Entrevista exclusiva a Nicolás Burdisso



Burdisso


Por: Diego Chacón (@DiegoJoseChacon)

Nicolás Andrés Burdisso luego de dieciocho títulos en su carrera profesional, donde obtuvo tres Copas Libertadores, cuatro títulos de la Serie A, tres Copas de Italia, dos Supercopas de Italia, dos Copas Intercontinentales, dos campeonatos de la Primera División Argentina, un campeonato mundial Sub-20 y una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas, decidió, el pasado 10 de octubre, dejar su carrera deportiva como futbolista. La Pizarra del DT tuvo la oportunidad de conversar con él sobre diferentes tópicos.

Pregunta.- ¿Qué directores técnicos influenciaron más tu juego?

Respuesta.- De manera directa, o indirecta, todos. Porque todos tienen una idea de juego, todos te piden algo diferente o parecido a alguno anterior, pero lo interpretas en otro momento histórico, lo interpretas con otros compañeros y hace que encuentres siempre diferencias. De un año a otro cambian muchísimo pequeñas cosas, como jugar 10 metros más adelantado o más retrasado con base a los compañeros que tienes. Ser más o menos agresivo, tener más construcción desde atrás. Es decir, más allá de eso todos los técnicos te marcan. Después hay técnicos que te marcan muchísimo que son los técnicos que son más maestros y otros que te marcan menos que son más gestores de grupo.

P.- ¿Qué características cambiaron en los defensores actuales en comparación a cuándo debutaste?

R.- El rol de defensor cambió mucho, ha ido evolucionando en muchos aspectos, porque se hizo más completo. También ha ido involucionando en otros aspectos porque el defensor en muchos casos dejó de tener como tarea principal defender. Sobre todo en el uno contra uno, en el área, y otra situaciones donde antes el defensor era primordial que gane ciertos duelos. Pero bueno, mejoró muchísimo. Principalmente en ser un jugador más global, más generalizado, jugar con la pelota, proponer, generar la superioridad desde atrás y muchas otras cosas que para mí, hacen que hoy el defensor sea más completo.

P.- ¿Cómo te adaptaste a los diferentes sistemas de juego?

R.- Tiene mucho que ver con la capacidad de cada uno. Primero, con la versatilidad para interpretar el juego y después con la capacidad de aprendizaje que tiene cada uno. Hasta el día que dejas de jugar es un constante aprendizaje. Es muy difícil que venga alguien a pedirte lo mismo que hacías con otro entrenador por los mismos motivos que te mencionaba anteriormente. Algo que aprendes cuando estás en inferiores y pasas todo ese filtro para llegar a la primera división es que tienes que adaptarte a todos los sistemas posibles.

P.- ¿Qué factores terminan siendo claves para mantenerse durante más de una década en Europa?

R.- Sea para mantenerse en Europa o Argentina y no pasar desapercibido es siempre el mismo factor, el grado de competitividad. En otras palabras, el hambre de cada uno. Con base a ese grado de competitividad uno tiene la motivación alta y la alimenta día a día y eso hace que llegues siempre a querer esforzarte, a querer dar más, y sobre todo querer siempre mejorar. Y no es una cuestión de dinero, no es una cuestión de títulos, es una cuestión de nuestra esencia misma, de querer jugar para mejorar para ganar.

P.- Ganaste muchos títulos, ¿cuál viviste de manera más especial? ¿Por qué?

R.- Sí, es verdad. Me tocó ganar muchos títulos y los disfruté todos muchísimo te soy sincero. Porque cada título fue un logro diferente más allá de que por ejemplo, tenga tres libertadores, todas fueron muy diferentes. En la primera tenía 18/19 años, la segunda fue el momento en que yo me gano la titularidad en Boca y la tercera fue porque estaba completamente protagonista. Todas son diferentes y todo se disfruta muchísimo. Obviamente, hay títulos que disfrutas más y otros que disfrutas menos.

P.- ¿Cómo definirías al futbolista argentino?

R.- Cuando se habla del futbolista argentino se debe hablar siempre de una capacidad de adaptación y sobre todo de compromiso con el lugar y el equipo. Totalmente diferente a cualquier otro jugador de cualquier nacionalidad. Es difícil encontrar a un argentino que va a cualquier lugar y no deja su huella, sea en la cancha o en el vestuario. Y creo que los dos factores grandes son esos, el grado de competitividad que tienen y el compromiso que tienen con el equipo, con el grupo y eso los hace para mí diferentes.

P.- ¿En qué se deben potenciar a los juveniles de Argentina?

R.- Básicamente lo que está faltando es tiempo, tiempo de juego. Que los jugadores en vez de jugar a los 18 o 19 años en Primera, lleguen a los 20/21 porque primero deben pasar por ciertas cosas y los que llegan con 18 o 19 años porque están preparados para jugar primera, jueguen en Argentina durante dos o tres campeonatos que te da una experiencia, una madurez y una seguridad que te acompaña durante toda tu carrera. Creo que eso es lo principal. Después hay ciertas conductas que se deben aprender pero que por más que te las digan, las aprendes durante el camino. Lo más importante es tener tu tiempo para aprender y crecer.

P.- ¿Qué tan importante es tener un volante central con buen juego?

R.- Es muy importante, pero no es definitivo, porque más allá de tener un volante central con buen juego es necesario que el equipo tenga principios de juegos bien claros para todos y eso hace que un volante central que tenga buen pie se pueda ver el doble. ¿Por qué? Porque así tendrá siempre soluciones de juego y ojalá decida siempre por la mejor. Si vos tienes un volante central que está totalmente solo en un contexto de juego donde cada vez que le dan la pelota nadie se le muestra cuando lo van a presionar y no tiene los recursos para que lo ayuden sus compañeros, va a lucir muy poco. Podrá seguramente resolver mucho mejor algunas situaciones en comparación a otro volante que son más limitados técnicamente pero no va a hacer la gran diferencia. La diferencia la hará el equipo con respecto a cómo pone al equipo en condiciones para que pueda expresar su juego.

P.- Si fueras director técnico, ¿qué rescatarías del fútbol italiano para aplicarlo a tu idea de juego?

R.- Hay muchas cosas del fútbol italiano que me gustan y me quedan, hay otras que me gustan menos. Pero si te tuviera que decir una dentro de las tantas cosas sería la preparación de los partidos. Por sobre todas las cosas, eso. La manera que tiene el italiano para preparar los partidos, como todos los equipos preparan el partido de manera casi obsesiva para jugar con la pelota o sin la pelota contra cualquier rival y eso hace que el campeonato sea bastante cerrado. Más allá de que obviamente haya un equipo que es superior a todos desde hace muchos años, como lo es la “Juve”, es difícil ver que ellos le hagan seis o siete goles al último de la tabla. Y eso habla de la preparación de los partidos.

P.- ¿Qué perfil debe tener el próximo director técnico de la selección?

R.- La verdad que tiene que ser un técnico identificado con la Argentina, creo que después el paladar del fútbol argentino los conocemos todos como es. Ser protagonista, jugar en ataque, ganar en cualquier cancha y sobre todas las cosas, transmitir entusiasmo a la gente. Pienso que esas son las cosas básicas que debe tener el próximo técnico de la selección.

P.- ¿Qué diferencias hay entre el fútbol argentino y el fútbol europeo?

R.- Obviamente hay muchas. Sobre todo en el fútbol argentino de hoy, porque también cambió mucho. Siento que el fútbol europeo está por encima por una cuestión de que la velocidad y la técnica de los jugadores europeos hace que estén por sobre el fútbol sudamericano. No que sean ni mejores, ni peores, pero sí más preparados. Eso no quita que muchos jugadores del fútbol argentino o sudamericano puedan jugar en Europa y viceversa. Pero creo que hablando a nivel general, técnicamente, tácticamente, físicamente y sobre todo, psicológicamente, el fútbol europeo está más preparado y lo sabe interpretar mejor.

P.- ¿Qué debe mejorar con urgencia el fútbol argentino?

R.- Son muchas cosas y siempre se puede mejorar. Creo que lo primero sería tener un proyecto, no a largo plazo, porque no existen proyectos a largo plazo en el fútbol. Pero sí a corto/mediano plazo, darle continuidad a ciertos proyectos, a ciertos trabajos y como te decía antes, me parece que es el momento para que los equipos empiecen a tener referentes. Y, ¿qué son referentes? Son jugadores que están en un mismo equipo durante tres, cuatro, cinco años. Sobre todo en los grandes equipos resulta más importante para el sentido de pertenencia que le transmiten a los compañeros y sobre todo porque identifican a la gente. Cosa que pasaba cuando yo era chico. Tenías un jugador que estaba casi toda la vida en un equipo y vos te identificabas con eso. Hoy hay muy pocos y eso creo que quita mucha identidad. 

P.- Tener una Primera División con 26 equipos, ¿beneficia o perjudica al fútbol argentino?

Pienso que perjudica. Pienso que no es competitiva ni creíble una liga con 26 equipos. Creo que ya hay demasiados equipos, demasiada diferencia en algunos casos y aparte que el campeonato pierde atractivo. En un campeonato con 18 como mínimo, 20 equipos como máximo, creo que tienes más 5 o 6 equipos que pelean por salir campeón, 5 o 6 que se pelean por mantenerse y otros 5 o 6 equipos que, bueno, año por año tienen que decidir qué quieren hacer, para dónde quieren pelear, si arriba o abajo. Eso hace que se juegue un mejor campeonato. Con 26 equipos ya hay muchos objetivos y muchas metas diferentes y hace que sea bastante raro el campeonato.

Iso2azul 01

Cursos

Scouting
Iso2azul 01

Instagram

Ig lpdt

Comentarios:


Nombre: Carlos Steven Jurado

Comentario: Me parece muy interesante lo que dice de los futbolistas argentinos, es algo que me ha llamado la atención mucho por lo trotamundos que son los jugadores argentinos y su capacidad para adaptarse en cualquier liga del mundo.

Añadir Comentario:

  • Ingresar
  • Registrarse
  • Atrás