Otamendi con Guardiola



Nicola%cc%81s otamendi


Por: Hovannes Marsuian y Luis Suárez (@)

Dentro del imaginario popular, "hábito" debe estar en el top de las palabras que se les repiten a los chicos en su etapa formativa. La Real Academia Española define el concepto mencionado como: “modo especial de proceder o conducirse adquirido por repetición de actos iguales o semejantes, u originado por tendencias instintivas”. Analizando el término y extrapolándolo al fútbol, la figura del defensor –en cualquiera de sus variantes– se apega directamente a la necesidad de ejecutar un plan de análisis de rival y de cómo responder en determinados momentos. En síntesis, estudiar el fútbol.

Quizás se puede hablar de un antes y un después en el fútbol con el surgimiento del FC Barcelona de Pep Guardiola. Porque ese conjunto logra rozar o entrar –dependiendo del punto de vista de cada aficionado– en un mundo perfecto, al conseguir ganar jugando bien, teniendo lo segundo como intención principal. Además, con este período, ocurre una transformación en este deporte, en muchísimos aspectos, uno de ellos es la evolución de los roles de cada posición. En el caso del defensor central ocurre algo importante, porque se empieza a creer más en la idea de que no se puede dividir entre ataque y defensa, porque el defensor puede atacar. Y una de las maneras para ejecutarlo es conduciendo o dando un pase a un mediocampista, extremo o delantero para avanzar metros en el campo. Hoy en día, el técnico catalán ha despertado a un futbolista argentino, esas ganas de aprender, involucrándolo en el día a día con el propósito de que piense y se haga preguntas para buscar mejorar. Su nombre: Nicolás Otamendi.

Al principio, se dudó de que el argentino lograse un nivel altísimo con Guardiola por su ímpetu y temperamento, pero el técnico español consiguió convertirlo en un futbolista con sobriedad y pulió la técnica de un tipo con carácter para intentar cualquier acción, sobre todo porque le creó un contexto para que todos los caminos fuesen más fáciles. 

Otamendi es el ejemplo ideal para explicar la posición del defensor central en el fútbol actual, porque es un tipo que conduce, fija y atrae una marca y toca. O genera triángulos de pase para progresar y círcular. Buscando explotar siempre los espacios con firmeza. Y encargándose de ser uno de los primeros actores en proceder en la puesta en escena ofensiva de su equipo, porque el primer pase es fundamental en los equipos de Guardiola para generar ventajas.