Carlos Steven Jurado (@CarlosSteven07)
Una nación que hasta el año 1992 era parte de la sólida Checoslovaquia y hoy se debate entre reunificarse o mantenerse separa de su hermana Eslovaquia, se convierte en alternativa para tres jóvenes futbolistas venezolanos, que buscan llamar la atención del mundo con su buen pie y velocidad; Eric Ramírez, Ricardo Piña y Antonio Romero, han aterrizado en República Checa para seguir creciendo como deportistas y demostrar que para triunfar no es necesario ir a un lugar donde lo mediático este a la orden del día.

La liga checa es considerada la número 14 en cuanto al concierto europeo se refiera, una liga que tiene como principal representante internacional al Sparta Praga, máximo campeón del torneo local y acostumbrado a lidiar con los grandes europeos en la historia reciente de la UEFA Champions League, competición a la que se incorporan desde la fase previa, buscando abrirse un hueco que les permita ser protagonistas de la fase de grupos; una liga hecha a la medida de aquellos que buscan hacerse un espacio a base de tener fe y tenacidad. Piña, Ramírez y Romero, jóvenes futbolistas venezolanos buscaran fieles a la tendencia marcar la diferencia y hallar protagonismo.

La cultura, el idioma y la idiosincrasia del checo pueden ser factores que hagan complicada la adaptación para los talentosos venezolanos, sin embargo la situación se podría tornar un poco más sencilla en un país que constantemente se preocupa por la preparación de sus ciudadanos, partiendo de algo tan básico como tratar de que el checo maneje por lo menos en un aspecto básico la lengua eslovaca, de cara a lo que podría ser una reunificación: factor que juega a favor de estos latinos que compartirán vestuario con jugadores nativos de la región.

Piña, Ramírez y Romero tienen mucho más en común que algunas de sus características, los equipos que defenderán fueron fundados en el mismo año, sin embargo el Sigma Olomouc – de Antonio Romero- tiene cierto contexto histórico un poco mayor al del Karviná- de Piña y Ramírez- llegando incluso a disputar la Copa de la UEFA (actual Europa League) hasta en 3 oportunidades, obteniendo como máximo galardón llegar a cuartos de final en la edición 1991-1992. El club ganó la Copa de República Checa en 2011 pero una investigación por corrupción le impidió volver a participar el torneo en segundo orden de relevancia continental a nivel de clubes en Europa. Por otra parte las ciudades de estos dos clubes son parte de la misma región (Moravia), ubicada al este de la República Checa y delimitando con Eslovaquia.

La figura del futbolista venezolano ha ido tomando transcendencia internacional, a pesar de lo complejo que sigue siendo para los nuestros abrirse un espacio en el balompié. Estos tres jugadores criollos fieles a la idea y como si se tratase de un capricho de la vida buscaran un espacio en una liga que lucha día a día por ganarse un respeto internacional en cada competición europeo en la cual tiene la oportunidad.

Sparta Praga, Slavia Praga y Viktoria Pilzen, son los nombres que destacan en la lista de equipos checos que buscan hacerse un nombre en el ámbito internacional y a la cual buscaran sumarse el Karviná y el Sigma Olomouc de los venezolanos Ramírez, Piña y Romero. Un nombre que ya infunde respeto a nivel de selecciones, con clasificaciones a mundiales y destacadas carreras de algunos de sus futbolistas donde levantan la mano figuras como Rosicky y Cech. 

Publicar un comentario