Un nuevo Ocampos



El3


Por: Paco Mariscal (@MariscalPakillo)

Hay momentos a lo largo de una temporada que dictan el devenir de la misma en algunos clubes. En el Olympique de Marsella dos derrotas consecutivas bastantes dolorosas frente a Mónaco (6-1) y Rennes (1-3) provocaron que Rudi García le diera una vuelta de tuerca a su idea futbolística y retocara al equipo en pos de revertir la situación tan negativa. Así fue cómo el Marsella pasó de jugar con su 4-3-3 predilecto por el entrenador a un 4-2-3-1 mucho más simétrico y sobre todo más compacto en fase defensiva. El cambio de dibujo llevó consigo la incursión en el once titular de un jugador, que hasta el momento, había tenido poca continuidad. Hablamos de Lucas Ocampos.

Trasladar a Dimitri Payet hacia la media punta abrió una vacante en la banda izquierda, que Ocampos, desde aquel momento, ocupó con bastante éxito. El extremo argentino no ha desaprovechado la oportunidad que le dio Rudi García y a día de hoy se ha convertido en uno de los jugadores más importantes del Olympique. Ha conseguido mostrar un nivel muy alto gracias a la continuidad que está teniendo y esto ha provocado que tanto él individualmente cómo el equipo se hayan visto beneficiados desde que es de la partida.

En el 4-2-3-1 de Rudi García, cada sector del campo tiene una función muy definida. La zona derecha, donde se juntan Thauvin, Sanson y Payet, es el lugar donde se confeccionan las jugadas y se aglutina mucho balón, sin embargo la banda izquierda tiene la misión de ser el carril que aporte profundidad y amplitud. En esta zona izquierda Ocampos está siendo fundamental para ensanchar el campo, el argentino espera libre y bien abierto que su equipo avance y genere juego en el sector contrario para cuando se producen los cambios de orientación poder explotar su 1 vs 1 con el lateral rival.

Ocampos, diestro, juega a pierna cambiada, porque Rudi García busca que explote (al igual que Thauvin en derecha) su buena diagonal y disparo desde el pico del área. Este movimiento es algo que vemos con frecuencia, ya que el argentino tiende a salir del regate hacia dentro y Amavi es el que le dobla por fuera buscando la línea de fondo. No obstante, a pesar de que estos automatismos sean los que más se repiten en la propuesta de Rudi García, está demostrando una variedad de registros en sus acciones realmente brillantes. El extremo, gracias a su enorme talento individual, amenaza a las defensas rivales de diversas maneras. Podemos observar cómo además de buscar ángulo de disparo hacia dentro, también busca el desborde hacia fuera para poner centros laterales, tira paredes con el interior o el punta buscando formar un movimiento al espacio que rompa la defensa rival e incluso lo vemos durante fases abandonar la banda para actuar casi cómo segundo punta.

Rudi García sabía todo lo que podía aportarle Ocampos al equipo en fase ofensiva, lo que no esperaba es el compromiso defensivo adquirido por el argentino. Este es uno de los factores claves a la hora de entender el buen curso que ha hecho el argentino. El jugador siempre fue un atacante con poca responsabilidad sin balón, ni en Mónaco, ni en Génova, ni en Milán le vimos con un grado tan alto de solidaridad y trabajo defensivo. Ha entendido que, en el fútbol actual, no te vale con el talento, o trabajas para el equipo o no dispones de continuidad. Así es como le vemos permanentemente fajarse en las ayudas defensivas a su lateral, ocupar la zona del mismo si este se encuentra proyectado tras pérdida y hasta cerrar en el segundo palo cuando el equipo rival está atacando. Que ya no solo sea importante cuando su equipo ataca sino que también aparezca cuando sus compañeros lo necesitan en defensa, ha hecho de Lucas un jugador mucho más completo y en definitiva adquirir un nivel superior.

Ciñéndonos a la final de Europa League, el papel de Ocampos en la misma puede ser más determinante de lo que a priori se esperaba. Con Payet renqueante (es seria duda), debe aparecer aún más para ayudar a su equipo a construir los ataques. Si finalmente Payet juega de titular, el Atlético de Madrid va a fijar sus miras en él y en Thauvin, y esa pequeña libertad que puede tener Ocampos quizás resulte definitoria.

La defensa posicional de los de Simeone es de las mejores de Europa, así que la capacidad de desborde de Ocampos tanto en espacios reducidos cómo a campo abierto puede ser una de las claves para rajar la estructura defensiva del Atlético. Además tanto si juega Juanfran como si lo hace Vraskljo, ambos tienden a jugar bastante en campo contrario, así que el argentino, con su buena lectura del juego, puede explotar la espalda del lateral derecho y encontrar así un espacio donde su equipo pueda generar peligro.

Lucas Ocampos se ha convertido, sin esperarlo, en uno de los jugadores más relevantes dentro del magnífico curso del Olympique. El argentino ha pasado de ser un actor secundario a tener un rol preponderante en un equipo lleno de talento. A sus aún 23 años, esta temporada puede ser un punto de inflexión dentro de su todavía corta carrera.

Iso2azul 01

LPDT En Rusia

Rusia2018
Iso2azul 01

Instagram

Ig lpdt

Comentarios:


Añadir Comentario:

  • Ingresar
  • Registrarse
  • Atrás