Publicada el 11/01/2019

ACTUALIDAD

Falcao García, Camilo Zúñiga, James Rodríguez, Juan Quintero, Freddy Guarín y Cristian Zapata, ¿qué tienen en común los futbolistas nombrados? Que pertenecen a una de las generaciones más talentosas del fútbol colombiano en su historia, y además, que todos ellos pasaron por selecciones juveniles antes de llegar a la selección mayor. Su primer “trampolín” fue la selección Sub-20.

Colombia, desde ya hace unos años, cuando se disputaba el Torneo Esperanzas de Toulon, es una selección que ilusiona cuando se trata de torneos juveniles, al dar a luz jugadores vistosos, pero sobre todo con mucho criterio con el balón.

Luego de la salida de un referente en las categorías inferiores, como Carlos “El Piscis” Restrepo, la Federación nombró, en diciembre de 2017, a Arturo Reyes como la cabeza del seleccionado juvenil más importante. En principio, la decisión fue cuanto menos llamativa, ya que es un entrenador que no viene de la Sub-17, por lo que no siguió el “conducto regular” para llegar a dirigir una categoría de tal importancia.

Reyes llega a la dirección técnica con un perfil más vinculado con la formación, que con la experiencia en equipos de Primera. Sin embargo, desembarca luego de ser asistente técnico de Julio Comesaña, en el Junior de Barranquilla, durante el segundo semestre del 2017.

Desde la llegada del samario, se han hecho nueve ciclos de entrenamiento, en donde se contaba casi con la totalidad de los jugadores del rentado nacional solicitados por el técnico. Esto genera afianzamiento de ideas y automatismos, que se han venido palpando cada día más. En dichas sesiones, el ataque por fuera es trabajado prolijamente, así como los diferentes momentos de adaptación a lo que plantea el rival.

Además de estas prácticas, la selección colombiana Sub-20 llega con un rodaje importante a la cita continental de Chile, ya que, durante el 2018, jugó diecisiete (17) partidos, entre amistosos y oficiales, en los que ganó diez (10), empató cuatro (4) y perdió tres (3).

Oficialmente compitió en los Juegos Suramericanos Cochabamba 2018, en donde alcanzó el bronce tras superar al equipo argentino. En aquel certamen, sin contar definiciones por penales, el equipo se despidió invicto, al ser eliminado por Chile en los lanzamientos desde los once (11) pasos. De los jugadores que disputaron este Sudamericano en Bolivia, doce van a repetir participación en Chile.

Por otro lado, en julio de ese mismo año, la selección Sub-21 (con Reyes al mando), logra la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, disputados en Barranquilla. El equipo completó un torneo casi perfecto (empate contra Honduras) y su juego por pasajes fue de un alto nivel. Diez (10) jugadores de aquel equipo repiten en esta ocasión.

Desde su llegada, Reyes dibuja un 4-4-2 flexible, pero con matices muy definidos. Uno de los dos puntas, tiene funciones más de mediapunta que de “9”. Los laterales no son tan protagonistas en el ataque, aunque dan un soporte. Un doble pivote en donde uno de los dos tiene funciones más de interior. Los volantes externos no siempre ofician pegados a la cal, sino que pisan zonas interiores en ataque estático.

El samario ha buscado implantar detalles que identifiquen a esta selección. Pero tal vez el más llamativo de todos es la idea de abrir para la banda apenas se recupera el balón, para ejecutar un ataque por sorpresa, dinámico, y vertiginoso. De este modo, el equipo requiere poca elaboración para llegar al área contraria. Sin embargo, por pasajes, intenta elaborar por medio de combinaciones interiores entre centrocampistas y delanteros (constante movimientos de apoyo). Podemos identificar a Reyes con un estilo principalmente vertical, pero adaptativo si las circunstancias lo ameritan.

Con jugadores como Johan Carbonero, Rivaldo Correa o Yeison Tolosa, Colombia asegura un ataque contundente, prolijo y talentoso, sin embargo, su mejor atacante y mayor promesa va a estar ausente del torneo, ya que Juan Camilo 'El Cucho' Hernández no fue prestado por su el Huesca para el Sudamericano.

Además, Luis Sinisterra, el rápido y habilidoso extremo, de 18 años, ahora propiedad del Feyenoord de Holanda, tampoco va a estar entre los convocados. La razón es la misma que deja fuera a 'El Cucho', ya que el club no dio el permiso al jugador para vincularse a la selección y ausentarse de su club.

La selección colombiana Sub-20 va a estar en el grupo A del Sudamericano Chile 2019, donde va a enfrentar a Brasil, Bolivia, Chile y Venezuela. Su debut va a ser contra el seleccionado venezolano, en la ciudad de Rancagua, el 17 de enero.

JUGADORES A SEGUIR

Carlos Cuesta (Atlético Nacional, Colombia/1999). Con 19 años, ya tiene en sus hombros más de cuarenta y cinco (45) partidos en Primera División. Además, pertenece al proceso de Colombia desde la Sub-15 y la Sub-17.

Es un central no tan espigado, pero con una lectura de juego envidiable. Limpio, elige los momentos adecuados para hacer cortes o coberturas. Temporiza de manera excelente cuando queda expuesto en el uno contra uno. Incluso, su pase raso es llamativo a su corta edad. Puede superar líneas rivales con un pase. Sin olvidar su corta edad, sus desconcentraciones significan acciones demasiado peligrosas en contra.

Gustavo Carvajal (América de Cali, Colombia/2000). Centrocampista central de 18 años, que ya jugó trece (13) partidos con el primer equipo de América de Cali, y se perfila como uno de los jugadores claves para su equipo en el próximo curso.

Tiene buen posicionamiento táctico cuando queda expuesto a superioridades. Cuando su equipo ataca, siempre intenta sumar en ataque, ya sea con apoyos, o con pases que descongestionan el ataque. Comete pocas faltas porque mide muy bien cuando va a meter el pie.

Yeison Tolosa (Deportivo Cali, Colombia/1999). Pertenece a un club alimentador de selecciones juveniles por excelencia. Con catorce (14) partidos en el primer equipo, es un volante ofensivo (puede jugar como extremo también) punzante, la pide siempre. Su cobertura de balón es aceptable, y a pesar de su edad, sus decisiones son bastante maduras sobre el campo. Su giro es rápido y tiende a encontrar espacios entre líneas con mucha frecuencia. Debe mejorar en la precisión de sus pases.