Publicada el 12/05/2019

Sebastián Gómez nos deja observar ese tipo de jugador que interpreta un sin fin de variables conforme al partido o a las circunstancias que su equipo va necesitando. Muestra de ello, es la grata impresión que deja fecha tras fecha en el campeonato colombiano, dejándonos ver a un jugador totalitario en todo el sentido posicional del aparato táctico dentro de su equipo, donde su moderno estilo nos permite disfrutar de un mediocampista supremamente completo.

Sus condiciones ya las mostraba desde su paso por Leones, en el cual destacó muchísimo, especialmente con su eficiencia en la entrega del balón. Dichas actuaciones no tuvieron un foco o reconocimiento por parte de mucha gente, quienes no le vieron en su regreso Atlético Nacional como ese jugador que pudiese generar un impacto inmediato dentro de la estructura deportiva. Sin embargo, con su trabajo constante y grandes actuaciones, se ganó el respeto y admiración de todo el entorno. A día de hoy, es el futbolista más determinante del equipo, en donde con su presencia se nota una diferencia dentro de la propuesta, te genera la sensación de que algo va a pasar, algo va inventar.

Desempeñándose como un mediocampista mixto en un 4-2-3-1, a veces como recuperador en la idea que plantea el entrenador, Paulo Autori. Destaca principalmente por sus aportes con balón desde la primera línea de volantes, donde sus condiciones técnicas (visión de juego) junto a un gran físico le permiten tener una influencia en todos los sectores del terreno de juego. En el cual, aporta de gran manera tanto en la recuperación, elaboración como en la anotación.