Publicada el 17/02/2020

Football Manager es un videojuego de fútbol que basa su idea netamente en la gestión de un club. A diferencia de FIFA y Pro Evolution Soccer (PES), el juego ofrece una base de datos extensa que contiene una amplia información acerca de jugadores en las 116 ligas licenciadas. La Pizarra del DT entrevistó al representante de Football Manager en Argentina, Facundo Delgado.

Pregunta.- ¿Cómo llegaste a ser el Head Researcher de Argentina?

Respuesta.- Durante años, la representación de la data de la liga argentina era deficiente. Hasta que en un momento decidimos (la comunidad) organizar todos los reclamos en un único reporte y mandé al foro la data que analizamos. Vimos que la base de datos año a año no crecía, sino que al contrario, se achicaba, debido a que no creaba los jugadores nuevos que iban surgiendo, ya sea porque los pocos jugadores que tenían creados, con más de 100 partidos en Primera, tenían atributos “random”. Así que, podía pasar que Verón (Juan Sebastián) tuviera una velocidad de extremo brasileño en vez de un perfil más de pasador y creador de juego.

El impacto fue inmediato. Los responsables de la supervisión de la data del juego me contactaron enseguida para poder entender un poco mejor cómo habíamos recolectado la data y nos pidieron un par de reportes más. En aquel entonces, Argentina tenía menos de 2 mil jugadores y 100 equipos de fútbol creados.

Hoy, casi 10 años después, tenemos más de 12 mil jugadores creados, casi 900 equipos de futbol dados de alta y somos 60 personas dedicadas a actualizar la base de datos.

P.- ¿Cómo es el proceso de selección de un ayudante?

R.- No hay un proceso formal. Por ejemplo, en algunos países les toman examen. Nosotros hacemos una convocatoria y buscamos gente que tenga tiempo, ganas y que conozca el club. Sobre todo que sepa cómo buscar la información, porque suele suceder que algunos solamente se quedan con la página oficial del club que a veces ni se actualiza. Los vamos evaluando mientras trabajan y por lo general son ellos mismos los que dimiten cuando observan que el trabajo no es lo que esperaban.

P.- El trabajo, ¿cómo se realiza?, ¿viajan a los lugares?, ¿se está en el día del club?

R.- No contamos con recursos financieros, así que cada scout hace lo que puede. Algunos se pueden costear ir a la cancha, otros van a ver inferiores porque es gratis. Muchos miran por YouTube lo que pueden. Nos arreglamos con lo que haya disponible. Por suerte estamos en una época donde casi toda la información pasa por las redes, así que es cuestión de estar atento, capturar e interpretar. Hoy es mucho más fácil que antes poder ver un streamings de algún partido a miles de kilómetros de distancia.

P.- La empresa Sports Interactive es inglesa, ¿cómo chequean ellos que este todo bien y no haya datos mal ingresados adrede?

R.- Ese es principalmente mi trabajo. Revisar y contrastar la información que estamos cerrando en la base de datos para que no haya graves incongruencias. Además, luego hay otras instancias de revisión entre los Chief Scouts y el jefe de los Chief Scouts.

Estas discusiones son a nivel global, donde vemos las valoraciones promedio por liga, por equipos, por regiones, etc. Se dan discusiones muy candentes a veces, pero es la mejor forma de detectar y corregir a tiempo desvíos grandes que saltan a la vista.

P.- ¿Hay reuniones con todos los Head Researcher del mundo? ¿Dónde se realiza y cada cuánto? ¿Qué exponen en las mismas?

R.- Nos reunimos una vez cada 4 años en Londres, aunque, nos contactamos por Skype de forma trimestral. La idea de las reuniones es poder integrarnos un poco mejor, compartir experiencias y desafíos. Entender hacia dónde va a la empresa, qué cosas nuevas se vienen y tener un cara a cara con los programadores y la gente de Q&A para comprender del lado de ellos como se maneja la data que a veces pedimos. También traen gente de afuera a dar charlas o nos llevan a distintos clubes para conocer sus metodologías de scouting.

Nos tocó ir al Manchester City una vez, donde nos sentaron en un auditorio y nos contaron y mostraron como trabajaban. Y el último viaje que hice, nos dieron un Q&A (preguntas y respuestas) con Brian McDermott, quien expuso sus experiencias como jefe de scouting y los desafíos que encontraba en ese trabajo; además de felicitarnos por nuestro laburo el cual le sorprendió por la profundidad y precisión de la data.

P.- ¿Se cambia la metodología de trabajo desde arriba o cada uno la maneja como le parece?

R.- Hay una guía que es común para todo, pero como siempre, la interpretación de muchas cosas es lo que genera a veces discrepancias en las evaluaciones de jugadores. Ahí es cuando entra en acción las discusiones de revisión que tenemos luego de cada fase de edición, para intentar cohesionar un poco mejor toda la data.

Fuera de eso, cada equipo de scouting tiene su propia forma de trabajar. Nosotros somos bastante flexibles en cuanto a quienes tienen acceso a editar mientras que otros países no delegan tanto en asistentes si no que centran todo el trabajo en una o dos personas.

La clave, para todos, es siempre entender que lo que nosotros estamos haciendo es evaluar y actualizar datos. Cómo repercute en el juego y qué impacto tiene es algo que luego se discute con los programadores, pero la ley que todos seguimos es evaluar lo que vemos lo más objetivamente posible.

P.- ¿Cuál fue la mayor promesa que cumplió expectativas?

R.- Rodrigo Bentancur es un caso modelo. Es un chico que sabíamos que tenía todas las condiciones y debutó rápido en Boca Juniors. Demostró que seguía una curva de crecimiento en línea con lo esperado. En el juego ya tenía un potencial europeo incluso antes de que debutara en la vida real. Que hoy en día esté jugando en Europa, y de titular, certifica que fue un caso satisfactorio.

P.- El Football Manager posee una base de datos grandísima, ¿se sabe si algún club argentino la usa o tiene intenciones de?

R.- Desconocemos si algún club la usa, o al menos no se han contactado con nosotros para colaborar. Sí hemos recibido consultas de algunos representantes, pero por lo general termina más en un intento de obtener información, que en una intención de colaboración real.

P.- ¿Se podría decir que son un grupo de scouting? ¿Algún grupo de scouting del FM del mundo llegó a algún club importante?

R.- Somos esencialmente un grupo de scouting part-time. No nos dedicamos a esto como estilo de vida, pero hace diez años que miramos jugadores y los evaluamos para un videojuego con más casos de éxito que negativos. Y lo hacemos con recursos limitados, puesto que, como decía antes, nos manejamos con las herramientas que haya disponibles sin invertir dinero. Los scouts de FM, sobre todo en Europa, tienen muy buena reputación por lo que hay casos de algunos chicos que pasaron a las oficinas de scouting oficial de algunos clubes (Suiza, Portugal, Austria, etc).

P.- ¿Cuán explotado está la metodología de trabajo de scouting en el fútbol argentino?

R.- Mejoró algo en los últimos años, sobre todo en algunos clubes. Aun así hay mucho camino por recorrer y prejuicios por derribar. Todavía existen mucho representante instalado que coloca jugadores sin haber de fondo un análisis relevante que determine si es útil o no ese fichaje.

P.- ¿Crees que puede explotarse más?

R.- Definitivamente. Hay un montón de cosas por mejorar e implementar. En un fútbol con una creciente desigualdad financiera entre clubes, la diferencia se empieza a hacer con una optimización en la toma de decisiones. Y las mejores decisiones se toman con la suficiente información al alcance. Mientras no se trabaje en eso y se siga con el modelo viejo de intuición y recomendación se seguirá malgastando ingresos y desaprovechando oportunidades de crecer el capital del club.

Newells es un claro ejemplo. Perdió muchos juveniles y fichó mal durante varios años, tapando el crecimiento de algunos chicos que tuvieron que buscar su desarrollo en otros clubes. Muchos conocieron a Aníbal Moreno recién cuando lo vieron con la Sub-20, pero ya sabíamos desde hace rato que era un jugador para desarrollar y hacer crecer. Lo mismo pasó con Lisandro Martínez, Ezequiel Unsain y varios más. Todos activos capitalizables que se desperdiciaron y a cambio se ficharon a préstamo o jugadores libres con menor poder de reventa los cuales no trajeron resultados inmediatos.

P.- El fútbol argentino aún está lejos del europeo en ese sentido?

R.- Lejísimos. Por cultura, por educación, por infraestructura. Argentina sigue exportando talento, pero cada vez más crudo. Se corta muy rápido la cadena de desarrollo y generalmente es más por necesidad que por negligencia de los clubes. Acá no hay dinero para mantenerlos e incluso si lo hubiese el contexto social hace que muchos padres decidan irse a Europa para buscar estabilidad financiera. Eso a veces corta el proceso de crecimiento de los jugadores que no se adaptan al fútbol de allá y terminan luego a mitad de camino.

Hace unos meses estuve reunido con el jefe de scouting de un equipo de la Championship. Hablamos un poco de la metodología de ellos como club profesional y la nuestra, como grupo de trabajo para un videojuego. Y mientras charlábamos, de fondo había un pizarrón con nombres y divisiones donde jugaban cada uno de ellos. Entre esos nombres figuraba Adolfo Gaich, quien al momento de mi reunión no era ni llevado al banco de suplentes en San Lorenzo.