Publicada el 26/04/2019

El futbol está en constante evolución. Cada año se está intentando cambiar para mejorar. Y también ocurre porque están surgiendo varias herramientas tecnológicas que permiten apreciar ciertos detalles dentro del propio juego, donde sobre todo se intenta profundizar en dónde utilizar a ciertas piezas en el campo para así poder aprovechar los espacios en la puesta en escena.

Ahora bien, en la actualidad, sobre todo en la élite europea, hay una tendencia de reconvertir a los mediocampistas en laterales, como el caso de Joshua Kimmich con Pep Guardiola en el Bayern München y también el mismo técnico español, pero en el Manchester City con Fabian Delph. Asimismo, hay otros ejemplos como el de Sergi Roberto con Luis Enrique en el Barcelona y De Marcos en el Athletic Club comandado por Bielsa.

Sin embargo, en América no se ha visto tanto este detalle, quizás en Marcos Acuña en la selección argentina de Sampaoli. Y quizás sorprende, debido a que Nicolás Tagliafico, en una entrevista de Juan Irigoyen para el diario El País, comenta que “en las inferiores no se laburan laterales. Y en el fútbol moderno el lateral es fundamental. Los chicos quieren ser delanteros o mediapuntas y si son grandotes los ponen de centrales. Se simplifica todo. El que tiene buen pie va de cinco y los rápidos van de extremos. Pero no se buscan laterales. Es rara, es una posición que parece olvidada. Tampoco ningún chico dice que quiere ser lateral”.

Pregunta.- ¿Es posible que está tendencia del futbol europeo sea adoptada por los clubes latinoamericanos en un futuro?

Vicente Muglia.- Esa tendencia casualmente la vemos en equipos dirigidos por Guardiola, que fue el entrenador que innovó con la inclusión de estos lateriores, es decir, laterales que funcionan como interiores, ya sea a la hora de tener la pelota, administrarla y tener juego. Sucedió con Kimmich en el Bayern y Delph en el City.

Es una tendencia que puede llegar a surgir en el fútbol argentino y en el sudamericano, porque hemos visto que, aunque a veces tardan un poco más y a veces un poco menos, las tendencias, en cuanto a táctica y estrategia que se observan en Europa, en algún momento terminan desembarcando en el fútbol sudamericano. Así que no sería de extrañar que esta situación la podamos observar muy pronto en las canchas de Sudamérica.

Richard Páez.- Toda expectativa, todo cambio y toda evolución en el fútbol va a ser tomada en cuenta por técnicos alrededor del mundo. El pensar en reconstruir mediocampistas en laterales, es una perspectiva siempre ofensiva y de atrevimiento. Es apostar a la posesión del balón, a la precisión mucho más técnica en la resolución de las jugadas, apostando la prioridad al juego ofensivo y a defenderse con el balón. Va a ser una tendencia que va a tener adeptos seguramente en el futbol sudamericano.

P.- ¿Esté movimiento los entrenadores lo llevan a cabo para generar ventajas en una posición del campo o para solventar un problema?

V.M.- Son ambas cosas. Por un lado, tener un volante interior o volante central como lateral, lo que genera una rápida adaptación, a la hora de tener la pelota, a realizar el movimiento de internarse por los pasillos centrales, porque tiene la facilidad de que ya conoce su hábitat, es una zona conocida, entonces, el hecho de hacer la diagonal y jugar por dentro en vez de dar amplitud a los ataques, y generar un mayor control del juego y gestionar el juego por adentro, es algo que ya lo saben hacer, porque son zonas de la cancha que suelen transitar.

Y solventar un problema. En el caso de Fabian Delph, a Guardiola le generaba un problema no tener a Mendy, porque estaba lesionado y no contaba con un lateral izquierdo natural. A la hora de improvisar prefería colocar a un jugador que le podía dar mayor salida, porque en teoría tendría una mayor técnica al momento de jugar con el balón, que colocar a un lateral derecho en la posición de lateral izquierdo. Por ello ocurre en ambos casos, para tapar un “bache” o para generar una superioridad en una zona del campo, donde se necesita a un jugador que, en teoría se supone que tenga más técnica con el balón, puede sacarlo de una manera más segura.

R.P.- Toda decisión técnica genera tanto cosas positivas como aspectos de influencia negativa. El colocar volantes de laterales le da una característica de decisión mucho más rápida a la resolución de jugadas ofensivas, pero genera también una predisposición a tener dificultades defensivas, como es el juego del 1 vs. 1 o de cerrar a la espalda de los centrales, o también el de tener siempre la intención defensiva preventiva.