Gonzalo De Feliche (@GonzaDeFeliche

Con más de veinte años en actividad profesional sin interrupciones, Augusto Andaveris Iriondo es una figura icónica en Bolivia. El delantero de Chicaloma, de la provincia de La Paz, creció deportivamente en el certamen Interyungueño de fútbol y desde allí dio el salto para debutar en el extinto Club Municipal de la Asociación de La Paz en 1996. De esta manera inició su extensa trayectoria en once diferentes clubes, jugando en todos los equipos grandes de su país, a excepción de The Strongest.

Por su velocidad y llegada al gol, despertó las miradas del poderoso Bolívar de La Paz, que lo adquirió cuando aún era un adolescente. Debido a las pocas oportunidades, Andaveris fue cedido al Iberoamericana, jugó en Cochabamba con Jorge Wilstermann y en 2003 tuvo su despegue definitivo con San José de Oruro. En el “Crédito Orureño” realizó una gran campaña, llegó a la selección nacional y fue traspasado a Oriente Petrolero, arribando así, a Santa Cruz de la Sierra.

En el extranjero se desempeñó en dos exóticos destinos: KF de Tirana en Albania (2005) y el Inter Bakú de Azerbaiyán (2009), aunque sus actuaciones no fueron las más destacadas. Su mejor momento quizás haya sido en La Paz Fútbol Club, otro conjunto desaparecido ahogado por una profunda crisis económica. En azulgrana capitalino arribó a dos finales del Torneo Boliviano, fue su figura más destacada y fue convocado para afrontar la Copa América de 2007. Tras la fugaz aventura en Azerbaiyán, volvió al país para jugar con el Real Potosí, estuvo en Aurora de Cochabamba y en 2012 acordó su segundo ciclo con Wilstermann. En el cuadro “Aviador” se conservó durante tres temporadas y nuevamente logró ser citado al combinado patrio.

Un hecho curioso se dio en 2016 cuando Andaveris se convirtió en el único futbolista paceño en jugar en ambos cuadros de Santa Cruz al defender los colores de Blooming. El paso fue corto y Real Potosí lo acobijaría otra vez para el actual período (lleva 4 goles en 21 partidos de la temporada).
  

Los 38 otoños de Augusto Andaveris no tienen barrera y tanto en el fútbol como en la vida, el cuidado del cuerpo es la mejor herramienta para el deportista. Por ello, Andaveris es inoxidable en su terreno.

Publicar un comentario