Publicada el 22/07/2019

La llegada de Jorge Jesus termina significando, por lo menos en la previa, un salto de calidad para el Flamengo de cara a las próximas temporadas. El portugués, de vasta experiencia en el balompié internacional (comienza su carrera en el Vitoria Setúbal en el 2000, pasando por equipos como Sporting Braga, Benfica y Sporting de Lisboa) llega a Río de Janeiro para darle a su club una evolución en cuanto a comportamientos tácticos y conductas individuales en pro del crecimiento del colectivo que, en estos primeros compases de su aventura en suelo sudamericano, se están notando y dejando sensaciones positivas pero con la necesidad de seguir dándole continuidad para asentarlos en la plantilla.

Además, de todo lo antes mencionado, Jorge Jesus cuenta con una de plantillas a nivel individual más ricas del continente con nombres propios que destacan por encima del resto y a los que a nivel colectivo es necesario darles un contexto favorable para ver sus mejores versiones, principalmente a nivel ofensivo donde aparecen nombres como Diego Ribas, Éverton Ribeiro, De  Arrascaeta, Robert Piris, Vitinho, Gerson, Bruno Henrique, Gabriel  Barbosa y Lincoln, quienes destacan por encima del resto en Sudamérica por sus cualidades técnicas.

Por ello, en estos primeros partidos, se está viendo un Flamengo ofensivo que intenta progresar con la pelota dominada y muy fresco a nivel ofensivo a la hora de moverse para ocupar espacios y asociarse, pero con problemas en la circulación de la pelota, una de las aristas a mejorar pensando en el futuro. Por ello aprovecharemos este inicio para describir estos primeros aspectos tácticos que está intentando implementar con coherencia Mestre da Táctica.

1. Esquema.

Jorge Jesus utiliza el 4-1-3-2, evolución del 4-4-2 que intentó implantar en el comienzo, como esquema principal con la presencia de un único mediocentro posicional (Willian Arão o Gustavo Cuellar) que sirve de metrónomo con o sin pelota y con un enganche (Diego Ribas) que tiene una relevancia capital dentro de la circulación de la pelota en cada tramo del terreno de juego.

Por otro lado, cuentan con dos externos (Giorgian De Arrascaeta, Éverton Ribeiro, Vitinho) que tienen la responsabilidad de entregar profundidad y amplitud en ataque, aunque participen constantemente en el carril interno, y a nivel defensivo toman carriles interiores, formando un rombo con el MCD y enganche, para potenciar el repliegue post presión alta.