Publicada el 20/04/2019

La llegada de Miguel Almirón a St James' Park suponía un cambio de paradigma para los planteamientos de Rafael Benítez, que por primera vez cuenta con un jugador de esas características en su esta nueva pasantía en la English Premier League. Por ello, pese a tampoco darle un giro radical a sus conceptos, el entrenador español necesitaba confeccionar un contexto donde el paraguayo pudiera tener mayor participación en el desarrollo del partido, entendiendo que su conjunto donde no predomina el dominio con la pelota en los pies,  pero que también pudiera influir, siendo el más talentoso de la plantilla, en el último tramo del terreno de juego, donde se definen los partidos. Y lo logró.

Esta nueva versión del Newcastle, que nace en la victoria contra el Huddersfield Town en la cual justamente debuta como titular el ex Atlanta United, tiene un esquema que se dibuja con un 5-4-1, que muta a un 3-4-3 en ataque, donde Miguel Almirón funge como esa figura más adelantada del costado derecho por donde Las Urracas construyen el mayor porcentaje de oportunidades de peligro. Pero, más allá de tener ese punto de partida tan abierto, tiene la libertad para moverse por toda la cancha donde le entrega ese plus de calidad a los cortos pasajes con la pelota que tiene su equipo, apoyándose con la aparición ofensiva de Matt Ritchie como carrilero.