Publicada el 18/01/2019

Alfaro ha llegado a Boca Juniors en busca de crear una nueva identidad para cumplir el objetivo de ganar la Copa Libertadores. El camino es largo y está empezando con la búsqueda de armar una plantilla fuerte, que sobre todo se encuentre completa, es decir, que tenga una buena base tanto en el once titular como en el banco de los suplentes. Y uno de esos nuevos futbolistas para reforzar la nómina del conjunto argentino es Iván Marcone

Ahora bien, Gustavo Alfaro fue entrenador de Marcone en Arsenal. En la primera etapa (2006-2008) del técnico en el club argentino, el futbolista solo llegó a entrenar con el primer equipo (época de juvenil), pero no lo hizo debutar. Mientras que, en el segundo periodo (2010-2014), se convirtió en una de sus piezas fundamentales.

El jugador argentino convivió dentro de una especie de sistema dibujado en un 4-4-2, es decir, posicionado en un doble pivote, en donde empezó a demostrar ciertos conceptos de juego, sobre todo el de recuperación de balón, ya que empezó a impresionar con su lectura para anticipar y después entregar el esférico a un contario en ventaja. “Aprendí mucho tácticamente, sobre el orden, la concentración, la estrategia (...) la base de Gustavo me fue fundamental para después ir adquiriendo experiencias”, comentó en una entrevista –en el 2017– con el blog Centrojás.