Publicada el 26/02/2019

Este año, la regla de la bolsa de minutos va a tener un cambio considerable que va a dar más cabida a jugadores jóvenes. Y pese a que la selección peruana termina realizando un mal papel en el último Sudamericano Sub-20, el fútbol incaico sigue mostrando detalles interesantes. Lo visto en el 2018 con jugadores como Jairo Concha, Marcos López, Martín Távara, Brayan Velarde, Ángel Zamudio, por mencionar algunos, demuestra que la producción de talento continúa. Así que, en La Pizarra del DT decidimos realizar una lista con las piezas a seguir para este 2019.

Sebastián Gonzales (Sport Boys / Delantero / 1999). La irregular gestión de Sport Boys el año pasado, luego de conseguir un impecable regreso a Primera termina debilitando al plantel para la nueva campaña. La partida de jugadores importantes como Luis Tejada, Jhonnier Montaño y Joazhiño Arroé, y los problemas económicos, obligan al club a utilizar a sus juveniles.

Este contexto favorece a Sebastián Gonzales, quien es un centro delantero que se dio a conocer en enero por integrar la selección que participó en el Sudamericano Sub-20. El jugador salido de Sporting Cristal se caracteriza por su juego físico. Mide 1,98 cm. y su principal virtud está en el juego aéreo y la fricción.

Jesús Pretell (Sporting Cristal / Mediocampista defensivo / 1999). La Universidad San Martín es uno de los equipos que más utiliza juveniles en el campeonato peruano. El equipo ‘santo’ busca potenciarse como club a través de sus canteras y de las cesiones de jugadores procedentes de otros equipos. En los últimos años, San Martín ha recibido jugadores de Sporting Cristal, con el fin de conseguir un beneficio mutuo. Uno de ellos es Jesús Pretell, quien el año pasado termina siendo prestado por los rimenses con el fin de darle continuidad.

El mediocentro de 19 años tiene una buena capacidad de ubicación, pase seguro, anticipación y visión de juego. Para el 2019, vuelve a Cristal para ocupar el espacio dejado tras la salida de Josepmir Ballón y, con Jorge Cazulo como modelo, se espera que pueda dar un salto de calidad clave en su carrera.

Yuriel Celi (Academia Cantolao / Centrocampista / 2002). La nueva gestión en la Federación Peruana de Fútbol y el nuevo sistema de captación de talentos en el país debería ver sus primeros frutos este año. La categoría de futbolistas 2001 y 2002 conforman el plantel de la selección peruana que va a competir por un cupo en el Mundial Sub-17. Celi es parte de ese equipo.

Procedente de la selva, juega para la Academia Cantolao desde sus divisiones menores. El año pasado termina militando en la Reserva del club luego de mostrarse a gran nivel con la selección en el Sudamericano Sub-15. Es un zurdo con una técnica interesante, buen golpeo de balón y visión de juego.

Esas características lo hicieron pasar de la suplencia al equipo titular en la selección Sub-15 y hoy en día a ser un jugador indiscutible para el seleccionador Carlos Silvestri. Comparan su juego con Yoshimar Yotún y se predice que puede ocupar sus funciones a largo plazo en la selección mayor. Por todo esto, a sus casi 18 años, ha sido promovido al primer equipo del ‘Delfín’. Una oportunidad única de exposición para su carrera.

Arly Benítes (César Vallejo / Mediapunta / 1997). La Universidad César Vallejo retorna a la máxima categoría después de militar por primera vez en el Ascenso durante las últimas dos temporadas Un club con potencial importante en lo económico, también intenta dar una mano a sus canteras.

En el año en que peleaban el descenso, Arly tendría una fugaz aparición con 18 años en el 2017. Un golazo en el Cusco pasando por entre tres rivales sería una de sus cartas de presentación. Su habilidad, técnica, buen control de balón, visión de juego y su atención para el gol se expondrían en la Segunda División.

El mediapunta va a tener este año más posibilidades de mostrarse con José Del Solar, un entrenador que toma en cuenta a sus juveniles en el plantel. Con 21 años, Arly puede tener su próximo salto de calidad.

Junior Huerto (Universidad San Martín / Defensa central /1999). Un distintivo de la selección peruana de Ricardo Gareca es la participación de los defensores con la salida limpia de balón. Esta aptitud se va desarrollando con el tiempo, pero los conceptos deben ser aplicados desde jóvenes en los jugadores. En la Universidad San Martín valoran estas nociones con sus zagueros. Y un jugador que ha adoptado muy bien esta idea es Junior Huerto.

El defensor de 19 años es un zurdo, que mide 1,80 cm. y que su principal característica es la salida del balón. Tiene el perfil de un defensor que busca la anticipación antes del juego friccionado. Tiene la experiencia en selecciones, ya que milita en ellas desde la Sub-15 hasta la última Sub-20 en la que termina participando en el Sudamericano. Buena lectura del juego y conocimiento para ubicarse bien en los espacios del lateral izquierdo y mediocentro, lo colocan como un zaguero a tomar en cuenta en la presente temporada.