Publicada el 29/06/2019

Pese a las dificultades con las que llegaba a la Copa América, Chile ha conseguido cuajar un funcionamiento colectivo que lo ha transformado en un conjunto competitivo en los escenarios más complicados, consiguiendo dominar con una suficiencia llamativa los encuentros que enfrenta. En esta les tocó despachar, desde los puntos del penal, a la Colombia de Carlos Queiroz que llegaba al partido con tres victorias, sin recibir goles y con sensaciones muy positivas tanto desde el rendimiento individual como colectivo.

Pese a un comienzo lento, donde los cafeteros consiguieron dominar desde la presión alta en campo rival y la circulación rápida de la pelota, La Roja encontró el camino para cambiar el guión de la película, darle un desenlace más favorable y, pese a tener que llegar a las instancias más definitivas, poder escribir el final que ellos querían.

Con Reinaldo Rueda como escritor y con intérpretes comprometidos con los conceptos, la película fue un éxito aunque no tenga, por lo menos hasta este momento, las características para ganar un Oscar, debido a los inconvenientes para generar oportunidades de verdadero peligro contra el arco de David Ospina. Desde La Pizarra del DT, analizamos las claves del triunfo chileno y su clasificación a las semifinales:

1. La trampa en el press

Después de un comienzo dubitativo (donde el rival dominó presionando y circulando la pelota con velocidad), Chile comenzó a recuperar la pelota y ganar metros en el terreno de juego a partir de una presión en campo rival, con la intención de neutralizar los mecanismos creativos colombianos y forzándolos a jugar por los costados, donde, con la línea como limitante, la intensidad aumentó y los chilenos comenzaron a generar constantes superioridades numéricas con los laterales e interiores perfilados para forzar la verticalización por ese costado o a que Colombia reiniciara la jugada haciendo pases defensivos pero de una alta dificultad al estar rodeado de tantos efectivos. La idea fue cerrar el medio, que el por omisión ventilara a la banda y ahí aumentar la intensidad para recuperar.