Publicada el 16/03/2020

En uno de los pocos encuentros que se disputaron en la jornada del fin de semana en el balompié europeo, debido a las diferentes medidas que se tomaron en múltiples países debido al coronavirus, el Zenit de San Petersburgo derrotó en una exhibición de golpeo (7-1) al Ural Yekaterinburg por la vigésimo segunda jornada del a Premier League Rusa que, en estos momentos, domina con puño de hierro el conjunto dirigido por Serguéi Semak sacando una diferencia de nueve puntos sobre el Lokomotiv de Moscú y el Krasnodar. En dicho encuentro, más allá de tener grandes actuaciones de Artem Dzyuba, Sardar Azmoun y Sebastián Driussi, la participación de Malcom fue fundamental siendo determinante en el marcador (no anotaba un gol desde el 2 de abril del 2019) y teniendo un rol importante en el funcionamiento del equipo.

El brasileño, como volante derecho dentro del 4-4-2 de Semak, se posicionó fijando en banda constantemente siendo más importante recibiendo al pie (buscando hacerlo al retroceder metros para ser un apoyo en la construcción de la jugada desde la base) y atacando al espacio, pero con rupturas que aprovecharan los movimientos atrayentes de Sardar Azmoun, quien fungió como segunda punta. Con dichos movimientos, en ataque posicional, conseguió atraer a Igor Kalinin (lateral izquierdo) y generar ese espacio para las caídas de los puntos que, pese a ser de cortes diferentes, atacaban a su manera dichas zonas.