Publicada el 13/08/2019

Grêmio ha sido un animador de las últimas ediciones de la Copa Libertadores, obteniendo el título en 2017 y llegando a semifinales en 2018. Y en la edición del 2019, el conjunto de Porto Alegre continúa buscando marcar hegemonía. Por lo pronto, a principios de año se termina quedando con el Campeonato Gaúcho y actualmente lucha por posicionarse lo más alto posible en el Brasileirão.

Con un dibujo inicial generalmente de 4-2-3-1, la construcción del juego y el desarrollo de las progresiones ofensivas están a cargo de un doble mediocentro conformado por Matheus Henrique y Maicon. Ambos poseen buena técnica, criterio para la ubicación y despliegue en la cancha. Las jugadas inician con ellos manejando los tiempos y distribuyendo la pelota de manera tal de favorecer la circulación y la acumulación de jugadores en terreno ajeno.

Este trabajo lo realizan en función de la idea de Renato Portaluppi de que su equipo tenga la posesión el mayor tiempo posible. Para ello suman mucha gente en el campo rival, produciendo la proyección de los laterales para ocupar todos los pasillos del frente de ataque.