Publicada el 24/09/2019

Benjamin Button fue nominado a 13 premios Oscar. Si no la viste puedes abandonar este artículo e ir a verla porque es increíble. Pero vuelve después para leerlo. O bueno, al menos tuviste que oír hablar de la película. De cómo un hombre nacía viejo y se iba haciendo joven a medida que pasaban sus años. No es el caso de Leao Butrón, aunque a sus 41 años ganó el premio al mejor arquero de Perú (2018).

Donde quizás más se unen las vidas de estos dos personajes, uno de ciencia ficción y otro más vigente que nunca, es en la frase que dice el actor principal del largometraje: “Nuestras vidas se definen por las oportunidades, incluso aquellas que no aprovechamos”. Leao Butrón está preparado para ellas.

No es común ver a un jugador de fútbol tan enfocado en su crecimiento profesional cuando aún sigue en activo. Butrón, guardameta de la selección de Perú desde 1997, en categorías menores, hasta 2018 y referente de Alianza Lima; es además Licenciado en Administración de Negocios Internacionales, gerente FIFA / CIES y cuenta con el curso de entrenador. Insisto, no es común.

Para poner en contexto de la carrera de Leao, es propicio clarificar que es un meta que vivió la evolución de cuando un portero no podía agarrar el balón con las manos tras un pase de un compañero con los pies: “Para mí era difícil. Tuve la suerte de tener un profesor en las menores llamado Alberto Gallardo que cuando comenzó a haber este tipo de cambios, me comenzó a utilizar en los entrenamientos de central obligándome a tener un poco más de juego con los pies. Ya de ahí para adelante he jugado mucho tiempo con la norma cambiada”.

Pero esa misma madurez y evolución le hicieron enfocarse en algo más allá del fútbol que no dura para toda la vida: “El fútbol ojalá durara siempre, pero no. Creo que puedo tener una carrera en el fútbol, pero la parte de gestión, administración te obliga a estar preparado. No por el hecho de haber jugado fútbol vas a ser un gerente deportivo. No solo por haber jugado fútbol puedes hacerlo. Me comencé a interesar y es lindo. Es muy interesante”, recuerda.

Leao tuvo una lesión en la muñeca de ocho meses y con el suficiente tiempo libre como para poder enfocarse en algo más: “Un amigo me dijo si quería estudiar, fui a averiguar. De repente vi administración y vi que Administración de Negocios Internacionales tiene varios cursos de inglés. Dije nada, me puede servir a futuro. Al final me gustó. Toca temas como tratados, convenios”, cuenta.

Así, Butrón pasó de tener una lesión, a tener una oportunidad para crecer profesionalmente y alejado del terreno de juego. Los entrenadores le dieron su apoyo en los 4 años y medio que duró estudiando la carrera, al igual que la universidad. Aunque con una excepción: “En 2011, con la Copa América de Argentina. Yo me perdía las últimas 2 semanas de clase. Justamente eran los exámenes finales. Yo fui a hablar con el director de carrera y me dijo “mira Leao como tienes buenas notas en tus prácticas y exámenes parciales, tu última práctica la vamos a duplicar como si fuese un examen final”. Yo hablé con todos los profesores. Me acuerdo uno que me dijo que me la duplicaría y no me duplicó nada. Me puso 0, como si hubiese faltado. Me bajó el promedio a 13. Al final por lo menos pasé”.

Muchos jugadores ven como una salida fácil el hecho de ser entrenadores de fútbol. No es el caso de Leao, quien se ve un área más de oficinas: “A pesar de tener el curso de entrenador que también lo hice en la UNSA en Arequipa, me voy definitivamente por la gerencia. Quiero sustentar mi respuesta. Yo creo que estamos muy por debajo del nivel mínimo para darle el soporte necesario al fútbol en la parte administrativa. Creo que si se puede hacer. Es un tema de gestión. Los equipos tan grandes como Alianza o la U tienen una ventaja competitiva con respecto a los demás, que es mucha gente en cantidad de jugadores que quieren estar en sus equipos. Para mi estamos fallando en nuestros sistemas de atraer jugadores y retenerlos”, prioriza.

Actualmente, Leao Butrón se encuentra en el curso de Administración y Gestión de Deporte en la Universidad Pacífico. Están analizando el plan de Sporting Cristal que inició en 2011: “Más allá de la compra de jugadores, hay otras cosas que se han hecho dentro de la gerencia deportiva y es sobre qué quieren tus divisiones menores hacia el futuro. Qué plan tienes tú para los jugadores formados por ti y para los comprados. Está hecho muy bien. Los últimos 8 años son espectaculares. Me he dado cuenta de la razón por la que le ha ido tan bien a Cristal. Ha sido que se ha logrado, tanto en la parte deportiva como en la económica. Lo ha hecho un club autosostenible”.

Pero Leao no solo ha invertido tiempo (y dinero) en formarse. También cuenta con una escuela de porteros: “Tiene 10 años. Paradójicamente creo que no le he puesto la fuerza que debería ponerle. No sé si por viajes o concentraciones, pero si yo como tengo pensado potenciar esa escuela, definitivamente dará resultados porque no será una mera escuela donde ocuparás hora y media de tu tarde para jugar y patear la pelota. Yo no me siento entrenador, pero me gusta compartir lo que yo pensaba a su edad”, cuenta.

Su plan a futuro para el crecimiento de la escuela radica en la profesionalización segmentada: “Yo más que crecer y poner una escuela en cada distrito, me gustaría hacer un nicho. Hacer un buen trabajo y que vayan a mi escuela para darle las herramientas a los que vayan a llegar. Sabes que llega un 5% en un club profesional. Imagínate una escuela. Quiero darle armas y progreso al padre de familia para ayudar a su hijo en la parte nutricional, en la psicomotricidad, en muchas cosas más que se dan a nivel profesional que se deberían dar a nivel amateur”. 

Leao Butrón es un arquero más que completo. Estudios, su propia escuela y solvente bajo los tres postes. Como dijo Benjamin Button, la vida se define por las oportunidades y Leao está preparado para ellas.