Por: Eduardo Terán (@EduardoETeran)

Existe en este momento 2 movimientos dentro del Soccer estadounidense llamados #OpenSoccer y #ProRelForUSA, que sería algo como “fútbol abierto” y “ascenso y descenso para USA”. Y piden eso, un sistema piramidal que permita promociones y descensos con una unificación del sistema de fútbol norteamericano. El porqué de estos movimientos es consecuencia de la manera de hacer negocios con el deporte en Estados Unidos, donde los equipos son franquicias adquiridas a las ligas. La MLS, hace lo mismo que hacen sus hermanas, las otras grandes ligas del deporte norteamericano: MLB, NBA y NFL.

El “soccer” profesional la United States Soccer Federation (USSF) reconoce a la MLS como la primera división en USA, y reconoce a 2 ligas independientes entre sí como la 2da división, la NASL (8 equipos) y la USL (con 30 equipos) quienes han rivalizado entre ellas para captar nuevos equipos. De hecho, varios equipos han pasado de la NASL a la USL, y otros juegan en estas ligas mientras esperan cupo en la MLS. Luego están las ligas semi-profesionales, donde hay varias como PDL o NPSL, de nuevo, independientes entre sí e independientes a las otras ligas superiores. El único puente que conecta estas ligas es entre la MLS y la USL, quienes firmaron un convenio que permite a equipos de la MLS tener filiales o equipos asociados en la USL, al parecido ocurre en los otros deportes en Estados Unidos.



Sin embargo, hay mucha diferencia entre la MLS y las otras ligas en Estados Unidos, y es que la MLS no es el standard mundial, no tiene la liga que más dinero mueve y no es la más mediática del mundo. Para el contexto, en básquet la mayoría de los jugadores a nivel mundial quieren ir a la NBA, porque es la más mediática y porque tiene mejores salarios. En baseball es algo parecido, la MLB es la liga donde quieren jugar los mejores, desde asiáticos hasta caribeños quieren ir a ganar millones en Estados Unidos. La MLB hasta limita el accionar de sus jugadores en otras ligas y en el “mundial de baseball”.

La MLS no tiene ese poder hollywoodense de tener la liga más taquillera. No tiene tradición. En cuanto a dinero, tampoco son los líderes ni siquiera entre los nuevos protagonistas, por ejemplo, China ha gastado más en su liga en 2 años que la MLS en su historia. Y su poder mediático es con jugadores en el ocaso de su carrera como Gerrard, Beckham, Pirlo, Villa, Henry, Drogba... hay excepciones como Giovinco, Lodeiro y varios jóvenes sudamericanos, pero sin tanto peso mediático.

Pero este deporte se llama fútbol (o football), no soccer. En el fútbol, Estados Unidos no es referencia. Los aficionados a este deporte en USA ven las ligas europeas, y ven historias como la del Leicester, que pasó de 2da división a campeón de Inglaterra en 3 años, o el Éibar, que es un pueblo español de menos de 30 mil habitantes, pero con su equipo jugando contra Barcelona y Real Madrid. Y ven como países con ese modelo son exitosos en lo deportivo (en torneo de clubes internacionales como la Liga española y en selecciones como la Bundesliga alemana) y financiero (Premier League inglesa es la liga de fútbol que más dinero mueve en el mundo, y la segunda división inglesa es la octava, por encima de la MLS).

Por eso estos movimientos están pidiendo que haya un sistema piramidal entre las ligas, o sea, que haya ascensos para los campeones de divisiones inferiores, y descensos para los últimos. Lo que los equipos de ligas “independientes” y aficionados están exigiendo no es una locura. Lo que piden es unificar un conjunto de ligas para mejorar el espectáculo, la competitividad y las ganancias, donde los principales beneficiados son los aficionados.




Publicar un comentario