Publicada el 13/08/2019

La llegada de Francesco Stifano al Zulia FC ha generado un cambio de paradigma dentro de la filosofía futbolística reciente que ha tenido el conjunto negriazul de la mano de entrenadores como Carlos Horacio Moreno, Daniel Farías y Carlos Fabián Maldonado.

“Apostamos a una forma diferente de jugar con la clase de jugadores que tenemos, apostamos que lo defensivo es lo prioritario por la clase de jugadores que tenemos (…) Uno tiene que adaptarse a los clubes a donde va y a la clase de jugadores que tiene, uno siempre tiene que tener una idea y adaptarse a los jugadores y eso te hace un entrenador mejor, buscar sus mayores virtudes para poder lograr los resultados que uno quiere”, termina declarando hace unos meses el técnico venezolano en una entrevista realizada por esta web, en donde explica que el funcionamiento del conjunto negriazul se basa, principalmente, en la plantilla con la que cuenta. Pero, más allá de eso, ¿cómo juega el Zulia FC?

El combinado negriazul cuenta con una idea de juego muy reconocible que, viene de la mano, con una intención principal reactiva y con un planteamiento defensivo, con un punto de partida retrasado, con la intención de generar espacios hacia delante para que sus principales figuras ofensivas tengan espacios para correr, maniobrar e interrelacionarse. 

El Zulia FC parte de un 4-2-3-1 en su esquema, pero a nivel defensivo se transforma en un 4-4-2, con el mediapunta acompañando al delantero centro en el confección del bloque bajo, que en diferentes escenarios, toma diferentes formas dependiendo de cómo ataque el contrincante. Por ejemplo, si el contrincante utiliza las bandas para agredir y ser vertical, los volantes externos retroceden hasta la posición de lateral, dejándole la libertad al carrilero para que ingrese al área y genere superioridad en el área. Por otro lado, si el rival es fuerte armando por el carril central, el equipo se compacta y libera los costados pero con la obligación de bloquear el centro al área.