Marinho: un artillero autosuficiente

Cuando el extremo pasa a tener un impacto similar o mayor por el carril inter...

January 6, 2021

Cuando el extremo pasa a tener un impacto similar o mayor por el carril interno, ya se está viendo una evolución en su juego. Sin perder los aspectos propios que lo caracterizan, suma nuevos registros al crear o finalizar. O en ambos, al hablar de los mejores casos. Los ejemplos más claros son Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. Ya más recientes en el tiempo están Neymar y Mohamed Salah. Si bien Marinho no está a su nivel, sí ha elevado su impacto en el terreno de juego desde el aspecto que caracteriza a su colega portugués y al egipcio, la finalización.

El brasileño es agresivo y vertical en su estilo de juego. Por eso su zona habitual de recepción es la banda derecha. Allí se le facilita incidir con peligro, ya que puede perfilarse y controlar la pelota con la pierna izquierda. Él acomoda su cuerpo de espalda a la línea de banda, así le es más cómodo orientar el control para encarar rápidamente al rival y no ralentizar la acción. En las ocasiones que controla con la derecha cambia inmediatamente a su pie dominante para poder actuar antes del acecho de un contrario.

El dominio del balón se le complica al recibir de espaldas, más que todo por la presión del rival. Si bien es capaz de aguantarlo en algunas situaciones, hay veces que no puede por la poca distancia y tiempo para reaccionar. Pero al tener algunos metros de ventaja con respecto a su marca logra descargar con un apoyo o superar al contrario. También hay que tener en cuenta el juego aéreo, una situación aún más exigente porque le cuesta imponerse en el salto y eso lo deja en desventaja al enfrentar este tipo de duelos.

Marinho puede ser activado tanto si recibe al pie como al espacio. El primer escenario se da mayormente en la banda, aunque también se ubica por dentro para asociarse con sus compañeros. Incluso llega a descender al círculo central para enlazar el juego. En los costados tiende a buscar su perfil zurdo y evitar línea de fondo, así tendrá un mejor ángulo para centrar o rematar. Una alternativa que aprovecha es activar al lateral cuando se proyecta y lo sobrepasa en un desdoble.

Ahora bien, en el segundo escenario destaca por superar a sus rivales en velocidad. Además que ataca los espacios con movimientos verticales, al llegar desde atrás en carrera, o diagonales, con desmarques a la espalda de la línea defensiva. Otro concepto que maneja muy bien es el de aparecer en el lado débil. Ya sea al estar o llegar, sorprende al contrario y utiliza la ventaja de espacio-tiempo que tiene para actuar.

Hay un contexto en el que Marinho marca la diferencia por cómo se impone ante sus rivales. Es un futbolista letal al contraataque, activa la transición de la forma más directa posible. Por eso queda fuera del área al defender un tiro de esquina. Así ya está posicionado para capturar un rechace, rebote o si un compañero conecta con él. Su cambio de ritmo es su mejor arma porque supera a los contrarios con facilidad o los obliga a cometer falta para detenerlo.

Esos traslados en velocidad le permiten a su equipo pasar de un momento defensivo a uno ofensivo en poco tiempo. Recorre una gran cantidad de metros y no solo en conducción, sino que también sabe desprenderse del balón y activar a un compañero en ventaja, ya sea si está cerca o alejado, mientras él acompaña la jugada. Estos recorridos los realiza tanto por el carril interno como por los carriles externos.

En el último tercio del campo hay un detalle que debe mejorar con respecto a su toma de decisión. Si bien sabe hallar a los demás miembros del equipo o finalizar las jugadas, tiene que medir mejor la fuerza cuando ejecuta. En ocasiones excede la potencia del pase, lo que genera una mayor exigencia para el compañero que va a recibir; o del disparo, que puede terminar desviado y sin causar peligro.

Este aspecto de su sensibilidad técnica también se nota al regatear. Hay veces que sí consigue alejar el balón de su oponente y este se ve en la necesidad de cometer una infracción. Pero también le ocurre que, al tener la pelota cerca del pie y arrastrarla para esquivar a su adversario, su control se alarga. Pese a esto demuestra tener otros recursos. Ya sea con bicicletas, autopases o amagues, él elude a su oponente.

Otro escenario en el que demuestra la fuerza de su ejecución es en las acciones a balón parado (ABP). En los tiros libres prioriza la potencia sobre la colocación, lo que hace que algunas de sus ejecuciones sean desmedidas y se desvíen o impacten en la barrera. También sucede cuando busca a un compañero fuera del área en un tiro de esquina. Sin embargo es un activo importante para su equipo en estas jugadas, ya que causa peligro o anota a través de esta vía, tanto por su fuerza como por su colocación.

Hablar de las ABP nos permite hilar el aspecto con el que inició esta nota. Y es que cuando debe finalizar falla poco. Al momento de cobrar penales es determinante, pero esa letalidad en estático también se traslada a las jugadas en movimiento. Definir está en su instinto, algo que le ayuda junto a su capacidad para atacar espacios en el área. Eso le ha permitido ser una alternativa si su equipo no tiene un delantero centro, o cuando este no participa en la acción que se produce.

La idea de que un extremo juegue a pierna cambiada tiene como justificación que pueda perfilarse para ofrecer profundidad. La lateralidad se vuelve un problema cuando el jugador recurre a su pie no dominante y falle al ejecutar. En el caso de Marinho son contadas las acciones en las que usa su pierna derecha. Casi siempre porque el contexto le obliga a hacerlo y lo importante es continuar o terminar la jugada, pero sin dudas es la situación en la que se ve más limitado.

En el aspecto defensivo no contiene un amplio registro de técnicas para robar, interceptar o bloquear. Lo que sí demuestra es un compromiso y una insistencia a la hora de presionar. Realiza notables esfuerzos físicos para incomodar al rival y apoyar a su equipo, algunos de ellos incluso fuerzan errores o le permiten recuperar cerca del arco contrario.

Marinho: un artillero autosuficiente

Psico-coaching aplicado al Fútbol

Dictado por: Wellness Performance
Calendar
1 de marzo
Ver curso
Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
© 2018 Copyright. La Pizarra del DT, LLC. All Rights Reserved. - Política de Privacidad -