Publicada el 12/08/2019

La MLS hace unos años se hizo víctima de un tópico que hablaba de que era una liga para jugadores “retirados”. Esta es una idea que poco a poco se va quedando sin fundamentos, porque Estados Unidos empieza a ser el puerto de muchos talentos jóvenes en busca de una oportunidad de demostrar su talento fuera de su país de origen. Ahora esta liga se ve como una especie de trampolín o de transición para los jugadores que desarrollan su talento ahí para luego dar el salto al viejo continente como jugadores con más experiencia y menos errores por pulir.

Thomás Chacón va a empezar a desarrollar su juego en diferentes latitudes. Un jugador que tiene toda una carrera por delante y que sirve para seguir demostrando que la MLS no es una liga para ir a retirarse, sino que está en constante crecimiento, debido a eso, cierta parte del talento sudamericano emigra hacia territorio norteamericano.

La posición natural de Thomás es jugar detrás del delantero como mediapunta. El contexto perfecto para que el jugador pueda desarrollar sus cualidades es dentro de un 4-2-3-1, pero si su entrenador no decide disponer de un “10” puede actuar en la banda izquierda para jugar a pierna cambiada.

Cuando actúa en la banda izquierda, se caracteriza por recibir el balón pegado al costando, dándole la espalda a la línea de cal para recibir de forma orientada. Además, también puede recibir balones a profundidad entre el espacio que proporciona el defensor central y el lateral derecho rival.

Mientras que, cuando juega de “10” tiene como tarea recibir a espaldas de los mediocampistas rivales, generando líneas de pase para los poseedores de la pelota con la finalidad de que ellos puedan filtrar y él tener espacio-tiempo necesario para recibir cómodo y generar su juego.