Publicada el 10/02/2019

Fabián Coito creó una selección uruguaya Sub-20 muy distinta a la del 2017, debido a las características de sus futbolistas. Mantuvo el 4-4-2 para buscar el equilibrio entre sus piezas, pero el ataque se concentró en un juego directo, con pocos toques de balón para construir.

Dentro de esa búsqueda de equilibrio, Nicolás Acevedo se convirtió en una pieza clave, tanto para cerrarle líneas en el pasillo interno al rival como también para ser una opción ofensiva fundamental desde el toque. Y a partir del pase logró sobre todo destacar, al ser un futbolista con la capacidad de manejar distintos estilos durante un encuentro: filtra, lanza ataques y mantiene la posesión.

Es un futbolista con una capacidad técnica notable. No es brillante, pero tampoco falla. Es cumplidor en ese aspecto. Sobre todo al momento de tocar, lo que le permite ser distinto al buscar a sus compañeros, porque mezcla sus pases. Entre ellos se encuentra la habilidad para filtrar balones, dejando en ventaja (espacio-tiempo) a los futbolistas de su equipo en zona de definición o cualquier otro sector.

Además, posee un buen golpeo del balón para enviar pases largos a espaldas de la defensa rival, ya sea buscando a su compañero fijo en la banda como también para que ataque ese espacio. En Uruguay Sub-20, se llegó a observar una muy buena cantidad de pases a zona izquierda intentando conseguir a Schiappacasse.

Asimismo, también puede buscar mantener la posesión del esférico. Tocando con piezas cercanas para acumular líneas de pase, hasta conseguir a algún compañero que pueda avanzar. O para que él mismo pueda arriesgar con algún pase filtrado. En esta faceta, activo de manera constante los giros para intentar encontrar futbolistas de su equipo en el pasillo débil.

Durante la ejecución del giro, logra colocar el cuerpo para proteger el balón y poder tocar. Sin embargo, tiene un problema si el rival lo marca con intensidad, porque se desespera y toca por tocar, o simplemente pierde el esférico. Aunque si el marcaje del contrario es simple (no intenso), puede salir con facilidad, pisando el balón).

Es un futbolista con la capacidad de equilibrar a su equipo, porque aporta ofensivamente (arriesga al tocar y tiene cierta imaginación al pasar), pero también atrás, donde logra destacar, ya que su posición natural es la de defensor central. Sin embargo, su técnica al robar no es la más regular, debido a que no es un especialista al instante de meter el pie para cortar.

Eso sí, desde el mediocentro, consigue ser importante al momento de realizar coberturas en las bandas. Sin embargo, no demuestra tanta capacidad para ser un “5” posicional, ya que demuestra ciertas características para hacer recorridos en ambas áreas.

Nicolás Acevedo es un central por naturaleza, que ha jugado en la Sub-20 de Uruguay en un doble pivote, demostrando más características de “8” que de “5”. Sin embargo, el tiempo lo puede ayudar a convertirse en un “mediocentro” más posicional.