Por: Roberts Alcubilla (@Roberts_Eduardo)

La pentacampeona del mundo ha vuelto a la senda de la victoria y del buen juego. Al parecer Tite ha logrado lo que sus antecesores más inmediatos no pudieron realizar; tener un equipo cohesionado, un modelo de juego definido, atractivo y las victorias (hasta ahora no ha sufrido derrota alguna en las eliminatorias.)


El ganador del Mundial de clubes con Corinthians, aparte del aire fresco que la ha traído a la plantilla, ha generado una serie de mecanismos que ha cambiado diametralmente el juego de la selección.


El nulo uso del “Atrae y divide”



Los centrales muy rara vez hacen uso del concepto de “conducir para dividir.” Con todos los movimientos que generan sus interiores y el lateral de su lado, con simplemente llevar el balón en conducción hasta el centro del campo generaría muchas ventajas en ¾.



Veamos como tanto Casemiro (mediocentro) y Renato Augusto (Interior Izquierdo) ocupan la misma altura, eliminando así una línea de pase. Una pérdida en estas condiciones sería mortal ya que hay menos líneas que superar.

Los Interiores: Los motores de la canarinha.

Con el nuevo entrenador, los interiores están teniendo un papel fundamental en el desarrollo del juego de la pentacampeona. Se caracterizan por ser muy físicos, con un brutal despliegue hacia todas las direcciones y entienden muy bien cuándo hacer un desmarque de ruptura para generar un aclarado como cuándo realizar uno de apoyo y generar superioridad con balón.

Otra vez Renato Augusto. Ahora hace una diagonal hacia adelante generando un espacio libre a ser aprovechado.



Diagonales y desmarques de ruptura de los interiores del lado fuerte.




Ahora es Paulinho cuando el balón está por la banda derecha.



Perfectamente se aprecia como Paulinho llega desde segunda línea tras el arribo de Marcelo.



Magistral la lectura de Renato Augusto para interpretar cuando arrastrar a su par y generarle más de 20 metros a la redonda para aprovechamiento de Marcelo e ir generando ventajas.

Fase Defensiva:

Brasil, por las características de sus jugadores, tiende a ser un equipo muy dinámico y físico. A la hora de no tener el balón, generalmente hacen un pressing intenso en todos los sectores del campo para así robar la esférica y aprovechar la velocidad de sus futbolistas más desequilibrantes.

Veamos aquí como Perú retrocede con el balón hasta el arquero y Brasil sube en bloque y efectúa una marca férrea a los posibles receptores y al poseedor del balón





El DC se hace cargo del poseedor de la pelota, los demás se encargan de marcar a los jugadores que están por detrás de la presión.

Tienden a recular en un 1-4-1-4-1 en defensa organizada. El mediocentro vigilante ante posibles pases entrelineas.



Siempre adoptan esta posición una vez superada la primera línea de presión.



En este caso, el balón está en poder de los centrales. En este sentido el DC siempre va a por el defensor que tenga la esférica mientras que los demás intentan hacer un embudo con los extremos más cerca de los volantes y pendientes de los laterales rivales.



Parece que Brasil ha encontrado otra vez el rumbo y el buen juego, algo que es una grata noticia para todo el mundo del fútbol. Todos extrañábamos esa selección apabullante y candidata a todo a través del juego. Actualmente se encuentran de primero en la tabla de las Eliminatorias al Mundial de Rusia 2018, estando prácticamente clasificado. Sin embargo es necesario pulir varios detalles sobre todo a nivel ofensivo en lo que respecta a la salida de balón, ataque organizado y algunas lagunas defensivas. Cabe destacar también que su entrenador, Tite, solo tiene un año en el cargo, con lo cual es normal tener este tipo de problemas de juego por el tiempo que lleva.







Publicar un comentario