Luiz Gustavo como central



El2


Por: Hovannes Marsuian (@HMarsuian_)

En los últimos años, por la evolución del fútbol, es fácil encontrar centrocampistas convertidos en centrales, debido a la idea y al sistema, que invita a tener una mayor intención en poseer una pieza que desde atrás asuma las condiciones técnicas para poder organizar a su equipo desde la primera línea y permitirle una salida limpia del balón. Uno de los últimos casos es el del brasileño Luiz Gustavo en el Olympique de Marsella.

Guardiola lo cortaría del Bayern Múnich. Esa acción sorprendería a muchos; aunque poseería su lógica, porque para la idea y el sistema del técnico español, no servía, y si se quedaba, iba a acabar de central, es decir, tendría el mismo caso que Javi Martínez, que con el balón en los pies es correcto, pero no es rápido. Sin embargo, Luiz Gustavo siempre contaría con herramientas ofensivas que no permitirían esa evolución.  

Hoy en día, con treinta años encima, es normal que ocurra ese cambio a la posición de defensa central. Aunque, la transformación se debe más al punto débil del Olympique de Marsella. Así que antes de adentrarnos en cuáles son las condiciones que presenta actuando como defensa, resulta imprescindible hacerlo en el contexto donde desarrolla su juego.

El Olympique de Marsella, a lo largo de la temporada, nunca contó con un central izquierdo que convenciera, porque, Rolando, quien actuó en gran parte en esa zona, se sintió incómodo al ser derecho, ya sea al perfilarse para recibir el balón como para mostrar rapidez en las coberturas a espalda de su lateral izquierdo.

 

Con Luiz Gustavo, como central izquierdo, el Olympique de Marsella gana sobre todo salida de balón, porque es un futbolista técnicamente capacitado, para así poder activar su plan de llevar el esférico de lado a lado hasta desarmar la defensa rival, buscando a sus piezas creativas y habilidosas en tres cuartos de cancha.

Así que la inclusión de Luiz Gustavo en la zona central de la defensa tiene dos explicaciones, en el punto de vista de la salida de balón del equipo francés. La primera, obviamente, es tener un pase limpio rumbo al doble pivote, conformado ya sea con Maxime López, Sanson o Zambo Anguissa, para que después ellos, sobre todo el primero, pueda encontrar en ventaja a los tres mediapuntas (Thauvin, Payet y Ocampos) entre líneas (en ocasiones puede existir un pase directo del brasileño a los futbolistas de tres cuartos).

 

 

Lo anterior genera que Luiz Gustavo no tenga que partir de la zona del doble pivote a la primera línea de salida para buscar el balón. Y al mismo tiempo que los tres mediapuntas también no tengan que bajar (tanto), es decir, no va a existir una obligación de crear esa ventaja con más rivales por delante. Sin embargo, a veces, puede existir un problema de coordinación con los dos pivotes sobre quién debe liberarse y quién acercarse a la posesión del esférico, ocasionando un movimiento parecido de ambos y provocando que las líneas de atrás estén muy separadas con las de arriba (así que en ocasiones los futbolistas ofensivos pueden acercarse a pedir el balón por la enorme distancia de alturas).

La segunda explicación se trata de que el futbolista brasileño le permite al Olympique de Marsella activar la amplitud con sus laterales, en este caso con el izquierdo (ya sea Amavi o Sarr), porque entiende cómo ejecutar el movimiento de conducir para atraer y así soltar con un futbolista en ventaja, que en gran parte es su lateral (aunque en otras ocasiones puede recibir de espaldas y Luiz Gustavo lo utiliza es para dar continuidad).

 

 

Además, no todo son factores ofensivos, porque es un mediocentro de buenos fundamentos defensivos. Así que permite corregir a sus compañeros, por su inteligencia táctica, ya que le hace anteponerse a la velocidad (sin ser un futbolista rápido), potencia y técnica del rival, sobre todo, en gran parte, a espaldas de su lateral rival, pero también puede ser a su compañero de zaga.

 

 

Por último, su inteligencia táctica le permite, además de ser defensivamente agresivo, al mismo tiempo poseer la suficiente sensatez para saber cuándo hay que ir y cuándo hay que esperar. Es un futbolista que está capacitado para y entiende cómo tirarse al suelo y recuperar el balón.

 

 

Aunque Thauvin y Payet sean de quienes más se habla en el Olympique de Marsella, porque están marcando diferencias, Luiz Gustavo demuestra ser la pieza que sujeta a su equipo. Le da nivel en una posición que no es suya, pero está manejando como si lo fuera, le da presencia y le da experiencia, porque es un jugador que ha ganado cosas, que está acostumbrado a la presión y a los partidos grandes.

Iso2azul 01

Fanatiz

Fanatiz
Iso2azul 01

Instagram

Ig lpdt

Comentarios:


Añadir Comentario:

  • Ingresar
  • Registrarse
  • Atrás