Gabriel López (@Gabriel_1021)

De desconocido a súper estrella

En el fútbol actual, todos los flashes de las cámaras van hacia los delanteros y, poco a poco, hemos dejado en el olvido otras posiciones que resultan determinante para poder sacar resultados positivos para cualquier equipo en el mundo. Es por ello que, hablaremos de una de las más importantes del terreno de juego, el portero, y lo haremos con uno de los mejores del mundo en la actualidad: el costarricense, Keylor Navas.

La pantera, como es conocido popularmente Navas, dio sus primeros pasos como jugador profesional en el 2005 en el Deportivo Saprissa, club en el cual logró 6 campeonatos nacionales y formó parte de la plantilla que disputó del Mundial de Clubes de ese mismo año. Luego, en el año 2010 dio el salto de calidad a Europa al ser fichado por Albacete Balompié, jugando 36 de 42 partidos en su primera temporada; y a pesar de quedar últimos y descender, él fue uno de los más destacados.

Desde su llegada a España, llamó la atención de todos por su peculiar forma de atajar; intentando llegar a todas las pelotas con una agresividad y velocidad descomunal, casi como un animal salvaje en la jungla. Su talento retumbó tanto, que no tardó en llegar a la Primera División del fútbol español. Firmó con el Levante U.D (préstamo), pero solo era tomado en cuenta para la Copa del Rey, pues, el titular era Gustavo Munúa. Luego de tantos inconvenientes para el Albacete, tuvieron que dejar marchar al costarricense y se oficializó su fichaje por el conjunto Levantino por tan solo 200.000 euros. Posteriormente, tras la marcha de Munúa, ‘El tico’ se quedó con el puesto en el once y fue galardonado como el mejor portero de La Liga española de la campaña 2013/2014.

El trabajo arduo da frutos y aunque el pasaporte pese muchas veces, Keylor Navas demostró que cualquiera haciendo las cosas bien puede llegar a un club grande y así fue, cuando luego de un gran Mundial con Costa Rica, llegando a cuartos de final y quedando eliminados en penales, estampó su firma con el Real Madrid. El jugador costarricense llegó al Santiago Bernabeu por 10 millones de euros (cláusula de rescisión) sabiendo que, probablemente, sería suplente por detrás de una leyenda del madridismo como Iker Casillas. Luego de varias temporadas luchando, Keylor Navas logró consolidarse y hoy día se ha convertido en unos de los mejores porteros del fútbol mundial.

El trabajo diario como premisa



Ahora bien ¿cómo se explica que Navas pasara de ser suplente en el Levante a ser dueño del arco del Real Madrid? La respuesta es simple: evolución y trabajo diario. El cancerbero demostró incluso que el pasaporte queda de lado cuando el nivel dentro del campo está por encima. De hecho, Navas estuvo a punto de irse tras un intercambio con David De Gea que se vio frustrado en último momento. A partir de allí, sus grandes actuaciones y la confianza depositada en él marcaron su destino.

El crecimiento ha sido tan bárbaro que pareciera no tener techo temporada tras temporada. Siempre se le vio veloz y agresivo a la hora de buscar la esférica, pero desde 2015 hasta la actualidad ha demostrado que no se necesita ser 100% efectivo con el pie para poder salir jugando sin problemas.

Era difícil ver sus capacidades con la pelota jugando en el Saprissa, Albacete, Levante e incluso con la selección de Costa Rica porque son equipos que no cuentan con los recursos necesarios para mantener una posesión de balón tan alta, pero en el Madrid es una realidad. El efecto que el francés Zinadine Zidane le ha dado al conjunto español desde la temporada 2016/2017 ha sido tal, que el mismo Keylor Navas ha aumentado su nivel de juego con los pies.

¿Qué ofrece Keylor Navas a la salida del Madrid? La respuesta es: todo. Juego rápido, contragolpes, posesión y lo más importante; calma y cordura para salir jugando. Navas no cuenta con un manejo de pelota exquisito como Manuel Neuer o Marc Ter Stegen, pero le basta y le sobra con su inteligencia para darle la pelota en el pie al jugador más indicado para comenzar el ataque (Marcelo, Carvajal y/o cualquier jugador que se ofrezca como primer pase). El juego en colectivo del Real Madrid comienza desde sus botines. Tanto ha sido el cambio que el aficionado blanco, conocido por su exigencia, ya no realiza silbidos a los pases atrás como en otrora, sino aplaude cuando la pelota pasa por los pies del costarricense ¡Deleite total!

Un ejemplo perfecto de lo dicho anteriormente ocurrió el fin de semana pasado, en el partido ante Valencia. El guardameta estuvo sobresaliente y casi todos los ataques del Real Madrid comenzaron desde sus botines.

Navas recibe la pelota, observa tres pases claros y elige al más oportuno para limpiar la salida, Toni Kroos, quien sin apresurarse le devuelve la esférica al ‘Tico’ y éste con mucha confianza ante la presión ardua de Zaza, abre la cancha completamente encontrando a Carvajal y creando una salida perfecta para el conjunto blanco, iniciada en sus botines (Ver vídeo)





Partido de La Liga Santander frente a Valencia (2-2)

Asimismo, a Navas se le ha reprochado siempre su juego aéreo y es por ello que ha trabajado hasta el cansancio para mejorar esa faceta del juego. Su decisión de quedarse bajo los tres palos, a veces, no fue la mejor y recibió muchos goles. A continuación veremos algunos ejemplos claros de cómo atacando el espacio puede evitar que los rivales le hagan daño:
Navas mide el centro a la perfección y se adueña del área, para así evitar que el delantero pueda ganar la posición del defensor y hacer daño de cara al arco (Ver vídeo)



El costarricense ataca el espacio y no deja recibir al delantero rival (Ver vídeo)




El portero mide el centro a la perfección y corta la jugada en ataque (Ver vídeo)



Los ejemplos citados anteriormente demuestran la clara mejoría de Keylor Navas en cuanto a las salidas se refiere, pasando a ser un punto alto en su rendimiento.

Entre los mejores del mundo

Keylor Navas, hoy por hoy, está en el top 10 de los mejores arqueros como mínimo. Su buen andar en el club merengue lo traslada hacia su selección y se convierte en pieza fundamental para aspirar a clasificarse al Mundial de Rusia 2018.

En el último encuentro, la pantera fue importante en la victoria 0-2 de su equipo ante los Estados Unidos en el Red Bull Arena con doblete de Marco Ureña. En el minuto 66’ del segundo tiempo, con el partido por la mínima y con un conjunto local lanzado al ataque, realizó una de las mejores paradas del Hexagonal Final realizado en Concacaf. El ‘Tico’ ya estaba en el suelo vencido, tras un remate fuerte que se desvió en unos de sus compañeros, pero su instinto y reflejos le hicieron alzar la mano y evitó el gol.



¿Cuántas atajadas descomunales no hemos presenciado de Navas? Muchísimas y por ello el costarricense se ha ganado su presencia entre los mejores del mundo. No solo ha coincidido con un gran momento de su club y de su selección, sino que su nivel ha estado en lo más alto desde 2015.

Para batir su arco, tienen que hacerle verdaderos golazos y para muestra un botón, tenemos dos ejemplos muy claros: el gol recibido por parte del croata Mario Mandzukic en la final de Champions League y el de Lionel Messi en el clásico de La Liga Santander (ambos partidos de la temporada pasada). 

Ahora bien, el jugador ha sabido levantarse de malos momentos porque no todo es color de rosa. Navas ha tenido errores bajo los tres palos, como cualquier otro portero, pero lo envidiable de él son sus ganas de mejorar cada día.

Gianluigi Buffon, para muchos quizás el mejor portero en la historia del fútbol, nunca ha podido ganar una Champions League, mientras que Navas ya ha levantado dos orejonas en temporadas consecutivas. Definitivamente, Keylor Navas está viviendo sus mejores años como deportista y, estamos seguros, que seguirá creciendo.

Él comenzó desde abajo y trabajó fuerte para llegar a ser uno de los mejores del mundo. Una de las claves que le ha permitido tener una carrera exitosa fue esperar su momento y no apresurarse. Nadie puede negar de sus capacidades como guardameta y a pesar de que no tenga el marketing que tienen muchos otros arqueros, ‘El tico’ sabe que está en un momento dulce de su carrera y está viviendo un sueño, del cual seguramente nunca querrá despertar.    


Publicar un comentario