Por: Fabrizio Cuzzola (@FabriCuzzo22)

El futbolista latinoamericano ya no la ve cómo antes. Desde la aprobación de la Ley de Bosman el futbolista latinoamericano se ha impuesto cómo una meta llegar a jugar en Europa, en búsqueda de aumentar su roce competitivo tras un buen rendimiento en su país o sencillamente con la meta de vivir en un país en mejores condiciones, aunque muchas veces signifique bajar el nivel de la liga actual con la del destino.

Suele ocurrir mucho de este lado del continente que al llegar al país dónde un nuevo equipo exigió los servicios del futbolista latino, muchas veces se encuentran con el impedimento de no poder debutar -bajo el argumento de que “nunca llegó el transfer”- o los papeles requeridos para poder jugar, se da un regreso a su país de origen.

Para despejar preguntas como: ¿Qué es el transfer?, ¿cómo se mueve una operación de mercado internacional? y ponerse en la piel del futbolista que se mantiene meses sin ver minutos, contactamos con el defensor hispano-venezolano Andrés Sampedro, quien partió a España desde Mineros de Guayana para jugar en el F.C. Jumillá español, topándose con una negativa experiencia de 8 partidos sin jugar y provocando su regreso al país de la mano del Caracas F.C; así cómo Sergio Sulbarán quien se encuentra en pleno papeleo para jugar en Unión Deportiva Las Palmas y el agente de jugadores Daniel Yamin, con quiénes consultamos sobre este tema:


Daniel Yamin, agente de futbolistas que ayudó a realizar esta nota junto a Juan Falcón, uno de sus representados

¿Cuál es el procedimiento para llevar a cabo una transferencia?

El primer paso una vez alcanzado el acuerdo es ingresar todos los datos en una plataforma llamada ‘Transfer System Machine’, un sistema informático que tiene la F.I.F.A para controlar el mercado de pases en el fútbol mundial.
Este sistema fue aprobado en 2010, con el fin de simplificar y controlar el mercado de pases; se aplica para todas las federaciones y equipos afiliados a la FIFA. Surge no únicamente para simplificar los movimientos sino también para velar por el cumplimiento de normativas cómo el ‘mecanismo de solidaridad’ o el ‘derecho de protección a menores’.

Todos los futbolistas poseen un ‘pasaporte de jugador’ en el que se llevan los datos más elementales del futbolista y todos los clubes dónde jugó desde los 12 años. Esto buscando la activación del mecanismo de solidaridad.

LEER MÁS: ¿Cómo funciona el ‘mecanismo de solidaridad’ en el fichaje de Sergio Córdova? -> http://www.lapizarradeldt.com/2017/07/lo-que-recibiran-arroceros-y-caracas.html

En fin, una vez llegado al acuerdo, se ingresa al ‘TMS’ el nombre de ambos clubes involucrados en el pase y sus respectivas federaciones, además de los datos básicos de un jugador (nombres y apellidos, fecha de nacimiento, nacionalidad), el tipo de fichaje (permanente, cesión, intercambio), posibles pagos de comisiones, precio total del traspaso, datos sobre cualquier compensación por entrenamiento y formación o sobre contribuciones de solidaridad, plazos de pago (puede haber uno o más), calendario de los pagos (con fechas, cantidades a abonar y beneficiarios) y datos de los pagos ya efectuados. Además de la información mencionada anteriormente, los clubes y las asociaciones deben introducir en el sistema documentos acreditativos de la nacionalidad, del nombre correcto y de la edad del jugador; una copia del nuevo contrato laboral del jugador, una copia del acuerdo de traspaso y pruebas de los pagos. Todos estos documentos conforman el llamado ‘transfer’ y se realiza por vía electrónica. Todos los clubes y asociaciones poseen su propia cuenta en el sistema, lo que permite al equipo del TMS ver inmediatamente la información que suministran e identificar así todas las partes implicadas y las irregularidades que pudieran producirse.

En el caso de un futbolista libre (cómo fue el caso de Andrés Sampedro por ejemplo) estos datos los envía la federación al equipo que quiere adquirir la ficha del futbolista. Lógicamente al ser un jugador sin contrato no hay pagos por efectuar entre clubes y en caso de tratarse de un mayor de 23 años tampoco se activa el ‘mecanismo de solidaridad’.


Andrés Sampedro estuvo dos meses sin jugar en el F.C. Jumillá tras rescindir contrato con Mineros de Guayana por una irregularidad en sus documentos

En el contrato y los datos ingresados en el ‘TMS’ deben estar involucrados todos los nombres participantes de la operación –es decir- de haber un intermediario o agente debe ser especificado- además de una constancia de que se cumple la normativa vigente sobre el TPO (Third Party Ownership), que especifica que los derechos de un jugador nada más pertenecen a sí mismo y el club, pero no fueron vendidos a un ‘tercero’.

En conclusión, un ‘transfer’ es conformado por el ‘pasaporte del jugador’, sus datos, el tipo de fichaje, su nuevo contrato laboral, todo lo referente a pagos y sus demostraciones además de la comprobación de que los derechos no fueron vendidos a terceras partes. Es un trámite relativamente sencillo que en operaciones de países cercanos (cómo por ejemplo, de España a Italia) puede tardar apenas horas en enviarse y aprobarse.

¿Qué tipo de irregularidades puede haber?

Una irregularidad podría ser que alguna de las dos partes no introduzca todos los datos en el transfer o los haga de manera incorrecta. Asimismo, la falta de documentación de un jugador al llegar a un país nuevo puede retardar todo el proceso. Por ejemplo: Andrés Sampedro tiene –además de la venezolana- la nacionalidad española, por la que llegó al Jumillá ocupando el cupo de jugador comunitario. Al llegar a España, el lateral criollo tuvo problemas con la expedición de los papeles requeridos para ser ciudadano español (cédulas, partidas de nacimiento, cosas cotidianas) que tuvieron que ser expedidas para poder adjuntar con el transfer a la hora de hacer el movimiento. Cómo esos documentos tardaron en realizarse, no pudo ser inscrito como jugador comunitario durante el primer período de fichajes.

Todos los datos del transfer deben ser ingresados y enviados a la brevedad posible por el club dueño de la ficha. Es falso que un equipo pueda negarse a ingresar los documentos en la base de datos, ya que una vez el equipo ‘comprador’ solicita los datos una vez alcanzado el acuerdo el dueño de la ficha debe facilitar los datos en un período no mayor a 15 días. A partir de día 16 se aplicará una multa por cada día de retardo hasta que no lleguen los documentos al nuevo equipo.

En el caso del venezolano Michael Covea hace algún tiempo, ciertas fuentes difundían que “San Martín de San Juan no quiere enviar el transfer a Plaza Colonia”, aún cuándo el mediocampista ya entrenaba con el –para la fecha- campeón uruguayo. La única forma de que un equipo ‘retenga un transfer’ es que exista un incumplimiento de contrato del jugador con la institución.


Michael Covea estuvo ‘atrapado’ en San Martín de San Juan, aún cuando entrenaba con el Plaza Colonia uruguayo

La aprobación de un transfer es realizada por ambos clubes y federaciones implicadas. El tiempo que demora la llegada del mismo puede verse sujeta a la diferencia horaria entre los países. (Si se envía un documento a las 9 PM de Venezuela, por poner un ejemplo, hay que esperar al día siguiente para que en España sea visto y aprobado). Sin embargo no es un proceso que suela llevar más de 2 ó 3 días.

Transferencias que involucren futbolistas menores de edad

Para equipos profesionales, un futbolista de menos de 12 años de edad no tiene porque pasar por el Transfer System Machine, ni contabilizarse su equipo en el ‘pasaporte del jugador’. Los traspasos de futbolistas menores de edad (18 años) están prohibidos, aunque existen ciertas excepciones para que se lleven a cabo.

El primer caso sería que los padres o tutores legales de un futbolista cambien de trabajo o decidan mudarse a otro país. Ante la FIFA, debe demostrarse mediante documentaciones, contratos y cartas de trabajo que este cambio no se está dando por un motivo futbolístico, permitiendo así que el jugador prosiga su carrera en el nuevo país. Igual que como mencionamos anteriormente, un menor de edad puede ver afectado su debut en caso de que los padres o tutores del jugador no puedan demostrar ante la FIFA que se encuentran trabajando en el país, mediante la entrega de documentos como:

-         Contrato del jugador y los progenitores
-         Permiso de trabajo válido de jugador y progenitores
-         Documentos que demuestren el motivo de la mudanza (según el caso)
-         Documento de residencia de los progenitores del jugador
-         Datos personales del jugador (partidas de nacimiento, etc…)
La ausencia de uno de estos documentos puede retrasar la aprobación del ´transfer’ de un jugador menor de edad.

Asimismo, hay también dos posibilidades aisladas, que está la de que un futbolista que se radique en una zona fronteriza juegue en un equipo del país de al lado. Colóquese cómo ejemplo un futbolista nacido y que viva en San Antonio del Táchira. Éste jugador podría ser fichado por el Cúcuta Deportivo, pese a ser menor de edad ya que se cumple la ‘regla de los 50 km’ (la distancia entre San Antonio y Cúcuta es de 12 kilómetros según Google Maps). La otra excepción sería en caso de que en el país de origen del futbolista se esté desarrollando una ‘guerra’ o un conflicto armado bélico, en el que el jugador (con o sin su familia) huye de su país natal y puede seguir jugando fútbol en otro país, cómo medida de protección.

La sensación de ‘estar de paro’:


Sergio Sulbarán y Roger Manrique pasaron la prueba con U.D. Las Palmas Atlético, pero hasta la fecha no han podido debutar

Sergio Sulbarán llegó a España para realizar pruebas con el Unión Deportiva las Palmas tras pasar por Monagas y Academia Puerto Cabello. Pasó 6 meses sin jugar y lo considera algo realmente muy fuerte para él, pero espera poder regresar a los terrenos de juego lo antes posible tras resolverse el respectivo papeleo. Asegura que “volver a jugar será una bendición” y es “bueno esperar por algo que soñaste desde niño”, actualmente entrena bastante fuerte para incorporarse y estar a la par de sus compañeros.

Andrés Sampedro por su parte la catalogó como una de sus peores experiencias cómo profesional:  “Cuando tienes a un jugador joven que nunca ha estado en ese lugar, que no sabe cómo se maneja una transferencia internacional, no se instruyen ante todo lo que tiene que ver una operación internacional y ese tiempo que pasan sin jugar es realmente difícil. Entran muchas preguntas porque no sabes bien del tema, no quieres que cierre el libro de transferencias sin que te inscriban y te quedes 6 meses sin jugar.”


Sobre la parte física, el actual jugador de Estudiantes de Caracas afirmó que “Hay mucho estrés porque no sabes si llegarás en óptimas condiciones para cuándo te toque jugar. Por más que tú sigas entrenando pierdes condiciones con respecto a tus compañeros de equipo. Yo pasé poco más de dos meses (8 partidos) sin tener el transfer y puedo asegurar que son los momentos más difíciles que puede pasar un jugador. Esa y tener la incertidumbre de no tener equipo. Empiezas con una desventaja importante, ya que cómo extranjero teniendo que rendir más, además siendo físicamente menos, con menor ritmo, mentalmente complicado con la incertidumbre, entrenarte y no saber si vas a jugar o jugar completo cómo a ti te gustaría”.

Ya con una experiencia internacional en sus espaldas tras jugar Copa Sudamericana, el ex - lateral del Caracas FC consideró que el jugador debe evitar perder el tiempo por estos errores: “Esto es competitivo y si no estás desde el principio con las botas puestas se te acortan los tiempos. El fútbol es una profesión de poco tiempo de vida y quien no la aprovecha pierde. Es una serie de situaciones en las que te encuentras y te pasan por la cabeza que son bastante difíciles.”


Andrés Sampedro llegó al Caracas Fútbol Club en 2016 para volver a pisar el césped

Para cerrar, Sampedro reflexiona sobre su regreso a las canchas: “El futbolista pasa muchas veces por situaciones muy desagradables por incompetencia de los dirigentes e instituciones. No hablo sólo de Venezuela sino en general, por ejemplo en España con el Jumillá; dónde sufrí de muchos atropellos. Tenía un año de contrato y rescindí a los 6 meses porque en ese tiempo nada más me pagaron un mes y no con la cantidad que habíamos acordado.”

Con mucho agradecimiento, Andrés valoró al Caracas cómo el equipo que le permitió regresar al fútbol: “Caracas Fútbol Club me dio la oportunidad de volver a sentirme futbolista y de volverme a sentir en una institución seria. Llegué a uno de los equipos más grandes de Venezuela y pude compartir junto a jugadores cómo Evelio Hernández, Diomar Díaz, Miguel Mea Vitali, o recientemente consagrados cómo Ronaldo Chacón, José Hernandez y Wuilker Fariñez entre otros. Fue una experiencia importante como jugador y cómo persona para ahora seguir creciendo en Estudiantes de Caracas”.

Otros datos interesantes

1.   Según el reglamento sobre estatutos y transferencias de jugadores, un futbolista puede firmar contrato con un nuevo equipo cuándo su contrato esté a 6 meses de expirar, esté libre o hayan llegado a un acuerdo entre clubes. En caso de que un club se acerque a negociar con un jugador infringiendo estos principios estará incumpliendo la normativa FIFA.

2.   Un jugador menor de edad no puede prolongar su vínculo con su club por más de 3 años.

3.   Un contrato no puede ser rescindido durante una temporada

4.   De incumplirse la anterior normativa tanto el club cómo el jugador deberán pagar una multa

5.   Una recisión de contrato debe ser aprobada por ambas partes

6.   La única excepción a la regla anterior es que un jugador argumente una causa justificada, ya sea externa o deportiva.


7.   Se considera causa justificada deportiva que un jugador dispute menos del 10% de los partidos que jugó su club en la temporada (por ejemplo, si un equipo juega 40 partidos en una temporada, el jugador que dispute menos de 4 partidos –que corresponde al 10% de 40- podrá dejar sin validez su contrato). Solo a través de esta condición se puede rescindir contrato unilateralmente. 

Publicar un comentario