Publicada el 11/01/2019

ACTUALIDAD

Dos meses después de quedar subcampeón en el Mundial Sub-20 en Corea del Sur, Rafael Dudamel empezó a preparar un nuevo proceso con la nueva generación de la categoría en el Centro Nacional de Alto Rendimiento en Nueva Esparta. El técnico venezolano, quien inició en el cargo en agosto del 2015 después de su aventura en el Deportivo Lara, realizó 27 módulos de trabajo para preparar el Sudamericano Chile 2019, es decir, dos más que para el torneo del 2017.

Sin embargo, Dudamel tuvo que dividirse en el actual proceso de la Sub-20 debido a sus responsabilidades con la selección mayor de Venezuela. Por eso mismo, Marcos Mathías, el asistente técnico, dirigió el COTIF L'Alcúdia, Frank Tamanaco Piedrahita, otro de los asistentes, estuvo a cargo de unos amistosos en Qatar, y César Modesto González, el asistente de campo, ejerció de técnico en el Cuadrangular realizado en Barquisimeto.

Venezuela Sub-20, como cualquier selección de categorías inferiores, no posee una propuesta tan definida, pero en temas de sistema sí da la sensación de tener algo concreto, debido a que pueden aparecer en la puesta en escena con un 4-2-3-1, con –por ejemplo– Palmezano de “10”, o quizás también con un 4-4-2 con dos delanteros centros que intercambian roles al entrar y salir de la zona del “9”.

Ahora bien, por lo poco visto durante estos meses de trabajo, estamos ante una selección que busca el juego directo –lo común en las selecciones inferiores– para intentar hacer peligro en el arco contrario, sobre todo realizando envíos largos al “9” o a uno de ellos para instalarse en el campo del rival. No apuestan tanto a la tenencia del balón, sino al juego rápido, por eso mismo cuentan con extremos encaradores y veloces.

Además, es una selección que, en los amistosos y torneos en los que ha participado de preparación para el Sudamericano de Chile, ha sufrido de manera habitual en el timing al momento de que una de sus piezas sale de su zona, ya sea para anticipar o cortar, y otro le realiza una cobertura, tanto en una transición ataque-defensa como en defensa posicional. Ha faltado coordinación, que ha derivado en fallas colectivas.

Otro de los detalles que se evidencia en la actual Sub-20 venezolana es la presión alta. Algo que se termina observando también en el proceso anterior, que les sirvió en distintos momentos para recuperar en alto y generar peligro, como en la jugada del gol de Ronaldo Peña ante Alemania en el Mundial. Ahora bien, la intención de esa conducta es que el “10” –o uno de los dos delanteros, depende del sistema– vaya con uno de los centrales rivales, el “9” con el otro zaguero y los extremos con los laterales. Y si el contrario llega a avanzar, el comportamiento en la transición debe ser en un ordenado bloque constituido por una especie de 4-4-2.

Aunque Venezuela llegue al Sudamericano con algunas lagunas colectivas, sobre todo al momento de defender, pero también en el último toque, ya que sea para filtrar un pase como para probar al arco contrario, se va a presentar con una plantilla que presenta argumentos individuales capaces de desequilibrar al rival.

La selección venezolana Sub-20 va a estar en el grupo A del Sudamericano Chile 2019, donde va a enfrentar a Brasil, Bolivia, Chile y Colombia. Su debut va a ser contra el seleccionado colombiano, en la ciudad de Rancagua, el 17 de enero.

JUGADORES A SEGUIR

Christian Makoun (Juventus, Italia/2000). Fue el capitán de Venezuela en el Sudamericano Sub-17 2017. En ese torneo empezó en el medio, pero terminó siendo el central izquierdo. Después de ahí, inició su proceso de ajustarse en ese puesto en el Zamora.

Es un futbolista que llama muchísimo la atención por su físico. Impacta su técnica, tanto al trasladar el balón como para pasárselo a un compañero. Además, sabe dónde posicionarse en el campo. Es inteligente. Y lo ha demostrado en la Juventus, debido a que ha tenido que alterar su rol, tanto de central como de centrocampista, en donde se ha ajustado sin problemas.

Jan Carlos Hurtado (Gimnasia de La Plata, Argentina/2000). Un futbolista que llegó a brillar en el Sudamericano Sub-17 2017, consiguiendo un cupo para el Mundial Sub-20 de ese mismo año en Corea, donde no fue el delantero titular, pero tuvo minutos y logró marcar.

También destaca por su físico, ya que con su fuerza consigue ganar varios cuerpo a cuerpo, para así tener la posibilidad de seguir la acción. Se maneja bien fuera del área, a pesar de no ser un delantero tan técnico. Sin embargo, destaca en el juego de espaldas, con la intención de ganar segundas jugadas y dejar en ventaja a sus compañeros. Y además, es potente, sobre todo al realizar diagonales en busca de un pase filtrado hacia el arco.

Samuel Sosa (Talleres, Argentina/1999). No fue convocado para el Sudamericano Sub-20 del 2017, sin embargo, consiguió un cupo para el Mundial de ese año, en el que consiguió marcar dos goles –uno de los dos le dio el empate a Venezuela para ir a la prórroga en las semifinales contra Uruguay, donde terminaron ganando–.

Es un extremo habilidoso, llegándolo a demostrar en la Primera División de Argentina y Venezuela. Ahora bien, es un tipo con la capacidad de conducir en velocidad con la pelota controlado (acumula rivales), sabe cómo romper al espacio y tiene una gran pegada.