Publicada el 28/01/2019

Jorge Célico dibuja una especie de 4-2-3-1 en su puesta en escena, donde en el extremo derecho actúa Gonzalo Plata, de “10” aparece Jordan Rezabala y el futbolista que ocupa la banda izquierda es Alexander Alvarado, quien está siendo una futbolista decisivo en la selección Sub-20 de Ecuador.

Alvarado es un futbolista que de manera constante busca recibir pegado a la banda, con la parte trasera del cuerpo hacia la línea de cal para así poder estar bien perfilado y tener dos opciones al momento de intentar salir de su marca, ya sea para recortar hacia el pasillo interior como también para encarar por el carril de afuera (la cual hace de modo regular cambiando el balón ágilmente de derecha a izquierda, acompañada con un regate que casi siempre es una bicicleta). Cuando toma la decisión, demuestra un cambio de ritmo para desequilibrar y desorganizar a la defensa rival, sobre todo cuando se trata de un 1 vs. 1.

No es un futbolista acelerado al decidir. Posee cierta pausa para aguantar y tomar la mejor opción, ya sea para tocar con algún compañero y dejarlo en ventaja (sobre todo cuando le viene una marca de dos rivales) como también para encarar (si el caso presenta un 1 vs. 1).

Sin embargo, llega a demostrar algo de aceleración al decidir. Eso ocurre cuando va a recibir, ya que de manera regular lo hace con la pierna derecha, es decir, su pierna cercana cuando se la pasan y se encuentra en la banda izquierda. Pero, en ciertos momentos, busca recepcionar con su zurda (pie débil) y ahí se le puede ir algo larga por atorado. O también si llega a cambiar de decisión tarde (querer recibir primero con la zurda y cambiar de intención para hacerlo con la diestra).

Su gesto técnico más débil es el control, sin embargo, técnicamente demuestra ser un futbolista capacitado, sobre todo para conducir con el balón –prácticamente– atado al pie y lo demuestra en sus cambios de ritmo con regate feroz. Y también al tocar, pero no es un extremo acumulador de juego, sino más de dar el último pase.

Además, es un extremo que le gusta recibir pie, sin embargo, demuestra de manera constante movilidad, para aportar en ciertos momentos desplazamientos hacia el espacios, ya sea de adentro hacia afuera o viceversa. Sin embargo, no es un futbolista que destaque en ese rol y si lo llega a ejecutar, no busca tanto la espalda de la defensa rival, sino la de los volantes.

En resumen, Alexander Alvarado es un encarador, que puede aparecer en el carril interior, pero no aporta tanto juego entre líneas, sino que lo suyo es recibir en amplitud en la banda para abrir caminos, ya sea desbordando por la banda o buscando el arco por dentro. Es un extremo que busca jugar al pie y no tanto al espacio.