Publicada el 16/05/2019

Desde la llegada de Ignacio Ambriz, León se ha convertido en el conjunto mexicano que mejores sensaciones deja en cuanto a lo futbolístico. Pese a no contar con una de las plantillas más poderosas del campeonato, en cuanto a nombres e inversión en comparación a la de América, Monterrey y Tigres, su despliegue individual y táctico lo han colocado en una posición privilegiada, pero acorde a los comportamientos y conductas colectivas que realizan minuto a minuto en cada encuentro. Con el pasar del campeonato, su técnico ha ido probando diferentes variantes hasta llegar a los automatismos que lo han llevado a ser denominado el mejor equipo de México. A continuación algunos factores que han propiciado este nivel:

1. La progresiva presión. León alterna constantemente su idea defensiva, pero su principal intención es confeccionar siempre el bloque en 4-4-2 o 4-2-3-1 detrás de la línea de la pelota, cerrando carriles interiores, para ir aumentando la intensidad de la misma hasta poder recuperar la esférica en campo rival y poder generar desde esa zona. Lo mismo ocurre en banda donde, utilizando la línea de cal como limitante, obligan al rival a realizar ejecuciones casi perfectas para poder verticalizar su posesión.