El flexible Monterrey del Vasco Aguirre

Monterrey es una ciudad que alberga dos equipos de mucha jerarquía en sus...

April 3, 2021

Monterrey es una ciudad que alberga dos equipos de mucha jerarquía en sus plantillas. En casi ambos casos, cuentan con jugadores que están ya en la mejor versión posible de su carrera. Se buscan equipos consolidados. Así como también lo debe ser el entrenador. Quizá el top 2 de entrenadores más exitosos en los últimos tiempos para el balompié azteca.

En el caso de Javier Aguirre, quien ya ha visto unos cuantos centenares de partidos sobre el área técnica, el modelo de juego de su equipo pasó de ser un camino sacrosanto a ser la referencia de las deficiencias y fortalezas del rival de turno. Y el poco tiempo que acumula en la sultana del rey ha demostrado que su flexibilidad táctica supera la concepción de juego que suele haber en los banquillos de la Liga MX.

Este modelo que tiene más que ver más con las circunstancias que con el modelo en sí, es solo posible por la cantidad de talento con el que está confeccionada la nómina. Siempre va a quedar un Maxi Meza, Kranevitter o Arturo González excluido porque, dependiendo del partido, son más o menos útiles para el planteamiento del técnico ex seleccionador mexicano. Y en la línea donde más le sobran efectivos es la mitad, donde nadie es titular con la seguridad de Funes Mori arriba.

Y en México, como en casi todo el continente, jugando de local es el escenario propicio para proponer y llevar la iniciativa del encuentro. Eso no lo negocia el “Vasco”. Desde el inicio de juego del oponente ubica a Rogelio Funes Mori junto a dos extremos en un claro 4‐3‐3. Esto ya obliga a que se sume un quinto elemento a la salida y que sea más fácil recuperar en zona alta o que simplemente se despeje el balón en el área rival para alejar el peligro. La presión alta de Monterrey tiene como norte disuadir líneas de pase entre zagueros, por lo que, jugando de local, es difícil proponerle en Estadio BBVA.

Esta presión es similar a la que ejecuta el Liverpool de Klopp con Firmino (quien vendría haciendo el rol de Funes Mori) acosando, en el ejemplo más avanzado, al arquero rival. Pero en ambos equipos las semejanzas aumentan en la línea contigua: el trivote, que no parece negociable en el modelo del “Vasco”. Los del tren ofensivo condicionan jugadas para que los de atrás tengan ventaja sobre el rebote. Como ningún sistema es perfecto, los espacio por bandas le merecieron problemas ante Atlas y León porque este dibujo tiende a aislar los costados para defender por dentro, aunque Stefan Medina con su lectura de pases contrarios muestra habilidad para neutralizar ataques a la segunda línea de presión rayada.

Probablemente cuenten con dos centrales muy acordes para jugar cediendo las bandas. Nico Sánchez y Cesar Montes podrían estar toda una tarde despejando centros. Los balones colgados en diagonal al arco son una constante porque muchos equipos buscan hacer daño por fuera, tocar por dentro y colgar el balón al segundo palo, una dinámica que suele precisar menos tino que un centro lateral. El “Vasco” puede decir que posee las mejores relaciones de goles esperados a favor y en contra. Esto quiere decir que es uno de los que más anota y de los que menos recibe en el Torneo Guard1anes 2021.

De local, el sistema es muy manoseado con órdenes del área técnica. Puede mutar de un 3‐4‐3 con Layún o Medina o por la otra banda Gallardo, para ir generando superioridad numérica en la mitad. De visitante es más común este sistema porque se busca un pase vertical a Funes Mori, Vicent Janssen y Dorlan Pabón, que no son Salah, Firmino y Mané, pero en el contexto continental es un envidiable trío de asesinos del área. Ante Bravos de Juárez, Aguirre se dedicó a acosar la salida rival y en posesión jugar indiscriminadamente hacia el área fronteriza. El plan de partido no fue vanguardista, pero el resultado sí: seis goles a favor sin buscar proponer.

Otro partido para analizar el plan de partido de Aguirre de visitante es ante León, donde cede completamente la iniciativa y su plan de replegarse a esperar el desorden esmeralda llegó tras ir abajo en el marcador. Si bien terminó en empate, los de Ambriz no pudieron resolver el acertijo que propone el Ignacio Ambriz entre el “Avión” Ramírez, Fernando Navarro y quien los acompañe por la derecha.

Pero de local, la creación de juego gana mayor volumen en la mitad rival. El 2‐3‐5, el sistema que asemeja una pirámide invertida, es lo más propositivo que viene Aguirre. Con 2 vs. 1 en las bandas sumando un interior y un extremo por banda para en caso de juego por fuera trabajar desmarques colectivos (paredes, movimientos opuestos, rotaciones) para liberar marcas y filtrar juego. En esto es fundamental Carlos Rodríguez, quien tiene la palanca de velocidad con la que ataca Monterrey. Puede recibir y a partir del primer control darle una marcha más a la jugada para desbordar y que la jugada finaliza en remate.

Incluso ante el América de Solari buscó ser el protagonista el juego. Una de las ventajas de ubicar cinco jugadores en el frente de ataque es que juntos ocupan los cinco carriles horizontales del campo y con ese despliegue es fácil desordenar una línea defensiva contraria que normalmente retrasa a uno o dos volantes para generar superioridad. Pero tras 20 toques y tres cambios de frente, no hay equipo que conserve el orden o no termine de cubrir espacios correctamente. Aguirre sabe que para anotar hay que crear oportunidades. Y mientras más, mejor.

Decir que Monterrey es el mejor equipo de México puede ser apresurado, pero afirmarlo luego de un contragolpe sería un poco oportunista. Porque los sistemas con un punta y dos extremos son caldos de cultivo para ataque al espacio. Y Aguirre tiene excelentes velocistas de la banda para esa tarea. Es importante destacar que para que un planteamiento contraofensiva tenga sentido, hace falta estar en ventaja en el marcador. Sí, el resultado importa en cómo juega un equipo. Y con Maxi Meza y Dorlan o Avilés Hurtado y Janssen, Funes Mori es fijo y espera por el pase de gol que le merezca ser el goleador histórico de los rayados.

Sin casarse con un estilo, estudiando el juego rival para someterlo en casa y contenerlo a domicilio, Aguirre vuelve a México con una plantilla que suma tanto talento que satura el banco de suplentes de grandes apellidos para pensar en maniobrar a placer cualquier partido en el continente.

El flexible Monterrey del Vasco Aguirre

Psico-coaching aplicado al Fútbol

Dictado por: Wellness Performance
Calendar
1 de marzo
Ver curso
Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
© 2018 Copyright. La Pizarra del DT, LLC. All Rights Reserved. - Política de Privacidad -