Publicada el 31/08/2019

En Estados Unidos, a través de un enriquecimiento cultural con relación al apoyo e interés mediático que se genera con respecto al fútbol, los clubes de la Major League Soccer empezaron a valorar dicha oportunidad como la ocasión perfecta para empezar a cambiar el concepto de contratar solo jugadores con un bagaje acumulado, y empezaron apostar por la juventud con la intención de generar una rentabilidad a futuro, lo que les llevo especialmente a Sudamérica, lugar donde desborda talento y en el cual la mayoría contemplan la opción jugar en la liga antes de dar el ansiado paso a Europa, el sueño todo futbolista.

En base a esto, y tomando como punto de referencia algunos casos de éxito como la gestión del Atlanta United, equipos como Los Angeles Football Club (LAFC) se tomaron la misión de estructurar un buen trabajo de scout/seguimiento, donde dentro de ese gran trabajo, destaca un colombiano: Eduard Atuesta. Pieza fundamental en el armado futbolístico de Bob Bradley.

Para entrar a dar una valoración concreta, cuando Eduard Atuesta dejó el fútbol colombiano (Independiente Medellín) era conocido como un jugador más para brindar apoyos en transición o en fase ofensiva, sin olvidarse de su buen comportamiento en funciones táctico defensivas.

Al día de hoy, debido a un gran trabajo de adaptación y entendimiento por parte de su entrenador, su juego o posición (mediocentro) tuvo un cambio en puntual que le sirvió para una gran progresión profesional.