Ads (728x90)

Hovannes Marsuian (@HMarsuian_)
Aunque hay personas que no lo crean, el mundo del futbol maneja una cantidad amplia de conceptos, donde entra la posibilidad de que la transmisión de la idea sea falsa. Provocando errores a la hora de hablar sobre algunas definiciones que necesitan su descripción e información específica, debido a que se pueden prestar para confusiones con otras por la semejanza en algunos detalles. Ocurre en muchas ocasiones con la corriente de las “triangulaciones holandesas”, que presenta alguna similitud con el concepto de “tercer hombre”.

Este concepto recibe ese nombre debido a la escuela holandesa (fundada por Rinus Michels en el Ajax a fines de la década de los 60 y principios de los 70), donde es fundamental – y se observa en los equipos que actualmente están influenciados por dicha corriente – triangular para crear opciones de recepción. Cuando se conduce el balón y un rival le sale al paso, ese rival deja una marca, y aparece un hombre libre, que se posiciona a la espalda del constrario. El pase va hacia él, por lo que atrae una nueva marca, que a su vez deja a otro futbolista con espacio, solo que este jugador no se deja marcar porque solo cumple el rol de pivotear para otro compañero que entra. De esta forma, a veces se conduce para provocar que el opositor salga y deje a alguien libre. Y así se pasan el balón, con la intención de formar triángulos para ir avanzando en el campo de cara al arco rival.

La explicación de la triangulación holandesa consiste en que el jugador 1 se la quiere pasar al 3; pero no puede porque el rival le puede cortar el pase. Debido a esto, se la va a tocar al 2, que va a jugar con el 3. Lo que se busca es que el oponente siga el movimiento del balón y deje de ser un obstáculo para liberar a un compañero.




En un resumen sencillo, la diferencia fundamental que reside en el “tercer hombre” y la “triangulación holandesa” es que en el primer concepto hay 3 pases: hombre 1º a 2º, 2º a 1º y 1º a 3º. Y en el segundo se ejecutan dos: hombre 1º a 2º, 2º a 3º.

Es una corriente donde son importantes los escalonamientos ofensivos, es decir, la ocupación de distintas alturas, para así conseguir la formación de los triángulos y ejecutar el concepto. Además, la idea es que se juegue a uno o dos toques. Aunque, es muy difícil que esto ocurra de manera constante, porque es complicado encontrar siempre exactitud en este deporte. El fútbol moderno presenta muchas variantes, como la movilidad al espacio debido a la presión del contrario. Así que tiene un grado de improvisación en algunos casos.

La triangulación holandesa es un concepto clave del juego de posición, que genera eliminar rivales (superando líneas de presión), acelerar el juego y ganar un espacio (encontrado un hombre libre bien orientado).

Publicar un comentario