Guilherme Arana y la construcción de caminos

Y hoy en día el lateral izquierdo brasileño se encuentra en un contexto en el...

May 23, 2021

En el fútbol hay que seguir ciertos caminos para llegar al gol: puede variar dependiendo de los intérpretes, del contexto contrario y/o de las ideas del entrenador, pero la línea final siempre es batir las redes o estar cerca de ello. En ese sentido el nombre de Guilherme Arana toma protagonismo, porque puede ofrecer variantes tanto a partir de su educado pie izquierdo como a su determinación al moverse, que si son aprovechados brindan soluciones que hagan que el conjunto en donde juega se acerque a la línea de meta.

Y hoy en día el lateral izquierdo brasileño se encuentra en un contexto en el que sus capacidades le permiten resaltar en fase ofensiva; por el hecho de que Atlético Mineiro es un equipo que le da cierta importancia a los centros laterales, en parte porque –en ocasiones– les cuesta progresar en ataque posicional y producir ventajas por los carriles internos del campo y a partir de este escenario, Arana asume cierta responsabilidad para ofrecer determinadas soluciones en búsqueda de que su equipo progrese o profundice por la banda o entre intervalos de la línea defensiva adversaria, con el objetivo de atacar esas zonas.

No recibe en la primera altura de la fase de inicio, sino que lo hace en la siguiente. Y depende de las circunstancias, lo puede hacer pegado a la banda o más interiorizado, en este factor influye mucha la posición de Keno o del futbolista que inicie en ese costado, porque en el caso de que el extremo izquierdo permanezca escorado hacia el pasillo de afuera, origina que el lateral brasileño busque ofrecer opciones de pase por dentro. Y viceversa. Entiende bastante bien ese rol.

Su movilidad hace que sea un generador de ventajas. Demuestra en cada desplazamiento una visión adecuada de la situación, que le permite entender –por ejemplo– cuándo irrumpir entre intervalos de la línea defensiva rival para crear una vía de pase que puede tener la intención de profundizar o arrastrar a un rival para liberar, con la intención de que algún futbolista de su costado tenga el espacio-tiempo para actuar.

Esta misma intención se observa cuando realiza un desdoble: una acción que ejecuta para generar superioridad numérica contra el lateral adversario (2 vs. 1), ya que también lo puede convertir en un engaño, es decir, atraer para liberar, o ser activado en espacio-tiempo al espacio (espalda de la línea defensiva contraria). Además, otra forma en la que puede llegar a ser profundo a partir de sus desplazamientos es al fijar y atacar una zona libre mientras que se encuentra en el lado débil.

Le ofrece una gran tensión a su golpeo; precisamente por eso sus centros son una de sus principales aptitudes, no solo por la manera en que los traza, sino por el detalle de tomarse un tiempo más en cada acción para levantar la cabeza y visualizar al mejor receptor. Puede realizar servicios con el balón en movimiento –llegando hasta línea de fondo– y en estático –desde el balcón del área–. A la hora de lanzarlos de manera fija se denota menos precisión en la trayectoria del esférico, pero, aun así, es una acción que maneja con creces, algo que se evidencia tanto en los envíos rasos como en los que son aéreos.

En su gama de pases cuenta con la destreza de encontrar líneas que rompan la presión adversaria, ya sea de afuera hacia adentro o de manera vertical, tanto para lanzar al espacio (relacionándose con lejanos; buscando arriesgar para profundizar) como simplemente para avanzar. También puede ofrecer apoyos o girar para buscar el lado débil desde la banda (en la base en posicional o con altura) o en algunas ocasiones cuando se encuentra por dentro. Al participar en la circulación es fundamental su capacidad para esperar el determinado instante para tocar el esférico: puede proteger el balón (ya sea aguantando la posesión en traslado o utilizando su cuerpo para generarse una ventaja) o puede engañar con su cuerpo para cambiar la dirección de la acción. Eso sí, bajo presión no es tan preciso al verticalizar (mejorable toma de decisión al acelerar).  

Ahora bien, si uno observa sus registros en relación al gol, no solo brilla por su capacidad para asistir, sino también lo que puede llegar a producir a partir de sus disparos a portería, los cuales puede realizar sobre todo desde el balcón del área con su pierna hábil; o también encarando (buen regate en corto para generarse un espacio) o llegando desde el lado débil.

En sus comportamientos defensivos es un futbolista que se maneja por medio de las anticipaciones-intercepciones; mantiene una constante vigilancia al posible receptor del balón que merodee su zona. Y aquí se encuentra un “pero” en estos contextos, sobre todo en defensa posicional, porque puede perder de vista su lado ciego (su espalda) y la pueden atacar. Asimismo, en la transición ataque-defensa existe cierto “problema” de sistema, ya que al actuar muy arriba, no termina de retroceder rápido tras pérdida (cuando su equipo no termina la acción) y su zona es espacio muy aprovechable para el conjunto adversario.

Un aspecto que tiene que mejorar es su compostura a la hora de marcar a un adversario que se encuentra de espaldas a la portería que defiende, ya que luce muy hiperactivo por arrebatarle el balón: no utiliza la fuerza adecuada y esto puede originar que sea el autor de algunas faltas que se pueden evitar. Sin embargo, a la hora de tener que luchar el esférico arriba cuenta con un buen timing al saltar que le permite ganar en esas situaciones, sin necesidad de ser un jugador muy corpulento (aunque llegar a ser un jugador tedioso en este contexto).

Guilherme Arana y la construcción de caminos

Psico-coaching aplicado al Fútbol

Dictado por: Wellness Performance
Calendar
1 de marzo
Ver curso
Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
© 2018 Copyright. La Pizarra del DT, LLC. All Rights Reserved. - Política de Privacidad -