Publicada el 12/12/2019

Los blues se han visto en la necesidad de utilizar jugadores que estaban cedidos o recientemente ascendidos de las inferiores. Aun así, Frank Lampard ha sabido mezclar el talento y la juventud con la experiencia y calidad de los que más trayectoria tienen en el equipo. Aquellos que fueron campeones de la Premier League con Jose Mourinho y con Antonio Conte, o de la Europa League bajo las órdenes de Maurizio Sarri. Entre esos elementos está Willian.

Los diferentes contextos en los que ha actuado mientras ha jugado para el Chelsea y el asentamiento en cada uno de ellos, demuestran su capacidad de adaptabilidad a cualquier idea de juego. Tiene una gran variedad de recursos para ofrecer tanto en el ataque posicional como en las transiciones. A partir de su posicionamiento en la banda derecha y su movilidad, es una pieza que crea juego, genera desequilibrio y cambia el ritmo del equipo.

Es inteligente a la hora de ocupar y utilizar los espacios. Esto se demuestra cuando el Chelsea ataca posicionalmente. Puede aparecer en la zona de amplitud, en la que encara a su adversario con la intención de desbordar hacia línea de fondo y enviar un centro, o incursionar hacia el carril interno para estar de cara al arco y habilitar a un compañero mejor posicionado.