Diego Baquero (@DiegoBaco23)
El 11 de octubre de 2013, la selección de Colombia jugó un partido que marcará generaciones enteras. Tras ir 0-3 en el marcador frente a la selección chilena, el equipo de José Néstor Pekerman remontó y empató el partido para conseguir y asegurar su tiquete a Brasil 2014 a falta de una fecha para terminar la Eliminatoria. Ayer, 5 de octubre, cuatro años después, se presentaba el mismo escenario: una victoria aseguraba la presencia del combinado colombiano en Rusia 2018 a falta del partido del próximo martes frente a la Selección de Perú.

Inicialmente, con el 4-2-3-1 que buenos resultados le había dado hasta aquí, Pekerman apeló a la memoria colectiva de un once que en el último año y medio (incluida la Copa América Centenario) se ha repetido muchas veces. Dos laterales profundos, dos centrales muy rápidos, un doble pivote de marca que se conoce de memoria con buen toque de balón y mucha marca, tres volantes “creativos” y el nueve de área: era el mejor escenario posible.


Sin embargo, el trámite del partido empezó favoreciendo a Paraguay, quien a diferencia de lo que muchos pensaban, planteó un partido no en su propio campo sino con una presión asfixiante en el medio campo e incluso por momentos, en el campo colombiano.

Las conexiones colombianas no aparecían y sumado al bajo nivel individual de jugadores como James y Cuadrado, Colombia la pasaba mal. 

Pero llegó el minuto 30 del primer tiempo y con él, las dos primeras opciones del combinado colombiano que contagiaron no solo al equipo sino a los casi 40.000 hinchas que abarrotaron el Estadio ‘Metropolitano’ de Barranquilla. Empezó a mejorar el juego del equipo de Pekerman, pero a su vez, Anthony Silva empezó a emerger como el salvador guaraní.

Para el segundo tiempo, el equipo colombiano salió con todo, pero la figura del arquero paraguayo seguía impenetrable. Pekerman decidió enviar a la cancha a Teófilo Gutiérrez por Juan Cuadrado y a Yimi Chara por Edwin Cardona y la figura cambió: 4-2-2-2 y dio resultado: a falta de 13 minutos para terminar el partido, Radamel Falcao García aprovechaba un excelente pase al vacío de Chara y por fin pudo vencer a Silva. El sueño de Rusia estaba más cerca que nunca porque, además, en Buenos Aires, el empate entre Argentina y Perú dejaba a Colombia con tiquete directo, a falta de una fecha, como sucedió en 2013.

Pero llegaron los 180 segundos más catastróficos de la ‘Era Pekerman’ que permitieron que Paraguay diese vuelta al partido. Una mala salida de David Ospina, quien nunca falla y un mal retroceso que dejó un boquete en la banda derecha y otro mal rebote del portero colombiano, hicieron posible que Paraguay remontará el partido.

Asistir a Rusia 2018 sigue dependiendo única y exclusivamente de los jugadores y el cuerpo técnico. En su visita a Perú el próximo martes, (casualmente, donde el argentino dirigió su primer partido oficial con la selección de Colombia y obtuvo la victoria) se juega su última chance en donde todo empezó. 

Publicar un comentario