Matías Mellano (@matiasmellano3)
Este jueves 5 de octubre la selección dirigida por Jorge Sampaoli  comienza una nueva fecha de eliminatoria en la cual está en juego nada más ni nada menos que la clasificación al Mundial de Rusia 2018.

El técnico rosarino solo pudo disputar cuatro partidos, solo dos oficiales, como entrenador albiceleste. En estos partidos pudimos observar algunos rasgos de la idea que intenta plasmar Sampaoli dentro del campo de juego. A pesar de que se pudieron ver varios aspectos positivos, se notó una gran carencia en lo que respecta a la paciencia que debe tener un equipo que persigue el protagonismo, sobre todo contra Venezuela, donde se observó un equipo falto de ideas y tomando decisiones con demasiada prisa.

En este deporte, la precisión es un aspecto fundamental y es muy difícil obtenerla sin la paciencia que requiere, luego del empate frente a Venezuela, una de las voces más escuchadas fue la de Cesar Luis Menotti, quien se encargó de dejar en claro que observó un equipo sin pausa lo cual lo llevaba a tomar decisiones rápidas y equivocadas, además también comentó que “quisiera tener un jugador como Riquelme adentro de la cancha”, cuando explicó eso, no solo lanzó un nombre propio sino que también dejó un concepto claro, ya que la selección argentina debe tener más pausa, manejar mejor el balón y sobre que los jugadores tienen que pensar.

Una vez Marcelo Bielsa declaró, “soy partidario de un fútbol más urgente y menos paciente. Porque soy ansioso. Y también porque soy argentino.” Con esta declaración no solo definió su forma de jugar sino que también dejó en claro el gran déficit del ciudadano argentino, que es la falta de paciencia.

Cuando citamos la palabra “paciencia” en el futbol es inevitable relacionarla con palabra “pausa”, que tanto miedo y confusión provoca en el hincha. Un error muy común en el aficionado es confundir la pausa con la lentitud, cuando decimos que Argentina debe jugar pausado no estamos expresando algo relacionado con la tranquilidad, sino que se tiene que entender que no se puede atacar desde cualquier lugar, hay que tener la paciencia y la capacidad de encontrar las zonas en donde la probabilidad de convertir sea mayor. El futbol como la mayoría de los juegos colectivos  es un deporte de momentos por lo cual es fundamental  poder pensar y  la impaciencia va en contra de este concepto.

Como sabemos hoy en día la parte psicológica es fundamental en cualquier deportista, sabiendo la importancia del partido y la presión que genera en los jugadores argentinos será muy importante que ellos puedan maniobrar esas presiones y usarlas a su favor.

En estas situaciones de alta exposición las personas sufren de ansiedad - que es la capacidad de anticiparse a un peligro o amenaza -, que es la encargada de generar el miedo el cual nos lleva a paralizarnos. El público que se encuentre en el estadio debe entender que su aporte es clave, sabiendo que esta selección  ya viene golpeada anímicamente de hace varios años, los hinchas tienen que ser quienes aporten esa paciencia que tanto se les pide a los jugadores, y deberán entender que el partido dura noventa minutos y que mientras más acogedor sea el ambiente para los jugadores ellos podrán tener mayor tiempo y tranquilidad para poder resolver mejor la situaciones que presente el partido.

Publicar un comentario