Eduardo Terán (@EduardoETeran)
Hace un tiempo atrás, el Portland Timbers fichó, sin saberlo, a un mariscal de campo, a un director de orquesta, a un cerebro organizador. Su nombre, Diego Valeri. El argentino con experiencia en Copa Libertadores con Lanús, y en Europa con Oporto y Almería, se mudó a la lluviosa ciudad de la Costa Oeste de Estados Unidos hace cinco años, quien ha sido testigo de sus mejores minutos como futbolista, y a pesar de pasar los 30 está jugando mejor que nunca, ya que solo hace unos días rompió un record, el de más partidos seguidos anotando gol. El fin de semana pasado anotó por 8vo partido consecutivo, y este fin de semana ante Orlando City podría agrandar su legado.

Valeri es un mediocampista de gran visión para dar pases y para disparar de media distancia (más adelante veremos sus números), tal como su ídolo Juan Román Riquelme, del cual parece que aprendió el movimiento más importante que tienen ambos, el constante movimiento de levantar la cabeza y girarla para observa el panorama, y con eso hacer un mapa para saber que hacer antes de recibir. Eso también le permite desmarcarse con facilidad, encontrar espacios y recibir entre líneas.


Diego siempre se muestra para recibir el balón de la mejor forma, buscando quedar de cara al arco con un control orientado. Actúa como director desde el momento que su equipo recupera el balón. No solo recibe después de la media cancha, sino que se mueve a zona de gestación (más atrás de media cancha), juntándose con los mediocentros para dar una salida limpia a su equipo. Y llegando hasta zona de finalización, asistiendo o desmarcándose para rematar. Él no es el mejor regateador, intenta pocos por partidos, tampoco es rápido por lo que no busca el 1 vs 1, eso hace que se dedique a pasar el balón de manera clara y precisa.

La imagen es una muestra de 4 juegos de los pases y disparos de Valeri. Se observa su influencia desde su propia cancha cerca del área propia hacia adelante.

La creencia popular afirma que después de los 30, los jugadores muestran un declive. Pero Valeri no ha hecho caso a eso, y es que a sus 31 años sigue estando más vigente que nunca, teniendo su mejor temporada desde que llegó en el 2013, algo que parece difícil cuando se ven sus números del 2013 (11 goles y 14 asistencias) o la pasada con 14 goles y 7 asistencias. La única temporada donde Diego no alcanzó doble dígito en goles o asistencias fue en el 2015, año donde las lesiones le hicieron perderse 12 juegos.
En la temporada actual (batiendo su mayor cantidad para una temporada) lleva 18 goles y 9 asistencias en 2569 minutos a falta de 4 fechas, un promedio de 1 gol fabricado cada 91 minutos, o sea, casi 1 gol fabricado por juego, lo que demuestra lo determinante que ha sido para los Timbers. Esta temporada los Portland llevan 50 goles en 30 partidos, Valeri ha participado en más del 50% (54% para ser más precisos) de los goles de su equipo. Por esto, hablar de Portland Timbers es hablar de Diego Valeri.

Publicar un comentario