Publicada el 27/06/2019

Argentina es hoy una selección llena de problemas. Aunque han ido de menos a más en la Copa América, Lionel Scaloni todavía no ha encontrado ni su idea ni su funcionamiento táctico, llegando a recordar por momentos a la época de Sampaoli en el Mundial de Rusia 2018, donde había más errores definidos que concepto claros (para no tocar “con las pinzas” los procesos anteriores”).

“Hace tres años que vemos la misma película”, llegaría a comentar Juan Pablo Varsky en Twitter, después del partido de Argentina ante Colombia. Así que, a continuación, desgranaremos los problemas con los que convive el funcionamiento de la selección argentina en cada fase del juego en estos momentos.

1. Espacio para actuar a los poseedores rivales.

Argentina, sobre todo ante Colombia y Paraguay, le dejó espacio-tiempo a las piezas rivales encargadas de la salida del balón (tanto los centrales como los laterales como centrocampistas). Es decir, algunos jugadores argentinos actuaron como si fueran unos espectadores en ciertas acciones o también tuvieron el comportamiento de aguantar en búsqueda de dar libertad al adversario para así anticipar la siguiente acción, pero no ocurrió. No presionaron ni pudieron interpretar el próximo movimiento.

Sin embargo, por algunos pasajes del partido de Catar, tanto Lautaro Martínez como Sergio Agüero se sacrificaron para no darles espacio a los futbolistas contrarios, llegando a bajar a su propio campo en determinadas acciones. Aunque cuando se cansaron de perseguir a sus adversarios, por instantes de modo aislado, el conjunto argentino se partió en un 7 + 3, donde se evidenció la falta de energía para anticipar, cortar y presionar.