Jhojan Valencia, un pasador de altura

Jhojan Valencia, desde su regreso proveniente del Unión Magdalena, ha...

May 17, 2021

Deportivo Cali, históricamente, ha sido un equipo que potencia a sus futbolistas a través de la confianza y la paciencia. En años recientes, explotaron jugadores nacionales como Rafael Santos Borré y Luis Fernando Muriel, además de extranjeros como Juan Ignacio Dinneno y Agustín Palavecino.

Jhojan Valencia, desde su regreso proveniente del Unión Magdalena, ha adquirido madurez y responsabilidad para convertirse en pieza clave de un mediocampo talentoso. “Mi referencia es Wilmar Barrios, siento que tenemos características parecidas”, dijo para Win Sports durante su primer microciclo con la selección de Colombia. Al ser este un equipo que constantemente exporta talento, el dorsal 20 se perfila como uno de los futbolistas a dar el salto a un nivel aún más exigente.

Contexto

El Deportivo Cali, de la mano de Alfredo Arias, es un equipo de interesantes criterios, que a partir de un sistema 4-2-2-2 (dependiendo de la altura que tome Gastón Rodríguez en punta) tiene opciones tanto para construir desde el fondo –sobre todo si Jorge Arias es de la partida como uno de los centrales–, como de buscar en largo tanto a los extremos John Vásquez y Kevin Álvarez o a los delanteros Ángelo Rodríguez o G. Rodríguez. Ahí es cuando aparece el nombre de Jhojan Valencia, junto a su compañero de turno que puedes ser tanto Andrés Colorado como Carlos Robles.

Fase defensiva

En defensa posicional, la estructura del equipo se mantiene, pero hay que tener en consideración, de nuevo, la altura de Gastón Rodríguez, quien puede tanto igualar al delantero para cubrir a los centrales, como retroceder para obstruir a los volantes rivales. Valencia es el volante central más posicional, sobre todo cuando juega Colorado, quien es un volante con más recorrido tanto para marcar como en conducción y asociación.

En cuanto a intensidad de juego, Valencia es un futbolista bastante mesurado, que reconoce cuándo y cuánto esfuerzo puede hacer en procura de la recuperación. Su virtud principal en materia defensiva es la ubicación. Desde allí puede tanto anticipar como bloquear líneas de pase. Tienes aspectos a mejorar, como lo pueden ser el timing para meter el pie (usa muy bien su cuerpo para desplazar) y la necesidad de sentirse atraído para salir a buscar a los volantes creativos rivales. La consecuencia principal de estas dos falencias es que, ante un toque de primera, puede quedar descolgado y no es un volante que destaque por retroceder en velocidad.

Transiciones

En el dinámico ritmo del fútbol actual, es un volante dúctil para la transición ofensiva, pero tiene aspectos a mejorar en lo defensivo. Iniciando por este último tópico, Valencia es un futbolista que suele permanecer en la base de la jugada, pero en las pocas ocasiones donde sale de su zona y profundiza, puede costarle el regresar. La presencia de un volante con más despliegue físico le ayuda en este sentido.

En transiciones ofensivas, Valencia destaca porque es un jugador de una velocidad mental impresionante. Reconoce compañeros en corta, medio y largo antes de que el balón llegue a sus pies o antes de recuperarlo él mismo. A través de esa capacidad, mide de cuánto tiempo dispone para jugar, así que puede tanto pasar de primera, como recibir orientado y pasar o controlar y buscar un balón cruzado en largo.

Fase ofensiva

Valencia es un pasador nato. Puede hacerlo, como se explicó, a diferentes alturas. Más allá de su capacidad para poner la pelota en juego en el sector de la cancha que él prefiera (sí, es de esos jugadores que puede poner en juego a compañeros casi donde desee), impresiona su porcentaje de acierto de pases por partido, que ronda el 90% acorde a InStat. En profundidad, puede conseguir compañeros de espaldas al arco para que giren y queden de frente a la oportunidad. Su fuerza de pase es precisa, imprimiéndole más o menos fuerza según lo que requiera.

Esa consciencia posicional le permite reconocer, además de dónde están sus compañeros, hacia donde debe guiar el juego. Al tener un director de orquesta de sus capacidades, es importante que el otro volante se desprenda y busque un poco más tanto conducir como aparecer entre líneas, un error que quizás su equipo ha venido cometiendo. Si a esa lectura de juego y capacidad para pasar le suma un poco más de llegada, podríamos estar en presencia de uno de los volantes más completos que ha producido el fútbol colombiano en los últimos 10 años.

Su crecimiento ha sido prudencial. El debut en el primer equipo azucarero, su paso por cesiones y la llamada a la selección nacional son consecuencias de su desarrollo, que puede ser aún mayor.

Jhojan Valencia, un pasador de altura

Psico-coaching aplicado al Fútbol

Dictado por: Wellness Performance
Calendar
1 de marzo
Ver curso
Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
© 2018 Copyright. La Pizarra del DT, LLC. All Rights Reserved. - Política de Privacidad -