Por: Miguel Peña (@Migueltals)

"Intégrate y participa para que conozcas la pasión del futbol" así lo dijo un día la Psicóloga Martha Molino, y obviamente tenía razón. Algo así le pasó a Pablo Giralt, reconocido relator deportivo, oriundo de Santa Fe, Argentina.

Giralt, uno de los narradores de fútbol más reconocido no solo en América, si no en el mundo, por el programa que conducía hasta el pasado mes de Julio mejor conocido como “Fútbol total” y también por ser el primer narrador en la cadena deportiva DirecTV Sports conversó en exclusiva para La Pizarra del DT y nos contó un poco de su vida, comienzos y muchas cosas.

• ¿Dónde te iniciaste?

Me inicié grabando con un cassette, relatando baloncesto en mi ciudad natal Venado Tuerto, un relator conocido, Hector Caldiero, fue a dar una charla, la fui a ver y luego le pregunté como hacía para relatar y demás, y lo que me dijo fue que lo importante es relatar, empecé a hacer prácticas de esta vocación que la tengo desde muy pequeño, hasta que comencé en el año 1999, martes 13 del 99, mira vos… En torneo me tomaron a pruebas para trabajar como productor en un programa de baloncesto, y empecé a relatar fútbol para El Nacional, que era un programa que cubría a El Nacional B.





• ¿Por qué te gusta el fútbol?

Me gusta el fútbol, me gusta la pasión, me gusta lo que transmite el fútbol, me gusta la pasión que se transmite en un mundial, pero además siempre me gusta el relato, es algo que me ha gustado siempre, es una cosa vocacional, poder contar algo, transmitirlo. Mi abuelo era futbolero, mi viejo futbolero, mi suegro es futbolero, y creo que soy más futbolero por ellos que por mí, uno cuando tiene que trabajar de esto, creo que ve menos fútbol, uno tiene que trabajar tanto que no es distinto, pero bueno. Yo empecé relatando básquet, pero mi anhelo es el fútbol. Yo no soy futbolista frustrado, yo soy relator de fútbol que es lo que siempre quise o si no trabajar en televisión y ser conductor que es la otra cosa que hago.

3-      ¿De quién aprendiste más?

En radio cuando comencé, en aquella época, Víctor Hugo Morales y en televisión Marcelo Araujo, eran los tipos que habían revolucionado la forma de narrar. Me gustaba como lo hacían, todos los relatos tienen algo para mejorar mi carrera, existen muchos relatores que tienen una virtud, creo que de todos he ido sacando de todos para pulir mi estilo, el haber relatado básquet me ayudó mucho, el dramatismo del baloncesto no te da, durante el juego es dramatismo permanente.


• Desde toda tu trayectoria, has compartido con tantas personalidades, ¿Cuál es la que más impacto te ha dado?

He trabajado con muchísimos, haber trabajado con Macaya Márquez es una maravilla porque es un ícono del comentario futbolero, haber trabajado/trabajar con Juan Pablo Varsky, un tipo que le imprime estilo único al comentario, haber trabajado con Fernando Pacini es un estudioso del fútbol y he trabajado con tantas personas, nombro a ellos porque se me vienen a la cabeza, los admiraba, quería y respetaba. He tenido la suerte de trabajar con personas valiosas.

• ¿Con cuál has tenido más impacto?

He tenido la suerte de transmitir un mundial con Sebastián Verón, de compartir set con el turco Husain, de haber estado en mundiales con Oscar Cordoba, con Iván Zamorano, Rafael Dudamel, Carlos Bianchi, he tenido la suerte de trabajar con esas personalidades, poder compartir con personas que estuvieron dentro de la cancha como jugador, como técnico, además te ayudan en tu trabajo y ayudan a potenciar el mismo.

• ¿Por qué su retiro de fútbol total justo cuando estaba en su mejor momento?


• De todos los equipos que has vistos, que te ha tocado relatar, ¿Con cuál te quedas?  En base a su funcionamiento y su estilo de juego.

El FC Barcelona de Guardiola fue una maravilla, te llenaba la vista, daban ganas de aplaudirlos, fue el mejor equipo que he visto en la historia. Y las últimas versiones del Real Madrid en los últimos años ha sido espectacular, lo que ha logrado Zidane con este equipo, con sus rotaciones. Obviamente, vistoso el Barca, pero este Real Madrid demoledor también merece una consideración especial. Poder disfrutar del Real Madrid y del Barcelona, los dos mejores equipos del mundo, eso es impagable. Nosotros no somos conscientes de que relatar a Cristiano, Messi, Neymar, todos en el mismo campo, es único. Poder disfrutar de Cristiano y Messi es una maravilla. Más allá de los equipos, también me quiero quedar con los jugadores, son muchos jugadores, pero me quedo con ellos dos, son los que más vende, los que uno se desvive por verlos.

• ¿Has vuelto a hablar con Messi desde aquel abrazo en la final de la Copa del Rey?

No, no hemos vuelto a hablar. Ese día le transmití el aprecio como argentino y como narrador que le tengo a él, el aprecio y el cariño, es una persona muy sensible, muy cálida, muy afectuosa, pero no tuve más que ese contento, porque yo no soy amigo de Messi, pero yo si sentía y tenía la necesidad de decirle a Messi todo el afecto que le tenemos los argentinos, más allá de los momentos, si alguien ha tenido la cara dura para dudar del compromiso de Messi con la selección, un disparate, Messi es único e irrepetible. Y para mí, por lo que ha significado es el mejor jugador argentino de la historia, a la par de Maradona, ojalá nazca algo bueno, tengo muchas esperanzas de poder sentarme a hablar con él, hacerle una nota, hablar con él. No oculto mi admiración y respeto.

• Cuando comenzaste, ¿imaginaste lograr todo lo que has logrado profesionalmente?

Cuando comencé, no me imaginé tener este presente. He dejado todo en mi trabajo, siempre he dado más, esa ha sido mi gran obsesión, siempre dar más. Para mí, no sirve dar todos a medias, siempre doy todo, destaco eso y me enorgullece, estoy orgulloso de ser un luchador, nada me fue fácil en mi carrera, todo me lo fui ganando, no fui el elegido siempre, al contrario, tuve que ganarme por imposición los lugares y a base de trabajo, de profesionalismo, de entrega, de compromiso, hay que cuidar esta carrera todos los días con la misma entrega de siempre.


• ¿Qué consejo le darías a los jóvenes que están comenzando en el periodismo?

Que no dejen de intentarlo, que luchen, que sigan sus sueños, que se especialicen, que se profesionalicen, que dejen todo.

• Proyectos a futuro para Pablo Giralt, ¿existen?

Esperando que salgan cosas siempre, yo necesito cosas nuevas para sentirme vivo, pienso cosas nuevas, para la creatividad sea en la radio o televisión.

• ¿Qué experiencia te queda de aquel fútbol total que se hizo en Caracas – Venezuela?

Ha sido una de las cosas más linda que nos pasó, disfruto del afecto de la gente. Hemos construido un programa de culto para la gente. Poder estar cerca de la audiencia, yo disfruto estar cerca del reconocimiento de la gente, no hay nada que me dé más placer que sentirme reconocido y admirado por el trabajo que hago. A nivel conductor y animador, es el hito de mi carrera, sin duda.

• ¿Tu momento más hermoso como relator de fútbol?

Hay muchos, los goles de Messi son una maravilla, los grandes goles de Cristiano también. Pero si me tengo que quedar con algo, lo más recordado por la gente, me quedo con el Mundial pasado (Brasil 2014), con las lágrimas, era un contexto para mí difícil, había fallecido mi abuela, mi esposa estaba embarazada de mi hijo Facundo, yo estaba muy sensible y el dramatismo de ese partido frente a Suiza, bueno y me solté, es una linda forma de transmitir con la emoción a flor de piel, y luego contra Holanda en los penales, la emoción de saber que un pueblo entero estaba esperando a Argentina en la final del mundial, también había ocurrido algo fuera de cancha, el fallecimiento de un colega muy querido del diario Olé, Jorge López, fueron relatos que me marcaron por su naturalidad porque fui yo, abrí mi corazón, y creo que surgió efecto, por eso me sentí feliz de haberlo hecho. Yo pensé que con el tiempo me iba a sentir ridículo, de verdad me siento orgulloso.

• ¿Tu opinión personal sobre una relación entre periodista y protagonista directo del juego, sea jugador o entrenador?


No me gustan las relaciones entre periodista y los profesionales, nunca las tuve, no creo que sean buenas y terminan siendo una trampa para el periodista, no puede criticar y pierde la objetividad. Hay casos excepcionales, hay licencias por supuesto. Yo tengo un compañero, Federico Lussenhoff, fue futbolista profesional pero nuestra relación trasciende porque fuimos compañeros en el colegio. No he tenido amigos en el fútbol porque creo que es engañoso, porque quiero tener libertad, el periodista debe ser libre. 

Publicar un comentario