Luca Orellano, rebeldía para el fútbol argentino

En un fútbol actual en el que la gambeta cada vez está más extinta, perfiles...

April 3, 2021

En un fútbol actual en el que la gambeta cada vez está más extinta; perfiles como el de Luca Orellano son tanto especiales como necesarios para rememorar la belleza más pura del deporte rey. El de Vélez Sarsfield es uno de los mayores talentos del torneo argentino porque, además de tener el regate en la sangre, es capaz de combinarlo con un plus de intensidad y vértigo típico de los extremos más desequilibrantes del fútbol moderno. Un metro setenta, veintiún años recién cumplidos y un futuro estremecedor.

Orellano suele recibir siempre abierto por la banda derecha. Una de sus jugadas emblemáticas radica en la utilización su técnica para enganchar hacia dentro, eludiendo a su primer acosador para posteriormente encarar en velocidad y desparramar rivales con una facilidad asombrosa. Su característica principal probablemente sea la agilidad-rapidez en la conducción de la pelota, llevándola pegada al pie, es decir, la pierde con muy poca frecuencia y suele obligar a los adversarios a que le cometan una falta para frenar sus arranques.

Quizá otro de los motivos por los cuales su explosión en el fútbol argentino haya sido tan cautivadora sea la constante búsqueda del 1 vs. 1. Le fascina recibir al pie para poder encarar a su marcador. Su atrevimiento es uno de los atributos que más escasea en Argentina –y también a nivel mundial–, por lo que es esa clase de futbolista distinto que seduce al espectador, provocando que este se mantenga expectante intentando adivinar el truco que sacará de la chistera. Pero lo cierto es que sus intervenciones son difíciles de pronosticar, siendo una cualidad vital en los atacantes modernos.

Es uno de los jugadores que más regatea en la Liga Profesional de Fútbol, alcanzando esta temporada casi dos y medio por partido. Utiliza el engaño en todas sus formas posibles, ya sea con el posicionamiento corporal antes de recibir la pelota como una vez que la tiene en sus pies, dominando al adversario con una naturalidad imponente y recurriendo a diversos tipos de gambeta para escabullirse y acabar zafando de la marca. A pesar de que dispone de un repertorio técnico amplísimo, otro de los aspectos a favor de su juego es que no abusa de las maniobras, sino que las utiliza en aquellos momentos en los que es realmente necesario hacerlo.

regates

La figura de Luca Orellano resulta insoportable para sus rivales. No solo porque cada vez que recibe la pelota la acción que realizará es imposible de descifrar, sino también porque es demoledor al espacio. Si bien le fascina participar de ese duelo 1 vs. 1 porque exhibe sus mayores virtudes, es tan rápido que representa una amenaza letal para cualquier defensa descolocada. Es por ello que, a pesar de que Vélez es un equipo que lleva la iniciativa priorizando el control de la posesión, jugar directo es una de las armas del conjunto de Mauricio Pellegrino.

La pegada es otra de sus cualidades, aunque todavía dispone de muchísimo tiempo para perfeccionarla. Tiene una zurda prodigiosa y cada vez la pone más en práctica por medio de remates de larga distancia o enganches hacia dentro una vez logra adentrarse en el área. También destaca en el control del balón y el cambio de ritmo, virtudes imprescindibles en un extremo de primer nivel: su primer contacto con la pelota, sus giros y sus controles orientados para acelerar jugadas o permitirle transitar a su equipo hacia el área contraria son factores que demuestran su enorme validez como atacante de bandas.

Uno de los aspectos a mejorar en su juego radica en la utilización de ambos perfiles. Su constante búsqueda del enfrentamiento uno contra uno le favorece cuando utiliza su pierna hábil, pero quizá le limita a la hora de actuar con la pierna diestra. Si mejorase el manejo de la misma, ampliaría todavía más su abanico de recursos y permitiría a su equipo una variante extra para tener otra posibilidad de destrabar partidos cerrados. La asistencia, el pase filtrado y la visión periférica son facetas en las que cada vez demuestra mayor criterio.

pases filtrados

Como no se trata de un futbolista corpulento ni potente físicamente, sus puntos débiles tienen que ver con el apartado defensivo: juego aéreo, disputas defensivas y cooperación efectiva a la hora de defender o retroceder en el campo.

Luca Orellano acaba de cumplir veintiún años y su fútbol está en constante evolución. Pero lo cierto es que su impacto en Vélez desde su debut en 2018 con Gabriel Heinze como entrenador ha sido fabuloso. El gran rendimiento no solo ha perdurado, sino que ha ascendido unos escalones hasta llegar a ganarse la titularidad con Mauricio Pellegrino. El hecho de que sea uno de los futbolistas más desequilibrantes, vertiginosos y prometedores del fútbol sudamericano le da para convertirse en una futura venta del fútbol argentino. Su futuro quedará marcado por sus decisiones; talento para explotar, le sobra.

Luca Orellano, rebeldía para el fútbol argentino

Psico-coaching aplicado al Fútbol

Dictado por: Wellness Performance
Calendar
1 de marzo
Ver curso
Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
© 2018 Copyright. La Pizarra del DT, LLC. All Rights Reserved. - Política de Privacidad -