Cinco claves del Defensa y Justicia de Hernán Crespo

Hernán Crespo es un entrenador creativo y bastante flexible...

January 21, 2021

“Nosotros jugamos con tres en el fondo, con cuatro o con cinco; pero sin perder ser elásticos y saber tener capacidad de adaptación y no perder la identidad, que el equipo quiera jugar bien, quiera asociarse, quiera ser protagonista e intentar ser dueño del propio destino”, le comentaría Hernan Crespo a TNT Sports previo al partido ante Independiente. A partir de esta frase, se puede descifrar qué busca el técnico argentino en Defensa y Justicia, porque –quizás– el detalle principal es la elasticidad dentro del plan de juego.

Salida de balón

Hernán Crespo es un entrenador creativo y bastante flexible, pero todo depende de su estructura, ya que puede tener dos o tres centrales y en esos casos la posición del portero (Ezequiel Unsain) o del mediocentro (Valentín Larralde o Enzo Fernández) puede variar. Aunque sus intenciones están definidas: crear superioridad numérica desde la primera línea de construcción, atraer –de manera fija o en conducción– para liberar espacios entre la línea del medio y la defensa contraria (sobre todo para activar a los 2-3 futbolistas que se posicionan en esa zona), y utilizar todo el ancho del campo

Cuando actúan con tres centrales, el zaguero derecho (Franco Paredes o Néstor Breitenbruch) puede estar en la primera línea de construcción junto a Adonis Frías y Héctor Martínez, pero también puede lateralizar más hacia la banda y tomar algo de altura, como si se tratase de un lateral. Todo depende de la cantidad de futbolistas con las que el adversario presione y también en la búsqueda de no ser predecibles. Con este detalle tanto Unsain como el mediocentro (Valentín Larralde o Enzo Fernández) puede aparecer a la altura de Frías y Martínez. Mientras que, con línea de cuatro, se observa al mediocentro cambiando de alturas, ya sea entre los centrales (primera línea) o entre laterales (segunda línea).

La salida también puede ser en largo, es decir, intentando relacionarse con futbolistas alejados, ya sea para ser directos e intentar ganar el segundo balón como también al aprovechar el buen pie de Unsain y así activar el juego de espaldas del delantero o la amplitud de los extremos o carrileros. Pero, para profundizar un poco más en el tema, Eduardo Zavala, un analista mexicano, realizó un extenso hilo en Twitter sobre la construcción de Defensa y Justicia desde la salida de balón.

Amplitud

La utilización del ancho de la cancha es uno de los detalles principales de Defensa y Justicia, evidenciándose desde la salida de balón cuando los centrales lateralizan su posición en búsqueda de espacio-tiempo para romper líneas, ya sea al trasladar o con su pase. Pero, donde más es “necesario” es en los carrileros o extremos, depende del sistema, debido a esa búsqueda del 1 vs. 1 en el pasillo de afuera.

Tanto en un 4-3-3 o 4-4-2 inicial, los extremos fijan por fuera, mientras que los laterales se mantienen en zonas bajas, llegando a posicionar dos futbolistas en amplitud en un costado. La intención es que el lateral aparezca de sorpresa desde atrás (desdoblando) y también mantenerlo detrás de la línea del balón en caso de pérdida.

Mientras que en el caso de tener carrileros en la estructura, solo fija un jugador en cada banda; aunque pueden llegar a aparecer otros futbolistas, ya sea un central al lateralizar su zona como también algún volante o el delantero al realizar una diagonal de adentro hacia afuera. Al final la elasticidad es clave en este equipo, pero siempre manteniendo la amplitud en el lado fuerte y débil para ofrecer un 1 vs. 1 en el costado.

Movilidad en campo rival

Más allá de ofrecer amplitud en ambos costados para hacer ancho el campo, dentro de la organización ofensiva de Defensa y Justicia, Hernán Crespo busca posicionar dos futbolistas entre líneas (a espaldas de la línea del medio rival), ya sean dos interiores (4-3-3 o 3-4-3) o uno de los atacantes (Walter Bou) y un volante más liberado (4-4-2).

A partir de este detalle pueden surgir varios movimientos, como el acercamiento del futbolista entre líneas del lado débil, ya sea el volante interior o el delantero, hacia el costado fuerte para agrupar futbolistas en una banda en búsqueda de encontrar algún movimiento de ruptura hacia el área para profundizar, pero si no se encuentran posibles opciones de pase en ventaja, se busca girar rápido hacia el lado débil para ser agresivo y vertical.

Los movimientos en ruptura son fundamentales, sobre todo porque una de las intenciones de Defensa y Justicia desde la base de la jugada es atraer para liberar zonas; así que es necesaria la activación de futbolistas en esos espacios. En este tipo de acciones ocurren casi siempre dos movimientos en coordinación: uno en búsqueda del balón detrás del futbolista rival atraído y otro atacando algún intervalo (central-lateral o central-central) de la línea defensiva adversaria. Esto último puede ocurrir ya sea para fijar y esperar el pase (el “9” puede aproximarse hacia el intervalo central-lateral) o también para romper de manera directo el bloque contrario.  

Organización defensiva

Crespo también es creativo en su organización defensiva. Casi siempre le da una responsabilidad intensa a los extremos de perseguir por toda la banda a los laterales o carrileros rivales, llegando a armar una –falsa– línea de seis al organizarse en defensa posicional con los laterales por dentro junto a los centrales, dándole el rol de saltar hacia los rivales que busquen ser opciones de pase entre líneas.

El técnico argentino busca darle una marca personal a cada futbolista que va a depender también de la estructura rival. Pero, por ejemplo, el bloque casi siempre se organiza en una altura media, que puede tomar altura (presionar arriba) si el rival no logra romper líneas con agilidad; a partir de ahí los volantes de adentro pueden incomodar la primera línea de construcción y rival, y el bloque de Defensa y Justicia se puede achicar hacia la línea del medio.

Así que normalmente la búsqueda es orientar la circulación contraria hacia afuera para acumular futbolistas en esa zona y generar superioridad numérica para incomodar-limitar y así recuperar. Pero en este tipo de acciones pueden tener problemas si el contrario logra girar, porque les cuesta corregir al bascular rápido hacia el lado débil.

Problemas a espaldas de la línea defensiva

Uno de los detalles principales a nivel defensivo del conjunto dirigido por Hernán Crespo es la presión tras pérdida, ya sea en esa búsqueda de activar el juego directo para presionar el segundo balón o simplemente por fallar en la circulación de balón; así que se busca achicar hacia la zona donde se encuentra el esférico para volver a recuperar rápido la posesión.

Esto puede ser un problema porque le exige un nivel de coordinación y de timing al bloque defensivo al achicar, que puede terminar ocasionando un 1 vs. 1 entre algún atacante rival y un central de Defensa y Justicia, o también alguna ruptura a espaldas de la línea defensiva del conjunto argentino.

Cinco claves del Defensa y Justicia de Hernán Crespo

Psico-coaching aplicado al Fútbol

Dictado por: Wellness Performance
Calendar
1 de marzo
Ver curso
Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
© 2018 Copyright. La Pizarra del DT, LLC. All Rights Reserved. - Política de Privacidad -