Víctor Osuna (@Vaos99)

Para nadie es un secreto que el París Saint-Germain presume de un poderío económico que muchas veces supera lo futbolístico. Por eso cuando se hace referencia al equipo de la "cuidad luz", se nos viene a la mente sus múltiples adquisiciones y su alta inversión, por encima de lo obtenido en el campo. Todas estas anécdotas tiene su origen en 2011 cuando el club pasa a ser propiedad del grupo qatarí Qatar Investment Authority, y a su vez presidido por Nasser Al-Khelaïfi. A partir de este momento el equipo no ha parado de invertir en grandes jugadores.

Figuras como el uruguayo Diego Lugano y el argentino Javier Pastore fueron de las primeras incorporaciones (este último aun en el club). A la postre aterrizarían en París estrellas como los brasileños Thiago Silva y Lucas Moura, Zlatan Ibrahimović (goleador histórico del club), el argentino Ezequiel Lavezzi, aunque los dos últimos ya no están al servicio de la institución. Las inversiones seguirían con la llegada de Edison Cavani, el brasileño Marquinhos y el no menos importante Ángel Di María. Para esta temporada podrá contar con los servicios del experimentado lateral brasileño Dani Alves.     

En el actual verano el conjunto galo ha roto el mercado de fichajes no solo en Europa sino en el mundo, al hacerse de los servicios de la estrella del FC Barcelona Neymar Jr. por la escandalosa cifra de 222 millones de Euros que tenía su clausula con el conjunto blaugrana. Esto lo convierte en el fichaje más caro de todos los tiempos superando al de Paul Pogba de 120 millones al Manchester United.

Si vemos como trabajó Emery la temporada pasada, notamos el uso del 4-3-3 y del 4-2-3-1, ambos con un potencial de ataque impresionante. La presencia sudamericana será vital para las aspiraciones del entrenador español, con figuras como Cavani en punta, Di María por derecha como extremo, en la zaga central los brasileños Thiago Silva y Marquinhos, como lateral derecho Dani Alves y sobre todo Neymar. 



En el posible 4-3-3 de mitad de campo hacia adelante se podrían ver variantes interesantes como la inclusión de Di María en la línea de tres en el medio del campo, acompañando a Blaise Matuidi y a Marco Verratti. Recordemos que esta labor la desempeño en el Madrid de Ancelotti por la llegada de Bale. En el caso de no ocupar dicho lugar en el campo, el rosarino estaría en el tridente de ataque por derecha. En el caso de Edison Cavani su objetivo será seguir marcando goles como el "9" del equipo y al tener a Neymar como compañero, su sacrificio por las bandas debería reducirse aunque sería interesante ver rotaciones de posición en la cancha entre el "charrua" y brasilero. En cuanto a Neymar es muy probable que ocupe el lugar de Julian Draxler por izquierda. Con su llegada aportará al PSG su mejor arma de ataque al encarar, gambetear y superar en velocidad a los rivales, además de su buena pegada a distancia y a balón detenido. En la zaga de cuatro defensores encontraríamos a Marquinhos y Thiago Silva como centrales, a Alves por derecha como lateral y posiblemente por izquierda al francés Layvin Kurzawa. Alves al ser parte de las últimas adquisiciones le aportará al conjunto galo una profundidad por la banda derecha que antes no lo tenía; convirtiéndose en una opción más para el ataque, además de las asociaciones que tendrá con Di María, las cuales permitirán al argentino poder trazar diagonales hacia el área, bien sea para habilitar y asistir a un compañero o para rematar de zurda en las cercanías del área.

Para el 4-2-3-1 la retaguardia de la escuadra francesa no debería tener modificaciones. En el centro del campo se mantendrían Verratti y Matuidi en la línea de volantes tanto para recuperar como para darle salía de juego. En caso del tridente de media punta Neymar y Di María serian los encargados de ocupar los extremos por las bandas y en el centro detrás del delantero Emery podría probar al mejor jugador de la confederaciones Julian Draxler. Finalmente en la punta de ataque la presencia de Cavani trabajaría la manera de abrir el marcador a favor de su equipo. Al rodear al uruguayo de tanta calidad por las bandas y a sus espaldas se le facilitaría su juego. No podemos olvidar a dos jugadores que arrancarían desde el banco como Lucas Moura y Javier Pastore. El brasileño debería ser el recambio natural de Di María por derecha aportando desequilibrio a los rivales y buen juego colectivo con Dani Alves. Para el argentino su rol estaría en la aportación al medio campo mediante la entrega eficiente del balón y para el cruce entre líneas  con la pelota.

Con esto es más que obvio que el PSG será el favorito en el ámbito local, por lo que su verdadero objetivo será imponerse como monarca del viejo continente.           


Publicar un comentario