“Un buen padre vale por cien maestros”; es la mejor frase que resume la historia entre Radamel Enrique Garcia King y Radamel Falcao García Zárate, padre e hijo.



Franz Tamayo (@FranzTamayo29)


El amor, la pasión y el profesionalismo de Radamel Falcao por el fútbol, lo aprendió de su padre. Desde muy pequeño vio como él hacía una carrera futbolística por diversos clubes de Colombia y Venezuela, al mismo tiempo que vivía desde afuera lo que años después le tocaría vivir en carne propia: ser futbolista profesional.

De su progenitor aprendió a dar sus primeros toques a un balón, a la vez que recibió los primeros consejos y fue inculcado con grandes valores, los que hasta hoy marcan el éxito y la imagen intacta de su carrera futbolística, tanto dentro como fuera de la cancha. 

Para conocer un poco más de Radamel Enrique Falcao García King, La Pizarra del DT tomó contacto directo y dialogó en extenso con el padre del goleador del AS Mónaco y de la selección colombiana; para conocer un poco más de su carrera, su relación con el fútbol peruano y algunas anécdotas muy poco conocidas de su hijo. 

HISTORIA COMO FUTBOLISTA Y ACTUALIDAD

¿Cuál fue la trayectoria de Radamel Enrique Falcao García King como jugador?

Yo soy de Santa Marta, Colombia. A los 18 años jugué en Santa Fe de Colombia, donde estuve durante ochos años. Después pasé a jugar a Unión Magdalena por cuatro años, Deportes Tolima un año, Atlético Bucaramanga un año, finalmente estuve jugando en el DIM hasta noviembre de 1990, donde me tocó salir al fútbol venezolano y vestir los colores del Deportivo Táchira y Mineros. Ahí le puse fin a mi carrera futbolística. También fui seleccionado colombiano en los juegos olímpicos de Moscú, 1980.

En la época donde se desempeñaba como futbolista, muchos peruanos jugaban en el fútbol colombiano. ¿Recuerda haber enfrentado a alguno de ellos?

Así es, jugué en contra de muchos peruanos, como: Jorge Oleachea, Guillermo La Rosa, Roberto Mosquera, Cesar Cueto, Eduardo Malásquez, José Velásquez, Abel Lobatón, entre otros.  En esa época casi todos eran mundialistas, tenían una técnica impresionante y eran muy buenos jugadores.

¿Tiene alguna anécdota con alguno de ellos?

Con Abel Lobatón (padre de Carlos y Abel), era un buen jugador, delantero rapidísimo. Recuerdo que jugaba en el Deportivo Pereyra, y en un encuentro frente a dicho equipo, él estaba corriendo detrás de mí, y escuché que me gritó: ¡Rada Rada, dámela, dámela!; le creí, se la di y se fue directo al arco, menos mal no nos hizo gol.



Actualmente, ¿A qué se dedica?

Yo dirigí fútbol profesional en Venezuela. Ahora en Colombia tengo mi escuela formativa de fútbol, la tengo para divertirme y porque me gusta estar con los chicos.

SU RELACIÓN CON JAMES RODRÍGUEZ PADRE

Si su hijo jugó al lado de James Rodríguez, ¿Usted también lo hizo?

Si claro, jugué con James Rodríguez “Papá” en Deportes Tolima. Es una magnífica persona e incluso nosotros éramos los capitanes dentro del campo del Tolima.

¿Hasta hoy mantiene relación amical con el Señor James?

Si, en diciembre del año pasado estuvimos compartiendo en Bucaramanga un partido que se suele realizar siempre por esas fechas.



RADAMEL FALCAO

Hablando un poco de su hijo, ¿Cómo calificaría la temporada 2016-2017 que hizo en el AS Mónaco?

Fue muy buena, él siempre ha sido la misma persona, futbolísticamente igual. Lamentablemente en los equipos ingleses donde estuvo, no pudo realizar buenas temporadas ya que no le dieron la oportunidad de jugar, esa continuidad que todo jugador necesita. Por ejemplo: en el Manchester United, cuando empezó a jugar y a hacer goles, van Gaal lo dejó de lado junto a Di María.

¿En qué equipo o con qué tipo de juego, se acomoda mejor Radamel?

Un centro delantero siempre tiene que tener jugadores que le lleven la pelota dentro del área para poder hacer goles. En Porto y en Atlético de Madrid se llenó de goles porque la pelota le llegaba el área. Al igual como pasó en River Plate. Ahora en Mónaco tenía dos laterales que le metían todas las pelotas y fíjate la cantidad de goles que hizo.

¿Pensó en algún momento el éxito que iba a tener su hijo? ¿En qué momento se dio cuenta que iba a llegar tan lejos?

Siempre quise tener un niño varón, cuando nació Falcao, le pedí a Dios que sea futbolista y que siguiera mi carrera futbolística. Gracias a Dios, todo se dio. Y por ello tenía fe que iba a hacer figura a nivel mundial.  Además, desde pequeño demostró que iba a ser gran jugador por la manera como pateaba y cabeceaba el balón.

Mucho se comenta que Radamel alguna vez estuvo indeciso entre jugar el béisbol y el fútbol, ¿Cómo se dio toda esta disyuntiva?

En ese tiempo él tenía 7 años y paso cuando vivíamos en Venezuela. Resulta que los compañeros de Radamel siempre llevaban una pelota de beisbol a los entrenamientos de fútbol. Un día, una de esas pelotas le cayó a Radamel en la nariz. A partir de ese momento me dijo que quería jugar dicho deporte y hasta me hizo que lo lleve a un equipo, pero al final optó por el fútbol.

Hoy en día, a puertas de un nuevo Mundial, Falcao tiene una nueva posibilidad de poder jugar un Mundial…

La ilusión de Falcao es jugar un mundial ya que no pudo hacerlo en el Mundial Sub-17 de Finlandia por una lesión y tampoco en el Mundial de Brasil 2014.


Publicar un comentario