Publicada el 11/01/2019

ACTUALIDAD

Ecuador presenta al Sudamericano una de sus generaciones más promisorias en años. Potencia física, velocidad y juego por bandas, las cuales son las principales características de uno de los planteles más interesantes de todos los que va a albergar Chile en el mes de enero.

La selección ecuatoriana llega tras cosechar el segundo lugar en el pasado Cuadrangular Amistoso de Cabudare en noviembre del 2018, tras haberse enfrentado ante Venezuela, Bolivia y Perú, cayendo solo ante estos últimos.

Jorge Célico es el artífice de las ideas en la selección ecuatoriana Sub-20. Goza de años de experiencia en el fútbol mediterráneo. Conoce ‘La Tricolor’ internamente, incluso llegando a dirigir un par de partidos de Eliminatorias ante la salida de Gustavo Quinteros en la selección mayor. Ahora se enfoca en las categorías inferiores.

Además de dirigir a la Sub-20, Célico coordina las categorías Sub-17 y Sub-15 de Ecuador. Fútbol femenino y fútbol sala también forman parte de su labor.

El proceso arrancó a finales del 2017. Antes, Jorge Célico observó a más de 200 futbolistas ecuatorianos, para acabar filtrando a una preselección entre 70-80 jugadores que conformaron la lista final.

El grupo ha trabajado en microciclos durante más de un año, teniendo la oportunidad de afrontar torneos fuera de sus tierras como el Cuadrangular Sub-20 de Cabudare en el 2018. Algunos jugadores incluso han coincidido con los trabajos y convocatorias de la selección mayor, como Jhon Espinoza, Gustavo Vallecilla y Diego Palacios.

La selección ecuatoriana Sub-20, según palabras de su director técnico, intenta emular la idea de juego de la mayoría de los equipos en la Serie A de Ecuador, ya que así “el jugador está más familiarizado con lo que debe hacer y ofrece un mejor rendimiento”.

Ecuador juega con cuatro defensores, dos volantes de primera línea, un volante creativo, dos extremos y un delantero. Partiendo de la superioridad física del equipo por sobre todas las otras selecciones del continente, los dirigidos por Jorge Célico desarrollan un juego explosivo donde la velocidad es la principal protagonista. El juego por bandas con laterales que se proyectan y extremos encaradores, permite al conjunto crear muchas oportunidades de peligro por partido.

Los centrales, además de tener un físico robusto, poseen la capacidad de salir con el balón dominado y encontrar opciones de pase en el centro del campo. Jackson Porozo y Gustavo Vallecilla son la columna vertebral de la defensa.

El medio del campo es territorio de José Cifuentes. En una idea de juego tan ofensiva, el equilibrio en la medular gana importancia. Las características de Jordy Alcívar permiten a ambos complementarse de manera efectiva.

En zona ofensiva destaca Jordan Rezabala, siendo este el encargado de filtrar el último pase y conectar con los extremos constantemente. El volante creativo de Ecuador es un jugador diferente, agregando su sello a cada ataque.

La gran baja de la selección es Stiven Plaza, el jugador insignia. Reciente fichaje del Real Valladolid, el delantero no obtuvo el permiso para disputar el Sudamericano. Destaca por sus grandes cualidades ofensivas, siendo una de las figuras más importantes en Independiente del Valle durante el último semestre.

JUGADORES CLAVES

Diego Palacios (Willem II, Holanda/1999). Tras afianzarse en la Serie A de Ecuador como lateral izquierdo del SD Aucas, ‘El Chiqui’ partió a Holanda donde se ha convertido en titular dentro del club de Tillburg. Se caracteriza por su velocidad, pudiendo también ejercer el rol de extremo. Ya debutó en la selección mayor bajo la dirección de Hernán Gómez.

Jordan Rezabala (Independiente del Valle, Ecuador/2000). Uno de los protagonistas en la selección Sub-17 del 2017, y ahora una de las figuras principales en la Sub-20. Brilló en la última Copa Libertadores de la categoría, alcanzando la final de la misma. Posee regate en su pierna izquierda y una gran capacidad para habilitar en zona 4.

Gustavo Vallecilla (Deportivo Cuenca, Ecuador/1999). Siendo de los jugadores con mayor experiencia en primera división, el defensor se posiciona como una las columnas de la actual selección Sub-20. Poderío físico, duelos aéreos y buena salida con balón son sus principales características. Formó parte de la primera convocatoria de Hernán Gómez, aunque sin disputar minutos.