pendiente de otro contrario. Esto se lo permite su físico porque su zancada es muy potente. Y también porque acomoda bastante bien su cuerpo para impulsarse a determinadas zonas o incomodar determinadas opciones. Precisamente por eso en ocasiones logra brillar al temporizar en transiciones rápidas del adversario (manteniendo su zona para no “regalarle” espacio al contrario). Su “pero” en situaciones a campo abierto es cierta falta de elasticidad al meter el pie, sobre todo cuando llega en velocidad.

Pero es que además esa falta de elasticidad la evidencia en distintos escenarios, tanto al achicar como en defensa posicional. Es irregular en este escenario por cierta falta de agilidad y finura. Sin embargo todo depende también del contexto. Contra regateadores o en movimiento puede sufrir (mejorable su reacción e intuición), aunque en el anticipo o en el 1 vs. 1 cuando está muy encima del rival, puede corregir con su posicionamiento corporal, porque puede ir limitando el radio de acción del contrario (demostrando buen timing al meter el pie) o puede incomodar en el cuerpo a cuerpo para ofrecerse un espacio e imponerse (es decir, puede destacar en espacios reducidos).

También el tema su posicionamiento corporal es que se puede evidenciar en ocasiones el “detalle” que demuestra sobre todo ante regateadores o en movimiento, le falta controlar de mejor manera su reacción. Porque puede ser muy lento en determinadas acciones y se puede ver superado con facilidad. Pero al final es un análisis que hay que tomar con pinzas, como su anticipo, por un tema de edad.

Porque Pacho es un central que le permite a su equipo lanzar anticipos, tanto tras pérdida, para intentar recuperar rápido el balón, como durante la construcción del rival desde su primera línea, para limitarles el intento de avanzar, demostrando condiciones para llegar con timing cuando está fijando con atención al contrario, sin estar lejos de él. Pero si se le distancia un poco, puede fallar (ya sea en el timing al meter el pie como en el timing al desplazarse), tanto por dos detalles que debe potenciar: la reacción y el entender cuándo temporizar y no saltar hacia el contrario.

Es curioso cómo sin importar la demarcación, entrenador actual o generación, hay una linealidad en el trabajo desde las inferiores que se ramifica en el equipo. La identidad del equipo se nota y le da sostenibilidad al proyecto. Recordemos que Caicedo y Preciado ya parecen titulares en la selección tricolor.

El potencial de William Pacho

Psico-coaching aplicado al Fútbol

Dictado por: Wellness Performance
Calendar
1 de marzo
Ver curso
Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
© 2018 Copyright. La Pizarra del DT, LLC. All Rights Reserved. - Política de Privacidad -