El clarividente cementero



Roberto alvarado


Por: Carlos Steven Jurado (@CarlosSteven07)

En un deporte que cada vez es más físico llama especial atención conseguir jugadores capaces de marcar diferencia sin tener que recorrer tanto espacio dentro del campo, Roberto Alvarado, con apenas 20 años, salta a la vista como una de las jóvenes figuras de la Liga MX, por su facilidad para saber desenvolverse dentro del terreno sin tener que recorrer la mayor parte del espacio, prefiriendo crear este mismo a partir de su amplia visión y facilidad para entregar el balón.

Cruz Azul ha encontrado un jugador con gran responsabilidad dentro del terreno, que respeta a cabalidad lo establecido por el estratega y le aporta una riqueza táctica enorme al planteamiento del mismo, y es que si bien Alvarado no es un velocista ni gambeteador por excelencia cuenta con una enorme capacidad para asociarse con sus compañeros, al punto de que controla casi totalmente el sector interno del campo para La Máquina, con sus constantes conexiones con los hombres de banda, además de proyectarse correctamente y permutar su posición sin problema cuando así lo requiere el encuentro.

Dentro del esquema de Caixinha ha logrado afianzarse como un mediocampista interior, que centraliza su juego y consigue el desequilibrio necesario para que sus compañeros desborden y ataquen a espalda de los rivales con mayor facilidad, incluso por momentos ha sido resolutivo desde acciones de media y larga distancia por su buen golpeo de balón, lo que lo ha llevado a ser especialmente custodiado por los rivales, rodeándolo de un par de marcas, pero sin conseguir mayor éxito para controlar su velocidad mental.