Publicada el 11/01/2019

ACTUALIDAD

La selección peruana Sub-20 va a estar en el grupo B del Sudamericano Chile 2019, donde va a enfrentar a Argentina, Ecuador, Paraguay y Uruguay. Su debut va a ser contra el seleccionado uruguayo, en la ciudad de Talca, el 18 de enero.

El seleccionado dirigido por Daniel Ahmed va a intentar por segunda vez conseguir la primera clasificación a un Mundial de la categoría, con un cuadro que busca imitar lo hecho por la mayor. De lograrlo, el éxito puede ser un gran paso en el proyecto a largo plazo del fútbol peruano.

Ahmed va a volver a tener la oportunidad de llevar a Perú al Mundial Sub-20, ya que en el 2013 tuvo el cargo de director técnico en la misma división peruana. Un seleccionado que contó con jugadores como Cristian Benavente, Yordy Reyna, Edison Flores, Renato Tapia y Andy Polo disputando el Sudamericano de la categoría, pero se quedó a un triunfo de llegar a la Copa del Mundo tras perder con Chile en la última fecha.

El ‘Turco’ es uno de los entrenadores fieles a la escuela ‘bielsista’, la misma con la que trabajó en la Sub-20 hace unos años, con la que salió campeón al mando de Sporting Cristal en el 2015 y con la que busca integrar desde que asumió la Unidad Técnica de Menores de la Federación Peruana de Fútbol para estructurar un sistema de competencias.

La rápida salida del argentino Fernando Nogara de la Selección Sub-20 y el antecedente de su papel en el Sudamericano del 2013, llevaron a Ahmed a volver a hacerse cargo de la categoría. Paralelo a su labor con la FPF, el técnico formó un nuevo grupo que tenía en común una mayor experiencia en Primera División en comparación a otros procesos. Además, el plantel contaba con el plus de ser el sparring exclusivo de la selección mayor durante todo el proceso hacia Rusia 2018.

Trabajar directamente con el equipo de Ricardo Gareca ayudó a Ahmed a encontrar al grupo con el que ha trabajado en la mayoría de microciclos en la Videna. Así mismo, una competición que reforzó al colectivo fue el Cuadrangular en Lara, en donde salieron campeones enfrentando a sus similares de Bolivia, Ecuador y Venezuela.

Nueve (9) jugadores de los veintitrés (23) posibles convocados ya tienen un recorrido por la máxima categoría. Mientras que es Dylan Caro, el único jugador convocado desde la Segunda División.

El cuadro dirigido por Ahmed intenta jugar similar a los de Gareca con el 4-2-3-1 como base. Laterales con proyección, mediocentros con visión de juego, extremos con desequilibrio y un centro delantero de área son los perfiles de un equipo que prioriza la posesión.

JUGADORES CLAVES

Jairo Concha (Universidad de San Martín, Perú, 1999). Uno de los jugadores juveniles revelación de la última temporada en el fútbol peruano. Es llamado a ser el principal generador de juego y uno de los elementos desequilibrantes a través de su talento.

El volante de la Universidad San Martín es un volante mixto con tendencia a jugar de mediapunta, posición en la que se desempeña con Ahmed en la selección. Se caracteriza por su movilidad, técnica, visión de juego y su facilidad para asociarse en la volante. Es el integrante de la plantilla con más regularidad en la máxima categoría peruana.

Marcos López (San Jose Earthquakes, Estados Unidos/1999). Le bastarían seis (6) meses para demostrar la proyección que tenía como futbolista. El extremo izquierdo campeón con Sporting Cristal ingresaría de forma inesperada al primer equipo celeste en una apuesta de Mario Salas.

Tras ser fichado como lateral izquierdo, su velocidad, técnica, precisión y pase seguro, lo llevó a jugar más adelantado hasta ser un carrilero más de la delantera más goleadores del fútbol peruano. Cinco goles y seis asistencias en veintitrés (23) encuentros en corto tiempo le valieron para dar el gran salto al extranjero, ya que a inicios del 2019 se concretó su venta al San José Earthquakes de la MLS.

Brayan Velarde (Universitario de Deportes, Perú/1999). La situación de Universitario de Deportes y sus problemas económicos obligaron al club a recurrir a sus canteras. Ahí surgió el nombre de Velarde en la defensa como una solución fresca para una irregular temporada. Debutó en Primera en el 2018, en donde pudo completar veinticuatro (24) encuentros.

El defensor de 19 años es uno de los nuevos valores del club. Además, la experiencia lo obligó a apurar su maduración frente a un contexto difícil para el juvenil y desarrollar su sentido de anticipación, velocidad, atención y potenciar su salida de balón.