Publicada el 28/01/2019

El tema del sonado juego directo es polémico. Su ejecución está asociada con la falta de identidad de juego. Tiene fama de poco efectivo y reductivo. En este artículo dilucidamos qué hay de cierto en esas hipótesis.  

Ciertamente los equipos que ofensivamente se desenvuelven a través del juego directo le dan poca importancia a la salida desde el fondo. Directo quiere decir que entre el nacimiento de la jugada hasta al final hay pocos pases. Todos los entrenadores lo aplican dependiendo de la circunstancias, pero hay otros en los que solo recurren al mismo para hacer daño. Son planteamientos en los que la posesión del balón no está contemplada por muchos segundos. La mayor parte del tiempo, defienden.

Un modelo de juego puede contemplar varias modalidades dependiendo de cómo va a planificar el partido. Porque es posible que un equipo juegue más de juego de posición de local, pero de visitante se defienda más y ataque directo. Mientras más defensivo es el planteamiento, más directo tendrá que ser su ataque.